LAS SECUELAS DEL HORROR
El Terrorismo y la Educación
En el contexto de los atentados en Madrid, el autor analiza los prosibles traumas y problemas emocionales que terminan en depresiones, secuelas psicológicas y fracaso escolar.
Por Arturo Ramo García
Especial desde España para El Cronista Regional
15/03/2004


Entre las víctimas del terrorismo del 11 de marzo en Madrid, tenemos a los chicos que han perdido a alguno de sus padres, o sus hermanos, o sus amigos y conocidos.

Concretamente seis alumnos del Colegio "Ciudad de Valencia" de Santa Engracia han perdido a sus padres. También han sufrido el zarpazo terrorista los familiares y compañeros del Instituto de Santa Eugenia del barrio de Vallecas. Al patio de recreo de estos centros llegaron los restos de metralla y chatarra de las bombas del tren de cercanías.

Estos hechos producen traumas y problemas emocionales que terminan en depresiones, secuelas psicológicas y fracaso escolar, con un descenso acentuado en los rendimientos escolares.

Recuerdo un alumno afectado por uno de estos traumas, a consecuencia de presenciar la muerte de su padre en un accidente de tránsito. Esto le produjo un problema emocional considerable. Si antes era un chico normal, alegre y con buenas notas en los estudios, (una media de Notable), a partir de esa fecha el chico aparecía triste, taciturno y con un descenso en los rendimientos escolares muy acentuado, suspendiendo casi todas las asignaturas. Junto con el daño a su personalidad, se apreció un deterioro intelectual.

Este alumno siguió un tratamiento de psicoterapia infantil siguiendo las indicaciones de Carl Rogers durante varios meses. (Más información en "Psicoterapia centrada en el cliente. Práctica, implicaciones y teoría" de Carl R. Rogers. Editorial Paidós. Buenos Aires.)

Gracias a Dios, se recuperó satisfactoriamente y volvió a ser un chico equilibrado y a mejorar sus rendimientos. A final de curso volvió a sacar Notables en bastantes asignaturas.

Pero no todos los alumnos con problemas emocionales tienen la ayuda de la psicoterapia individual o de grupo. Posiblemente los hijos que han perdido a sus padres, o a un hermano, o un compañero de clase, acaben con traumas parecidos al caso descrito y terminen con depresiones, algún deterioro de la personalidad y, por supuesto, con fracaso escolar.

¿Se podrá atender a esos cientos de niños afectados emocionalmente por la tragedia del terrorismo? Está bien que los psicólogos atiendan a los familiares de las víctimas en el pabellón número 6 de IFEMA y en los sanatorios, pero es muy importante también que en los próximos meses se atienda de forma intensiva a esos niños que han sufrido el zarpazo de la violencia.

Nota: Arturo Ramo García es Inspector de Educación. Correo: aramo@adigital.pntic.mec.es