El Santafesino
Cultura
EDUCACIÓN
Ámbitos de la vida social

El hombre es un ser social por naturaleza y esta faceta la puede desarrollar durante toda su vida advierte el especialista en este artículo.

Por Arturo Ramo García
Especial desde España para El Cronista Regional
25/10/2004

Leer más sobre
vida social
educación
delincuencia
drogas



Entre los ámbitos de la vida social podemos destacar estos seis: la familia, los amigos, el trabajo (o estudio), la vida económica, la vida política y la vida de relación con Dios. En cada uno de estos ámbitos el hombre desarrolla el papel o rol de un personaje o actor en el gran teatro del mundo. En cada campo las relaciones humanas son distintas y a la vez el hombre tiene unos derechos y deberes diferentes.

Dentro de la familia, los hijos tienen el derecho a recibir la educación y el mantenimiento material y afectivo de sus padres; y a la vez tienen el deber de amar, respetar y ayudar a sus padres y hermanos.

Esos mismos chicos dentro del ámbito escolar tienen el derecho de recibir instrucción y educación de sus profesores y el deber de estudiar y respetar a los profesores, compañeros e instalaciones del centro.

Por otra parte, esos mismos chicos pertenecen a distintos ámbitos: son hijos y hermanos en la familia; son alumnos en el colegio; son amigos dentro de su pandilla; son ciudadanos del barrio y son hijos de Dios en el ámbito religioso. Pero no son vidas diferentes ni separadas. Es la misma persona la que actúa en cada campo social. Ese ser único, estable y permanente es lo que llamamos persona, que hace que cada uno sea lo que es, con su personalidad específica.

Sin embargo, en la sociedad actual hay muchos que no viven como personas: unos viven degradados o manipulados en el lugar de trabajo, otros jóvenes cambian de comportamiento cuando están dentro de su panda de amigos y otros caen bajo la influencia de las drogas o de la delincuencia. Lo que sucede en estos casos es que el papel o rol domina a la persona y se dan vidas fragmentadas y separadas en cada ámbito social. Podríamos decir que la persona se convierte en un ser a piezas.

Ante este peligro hay que desarrollar las habilidades sociales, formando una personalidad fuerte que no se deje transformar por cada circunstancia, ni dejarse llevar pasivamente por las influencias que vienen de fuera.

Arturo Ramo García es Inspector de Educación



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.