RONDA EL 45%
La faena de hembras sigue en niveles altos
En marzo hubo un aumento interanual leve de la faena, pero en lo que va del año el acumulado llega al 8% y la participación de las hembras en el total ronda 45%. Esto significa que los criadores tienen menos posibilidad de retener la hacienda en los campos como consecuencia de la sequía.
Redacción El Santafesino
19/04/2018

En marzo hubo un aumento interanual leve de la faena pero en lo que va del año el acumulado llega al 8% y la participación de las hembras en el total ronda 45%.
Fuente: FIFRA

En el tercer mes del año la faena vacuna volvió a crecer aunque a un ritmo más moderado. De todos modos la participación de las hembras rozó 45% lo que da cuenta de que los criadores tienen menos posibilidad de retener la hacienda en los campos como consecuencia de la sequía. Este año la producción de forrajes se ve seriamente castigada por la falta de lluvias y las perspectivas para el período más frío y de menor oferta forrajera no son buenas.

En marzo la faena vacuna alcanzó a 1,1 millón de animales según lo que informó el Senasa, se trató de un volumen levemente superior al de marzo de 2017 con la diferencia de que el mes pasado hubo menos días hábiles por los feriados de Semana Santa.

La participación de las hembras en el total, indican los datos del organismo sanitario, fue del 44,8% cuando en igual mes del 2017 fue de 42%. No hay una clara tendencia a la liquidación pero el dato está indicando las menos posibilidades de los productores por mantener la hacienda en los campos.

Está saliendo vaca por preñeces fallidas, pero también se liberan campos de terneras y vaquillonas por la caída en la producción forrajera.

En el primer trimestre del año la faena vacuna aumentó 8%. La mayor oferta de “gordo” y particularmente de hembras, apuntaló el incremento de las exportaciones de carne vacuna que tienen a China como su principal destino (50% del total) que lleva carne de vacas. Al mismo tiempo, el aumento en la oferta de gordo elevo el consumo promedio a cerca de 60 kilos por habitante y por año.