ADMINISTRAN DOSIS BAJAS DE DROGAS
Estudian nuevo esquema de quimioterapia para cáncer de páncreas
Investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas y de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario junto a un equipo de médicos del Hospital Provincial del Centenario desarrollarán una investigación clínica para tratar a pacientes con cáncer de páncreas avanzado y mejorar su calidad de vida durante el tratamiento.
Redacción El Santafesino
20/12/2017

El equipo, que está dirigido por la doctora Graciela Scharovsky, propone sumar una nueva filosofía terapéutica que consiste en administrar dosis bajas de drogas en forma crónica y regular, pero sin descanso.
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM

El equipo, que está dirigido por la doctora Graciela Scharovsky, propone sumar al tratamiento habitual, dos fármacos en un esquema de quimioterapia metronómica, una nueva filosofía terapéutica que consiste en administrar dosis bajas de drogas en forma crónica y regular, pero sin descanso.

La Dra. Scharovsky explicó que “normalmente el tumor es muy heterogéneo y no todas las células son susceptibles al fármaco que se utiliza en el tratamiento, por lo que mueren las células menos malas pero quedan las más resistentes y agresivas que, durante el descanso que tiene el paciente para recuperarse del efecto tóxico, vuelven a proliferar y son aún más malignas que las anteriores”.

Los investigadores aseguran que con dosis bajas y regulares se reduce, en cierta medida, la proliferación de estas células ya que se le pone un freno por distintos mecanismos, de forma continua. Además, implica el reposicionamiento de drogas genéricas, que ya no están patentadas, por lo que sus costos son sumamente bajos y, aunque fueron diseñadas para otras finalidades terapéuticas, poseen efecto antitumoral.

La quimioterapia impide la reproducción de las células cancerosas pero, al aplicarle al paciente la dosis máxima tolerada, se necesitan periodos de descanso en los que el sujeto pueda recuperarse de los altos niveles de toxicidad y encarar, recién ahí, un nuevo proceso de quimio.

Este camino presenta diferentes efectos secundarios, de intensidad y gravedad variable, pero con predominio de los intensos, como pueden ser náuseas, diarrea, vómito, mucositis (inflamación o llagas en la boca), fatiga, debilidad, caída del cabello, anemia, disminución de los glóbulos blancos, baja de plaquetas, neuropatía periférica (dolor y hormigueo en manos y pies), infertilidad y pérdida de la menstruación.

Esta nueva propuesta, no sólo busca tratar la enfermedad con bajos costos, sino que tiene un impacto notable en la calidad de vida que tenga el paciente durante el tratamiento. “Cuando solamente se administran las drogas en forma metronómica, los efectos secundarios se ven marcadamente reducidos por lo que, a su vez, se reducen los costos de tratamiento y controles necesarios para curar otras enfermedades que puedan generarse a raíz de la quimioterapia tradicional”, remarcó Scharovsky.

Hoy en día, la quimioterapia metronómica no es utilizada como primer recurso de tratamiento, pero los investigadores creen que podría utilizarse, en forma combinada, con la terapia habitual, desde las primeras etapas del tratamiento contra el cáncer de páncreas y, en forma exclusiva, durante los períodos libres de quimioterapia.




Leer mas sobre