EN EL CENTRO NORTE DE LA PROVINCIA
Las pérdidas de la campaña de soja 2015-2016 superaron el 55%
El Centro Norte de la Provincia de Santa Fe fue una de las zonas más perjudicadas por el fenómeno climático El Niño, en momentos en que el ciclo de la soja llegaba a su fin y se procedía a comenzar la cosecha. Los departamentos San Justo, San Jerónimo y General Obligado fueron los más afectados.
Redacción El Santafesino
19/07/2016

El fenómeno climático El Niño ocurrió en momentos en que el ciclo de la soja llegaba a su fin y se procedía a comenzar la cosecha.
Fuente: Archivo

El Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, con datos aportados por el Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia en cuanto a siembra y resultados de la cosecha y por calidad del grano, y con otros de fuentes informativas propias, elaboró un informe sobre las pérdidas que dejó la Campaña de Soja 2015-2016 en la región. Como se recordará el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe fue una de las zonas más perjudicadas por el fenómeno climático El Niño, en momentos en que el ciclo de la soja llegaba a su fin y se procedía a comenzar la cosecha.

El trabajo del Centro de Estudios cuantifica los daños en general sobre el ciclo sojero 2015-2016 y en particular, lo ejemplifica con la realidad que enfrentó el productor en los departamentos San Justo, San Jerónimo y General Obligado.

En términos generales, se puede indicar que la previsión de una muy buena campaña de soja como la que venía, finalizó revertida en su resultado por el fenómeno climático El Niño. Para comenzar, la superficie cosechada total de soja ha sido de 1.217.000 de hectáreas, en comparación con los 1.469.000 que se estimaban si la campaña finalizaba en un ritmo normal. Luego, la brusca disminución de los rendimientos hasta los 21,9 quintales por hectárea para toda la cosecha de soja dio como resultado una producción un 42,6% menor de lo estimado.

A esto se debe sumar los descuentos que se aplicaron por menor calidad del grano, que ponderado de acuerdo a los niveles de producción de cada zona dieron como resultado un factor de calidad promedio de 77,5, encontrándose todos los departamentos de la zona en situaciones relativamente similares.

Ante esta situación, el precio efectivo promedio descendió a U$S 219 por tonelada (considerando un descuento por calidad promedio de 22,5%), con lo que el valor de la producción fue de aproximadamente U$S 582,4 millones, lo que representa un ingreso de U$S 726,3 millones menos que los que se podrían haber obtenido de no mediar los eventos descriptos.

Esta pérdida del 55,5% respecto a los números que podrían haberse obtenido no sólo ponen de manifiesta la situación económica que habrán atravesado numerosos productores de la región, sino también la menor actividad económica que representa esto para las localidades más afectadas por estos eventos.

Los números finales de la campaña también dependieron en gran medida del momento de venta, dada la gran variabilidad de precios de la soja en el segundo trimestre del año.

El Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa agrega, que los resultados expuestos no tienen en consideración los impuestos que deben afrontar los productores, que para el caso de la soja continúan en valores elevados, si bien disminuyeron respecto de campañas anteriores.