LA RECONSTRUCCIÓN DESPUÉS DE LA INUNDACIÓN
Una alternativa para el tratamiento de la basura en Santa Fe
Especialistas de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) elaboraron un documento que trata el problema de la basura en la ciudad. Incluye recomendaciones para la recolección de residuos y para reducir el impacto ambiental de barros y semisólidos contaminados. Lo solicitó el Ministerio de Salud de la Provincia.
Prensa UNL
21/01/2004


Profesionales de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) ya están trabajando para paliar el problema de la basura causado por la inundación en la ciudad de Santa Fe. Fue con este objetivo que el pasado martes, el Ing. Pedro Mancini -decano de la FIQ- y el Ing. Eduardo Groppelli - del Departamento de Ingeniería Química de dicha unidad académica- presentaron un documento titulado "Alternativas para el tratamiento de basuras y barros de la zona inundada".

Dicho documento fue solicitado por el Ministro de Salud de la Provincia, Ing. Fernando Bondesío, con quien mantuvieron una reunión Mancini y Groppelli con el objetivo de ultimar detalles y coordinar las acciones que se pondrán en marcha. Del encuentro también participó el Intendente de la ciudad, Arq. Marcelo Alvarez.

En colaboración con el Ente de Reconstrucción, la UNL viene realizando tareas de rehabilitación y reconstrucción de Santa Fe, luego de que el rector Ing. Mario Barletta y el Gobernador Carlos Reutemann, se reunieran y acordaran articular esfuerzos para trabajar en las diversas problemáticas causadas por la emergencia hídrica. La consigna fue actuar sobre los puntos críticos para "brindar soluciones lo antes posible y de la mejor manera". En este sentido, cabe destacar que la UNL cuenta con equipos de investigación especializados en diversas disciplinas y que ya están trabajando en aspectos técnicas y humanísticos.

Tratamiento de los barros más contaminados

En primer lugar, el documento presentado contiene un relevamiento de las características de los residuos que se encuentran en la ciudad y de cómo están siendo tratados. De acuerdo a las observaciones realizadas, se estima que solo un 10% de los residuos es de material orgánico y que al estar mezclados entre sí, dificulta su tratamiento. La recolección se está realizando mediante palas mecánicas y, según indicaron los especialistas, "la gestión municipal está evaluando la posibilidad de hacer una estación de transferencia para proceder a desinfectar estos materiales con hipoclorito y llevarlos a otro destino distinto del relleno sanitario para no ocupar capacidad de tratamiento con este tipo de residuos básicamente inorgánico".

El documento también presenta alternativas de posibles instalaciones de plantas para el procesamientos de los residuos y de las medidas que hay que tomar para reducir el impacto sobre el ambiente de barros y semisólidos. Teniendo en cuenta la necesidad de evacuar los residuos con la mayor urgencia posible, los especialistas de la UNL no consideran viable la posibilidad de concretar instalaciones especiales para su procesamiento "dada las características de la mezcla de residuos, su imposibilidad de separación y la disponibilidad de equipos para dicho tratamiento". En cambio, sugieren una serie de medidas para reducir el impacto sobre el ambiente de los materiales orgánicos. Al respecto, se recomienda la limpieza gruesa de escombros, ramas y hojas con palas, y el barrido con cepillo de calles y veredas para no utilizar agua. Asimismo, "si quedan montículos de residuos sólidos por varios días, conviene cubrirlos con cal en polvo para desinfectar por alcalinidad -señaló Mancini- y además se recomienda el lavado con agua, tomando luego mediante un camión atmosférico los líquidos residuales, desde un "sumidero" previamente construido".

Finalmente se advierte sobre los cuidados que se debe tener con los vehículos que se retiran del lugar contaminado para evitar el impacto sobre el medioambiente.