RECICLAR INMUEBLES PARA CONVERTIRLOS EN UNIDADES PENITENCIARIAS
Alternativas a la crisis carcelaria
El gobierno estudia readecuar inmuebles fiscales para alojar presos y aliviar el colapso carcelario. Se analiza rehabilitar el Albergue de Menores de Recreo. También se había pensado en los Almacenes del Ex Ferrocarril Belgrano de Laguna Paiva.
Por Ivana Fux
Redacción
21/01/2004

El ex Albergue de Menores de Recreo sería refuncionalizado por el gobierno provincial para paliar el colapso del sistema carcelario.
Fuente: El Cronista Regional

A falta de cárceles y de recursos para construirlas, la provincia apeló ahora a edificios en desuso que puedan ser reciclados.

Primero se pensó en fábricas o estructuras privadas obsoletas. Pero ante la imposibilidad casi absoluta del Estado de pagar alquileres o convocar licitaciones, la idea fue desestimada.

Entonces se prefirió insistir con la alternativa del reciclaje pero sólo de edificios públicos que pudieran ser readecuados.

Así surgió un listado de antiguas residencias, galpones, talleres y construcciones. El informe fue elevado al gobernador para su aprobación y por estas horas se discute en distintas reparticiones ministeriares cómo encarar las obras. El proyecto global contempla una inversión de más de ocho millones de pesos, y lograrían recuperarse cerca de mil plazas.

Entre las alternativas en análisis apareció una que involucra a una de las localidades de la región: el ex Albergue de Menores de Recreo.

La construcción se levanta frente al Liceo Militar Gral. Belgrano, sobre la ruta11, y pertenece al Servicio Penitenciario Provincial.

Durante la anterior gestión de gobierno, allí funcionaba una residencia juvenil pero fue cerrada luego por decisión del ex subsecretario de Justicia, Alejandro Rossi.

En 1997, el por entonces director de políticas carcelarias, Jorge Giménez, presentó una ambiciosa propuesta para “transformar” el establecimiento. Sugería convertir el lugar en la Unidad Penitenciaria Nro. 9 para alojar exclusivamente a menores.

El predio tiene 108 por 519 metros. La iniciativa planteaba construir un cuerpo principal, con cocina, escuela y dormitorios. Se dividía en dos zonas: A (de mínima seguridad) y B (de máxima seguridad). Contemplaba la creación de cuatro pabellones con capacidad para 35 internos cada uno, un sector de inspección, otro de vigilancia, una sala de primeros auxilios, talleres granja, un sitio para visitas íntimas, para culto y un pabellón de disciplina.

El área de alojamiento poseía una capacidad para por lo menos 40 internos. El monto aproximado de la inversión era de nueve millones de pesos. El proyecto fue desestimado por el elevado costo.

En la actualidad, el edificio está en desuso. Personal penitenciario mantiene una guardia mínima y las autoridades sólo tienen noticias del lugar cuando llegan las boletas de los servicios que allí se prestan (luz y teléfono).

La propuesta que es evaluada ahora por el Ministerio de Gobierno es más austera que la de Giménez pero igualmente propone revalidar el lugar. La intención es reciclarlo para volver a constituir allí un albergue de menores, con capacidad para por lo menos cuarenta internos. La unidad dependería de la policía provincial.

Otro antecedente

Otro predio de la región estuvo hasta hace semanas en etapa de análisis por parte de funcionarios del Ministerio de Gobierno. Se trata de los Almacenes del Ex Ferrocarril Manuel Belgrano, de la ciudad de Laguna Paiva.

A diferencia de lo que suceda en otros distritos, reticentes a la presencia de cárceles en sus entornos, en este caso fue el propio intendente el que promovió la iniciativa.

En marzo del corriente año, Ricardo Gudiño ingresó, a través de la Subsecretaría de Municipios, un expediente que proponía utilizar las instalaciones del citado predio como establecimiento carcelario provincial.

En el texto se mencionaba una abultada deuda que mantiene el inmueble, propiedad del ONABE (Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado), con el municipio por impuestos, gravámenes, tasas, mejoras y contribuciones. Gudiño sugirió, entonces, estudiar la posibilidad de condonar dichas deudas a cambio de la transferencia de la propiedad del predio al Municipio o a la Provincia.

La iniciativa sugería convertir el lugar de 80 hectáreas en un instituto penitenciario, con la idea de generar nuevos puestos de trabajo.

La alternativa circuló por varios despachos oficiales y hasta una delegación de funcionarios recorrió las instalaciones. Pero la propuesta no satisfizo las expectativas de las autoridades competentes por lo que en la actualidad está prácticamente archivada. Fuentes consultadas explicaron que no tendría fundamentos crear una nueva cárcel en el centro norte de la provincia, cuando la mayor concentración de internos se encuentra en el sur.




Leer mas sobre