SE TRABAJÓ MENOS EN ESE MES
La faena de carne vacuna cayó un 17% en septiembre
Hubo dos días hábiles menos que en agosto y otro de paro general, así las fábricas operaron 14% menos calculando 22 días hábiles de promedio. Pero además hubo lluvias que complicaron la salida de hacienda de los campos y el normal abastecimiento a las plantas frigoríficas.
Redacción El Santafesino
22/10/2018

La menor faena se reflejó en los precios de la hacienda y de la carne vacuna.
Fuente: FIFRA

La faena nacional fue de 950 mil cabezas lo que significa una caída del 17%. Las bajas más importantes se dieron en las categorías de novillos y vacas que se achicaron 23%. Se esperaba que llegada la primavera la reducción de la oferta de esas categorías se achicara por cuestiones biológicas y naturales. Y como si eso fuera poco la incertidumbre cambiaria y económica frenó también los envíos de los productores.

La de novillos porque los productores comienzan a contar con pasto para retener y en el caso de las vascas porque se terminan el descarte.

La menor faena se reflejó en los precios de la hacienda y de la carne vacuna. Según el informe de precios del IPCVA, la mejora interanual del precio de la carne de pollo fue 56%, la suba en la carne vacuna del 39% y la del cerdo 33%, en todos los casos al menos se alcanza a la inflación promedio.

Importantes aumentos de los precios de las carnes

En septiembre la menor faena disparó los precios de la hacienda y los de las carnes en el mostrador. Según el informe de precios del IPCVA, la mejora interanual del precio de la carne de pollo fue 56%, la suba en la carne vacuna del 39% y la del cerdo 33%, en todos los casos al menos se alcanza a la inflación promedio. La menor faena se reflejó en los precios de la hacienda y de la carne vacuna.

Según el informe de precios del IPCVA, la mejora interanual del precio de la carne de pollo fue 56%, la suba en la carne vacuna del 39% y la del cerdo 33%, en todos los casos al menos se alcanza a la inflación promedio.

Ese salto interanual fue posible gracias a la fuerte suba que tuvieron las diferentes especies en la góndola en las últimas semanas. En efecto en septiembre y según la medición del IPCVA el precio del pollo y del cerdo aumentaron 14% con relación a agosto mientras que el de la carne vacuna subió casi 9%.

La suba del precio del pollo se explica en gran medida por el achique que se propusieron las empresas en los niveles de producción y además por el crecimiento de las exportaciones del rubro.

El caso del precio se está dando un desvío del consumo de carne vacuna a ese producto que se vende en la góndola con un valor mayor respecto de la porcina.

Los cambios en los valores de septiembre también alteraron la relación de precios entre las carnes más consumidas. Si durante los últimos años se necesitaron entre 3,2 y 3,3 kilos de pollo, para hacerse de 1 de asado, ahora la relación es de 2,8 a 1.