HACER LA HISTORIA
La UNL celebró los 90 años de la Reforma Universitaria
El acto central de las actividades conmemorativas se llevó a cabo en el patio central de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, al cual se le impuso el nombre de “Patio de la Reforma”. El rector Cantard afirmó que el contexto actual redefine los roles de la universidad, pero que la autonomía sigue siendo la “condición necesaria para asumir su responsabilidad social”.
Prensa Universidad Nacional del Litoral
16/06/2008

La UNL celebró los 90 años de la Reforma Universitaria. El acto central de las actividades conmemorativas se llevó a cabo en el patio central de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, al cual se le impuso el nombre de “Patio de la Reforma”. El rector Cantard afirmó que el contexto actual redefine los roles de la universidad, pero que la autonomía sigue siendo la “condición necesaria para asumir su responsabilidad social”.
Fuente: Prensa UNL

Hace 90 años un grupo de jóvenes cordobeses protagonizaban una de las revoluciones educativas más importantes de Argentina y de Latinoamérica y enterraban la anquilosada institución universitaria: a partir de ese momento la universidad pública argentina fue autónoma, cogobernada, científica y laica.

Es en conmemoración de aquella gesta cordobesa de 1918 que la Universidad Nacional del Litoral (UNL) viene realizando en el mes de junio un extenso programa de actividades y realizó ayer el acto central en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (FCJS).

“La Reforma Universitaria representa el hecho más significativo dentro del sistema educativo argentino y de América latina toda”, expresó el rector de la UNL Albor Cantard en el patio central de la FCJS donde se realizó el acto, que a partir de ahora lleva el nombre de “Patio de la Reforma” por iniciativa del Consejo Directivo de la facultad. “El movimiento reformista tuvo importantes consecuencias en la legislación, formas de gobierno, concepción de la docencia, la didáctica, pero sobre todo en la definición de las relaciones de la universidad con la sociedad y con el estado”, continuó el rector.

Cantard estuvo acompañado en el estrado por el decano de la FCJS, Dr. José Manuel Benvenuti y el Presidente de la Federación Universitaria del Litoral (FUL) Emiliano Bastia. Estuvieron presentes el Intendente de la ciudad de Santa Fe Ing. Mario Barletta, decanos de las facultades de la UNL, funcionarios universitarios, docentes y alumnos.

En el comienzo de la ceremonia se reconoció la trayectoria del militante reformista Guillermo Estévez Boero, egresado de la casa de estudios, y se hizo entrega de una placa recordatoria a su esposa, Inés Bertero. Posteriormente se descubrió una placa en homenaje a la Reforma Universitaria con una frase de los jóvenes de la Federación Universitaria de Santa Fe de 1919.

Actualidad de los postulados reformistas

Es innegable la trascendencia que la Reforma tuvo en la configuración del modelo universitario argentino y latinoamericano, y la creación de la UNL en 1919 significa, según lo expresado por el rector, la materialización de los principios y postulados de la Reforma del ‘18, convirtiéndola en la primera universidad nacional reformista desde su nacimiento: “Todos los componentes centrales de la cosmovisión reformista son los que configuran su ADN, y los que a lo largo de su rica historia han configurado el sentido y la legitimidad de las prácticas llevadas adelante en ella”, dijo.

Cantard continuó su discurso contextualizando los postulados y legados reformistas en la actualidad: si la educación y la ciencia fueron fundamentales en la configuración de la sociedad de principios del siglo pasado, nadie puede discutir hoy la centralidad que tienen en el presente. “Crecimiento económico, equidad y ciudadanía siguen siendo los tres objetivos clave de una estrategia de desarrollo sustentable y la única política pública que actúa simultáneamente sobre todos ellos es la educación”, puntualizó. En este mismo sentido, el rector remarcó que este contexto de relevancia del conocimiento y de la información en los procesos productivos “reubica los roles sociales de la universidad” y exige “el fortalecimiento de la autonomía como condición necesaria que posibilite asumir la responsabilidad social que la Universidad tiene para repensar las relaciones que se establecen entre estado, universidad y sociedad”.

“La Universidad Nacional del Litoral, asumiendo la responsabilidad que el contexto le marca, se compromete activamente a generar los espacios de trabajo multidisciplinarios en donde la centralidad de las acciones emprendidas producen cambios sustanciales a nivel social y cultural”, finalizó.

Estudiantes: garantes de la democracia universitaria

“Es un gran honor tomar la palabra desde el lugar que alguna vez ocuparon los líderes de la juventud de 1918”, indicó el Presidente de la FUL Emiliano Bastia, quien a continuación enumeró las “libertades” heredadas de los reformistas: autonomía universitaria, cogobierno, docencia libre, periodicidad y concursos en las cátedras, extensión universitaria, investigación, compromiso federal y compromiso latinoamericano, bienestar estudiantil, la conciencia de los pedidos al Congreso por mayor presupuesto y por la imperiosa articulación entre los niveles de enseñanza. Ideas que según Bastia han perdurado tantos años, y perdurarán muchos más “por su pureza, por su veracidad, por su espíritu”.

Por último, el presidente de la FUL remarcó que los tiempos actuales demandan al movimiento estudiantil “organización, racionalidad y capacidad de buscar el consenso pese a los disensos, como así también capacidad de ser crítico de la realidad y de sí mismo”, y que éstos tienen la indelegable misión de ser “garantes de la democracia universitaria, no detractores de la misma”.