COLOQUIO JUAN JOSÉ SAER
Una semana con lo mejor de la critica literaria argentina e internacional
Se realizó durante tres jornadas en la ciudad de Santa Fe el coloquio internacional Juan José Saer que contó con la participación de 39 especialistas y referentes de la critica literaria argentina e internacional.
Redacción El Santafesino
16/05/2017

Finalizó el coloquio internacional Juan José Saer con la participación de especialistas y referentes de la critica literaria argentina e internacional.
Fuente: Prensa Gobernación

El gobierno provincial finalizó el coloquio internacional Juan José Saer, que se realizó en la ciudad de Santa Fe desde el miércoles 10 al viernes 12 de mayo, con la participación de especialistas y referentes de la critica literaria argentina e internacional.

Este encuentro es uno de los puntos más intensos del Año Saer, el programa integral de homenajes y producciones organizado por el Ministerio de Innovación y Cultura con el apoyo del Consejo Federal de Inversiones (CFI), que concluye el próximo el 28 de junio en la ciudad de Rosario, cuando se cumplan los 80 años del nacimiento del gran escritor santafesino.

Antología de cuentos

El coloquio comenzó el miércoles 10 de mayo, en el Museo Rosa Galisteo de Rodríguez, con la presentación del libro “A medio Borrar”, antología de cuentos de Saer que será distribuida entre los alumnos de 5° año, en las escuelas públicas de la provincia de Santa Fe. Esta obra, editada por el Ministerio de Educación y el Ministerio de Innovación y Cultura, también tiene una guía de trabajo para que los docentes santafesinos trabajen con sus alumnos en las aulas. 

Ese mismo día también se realizó una charla a cargo de Noe Jitrik, crítico literario, narrador y amigo de Saer. Por la tarde comenzaron las mesas previstas, con nueve ponencias. Entre ellas, se destacaron las presencias de la francesa Perrine Gueguen y de Julio Premat (ambos investigadores de la universidad de Paris 8), del italiano Luigi Patruno (investigador de Harvard University) y de Edgardo Dobry (de la universidad de Barcelona). 

La jornada terminó cerca de la media noche con los disertantes e invitados especiales agasajados en el Café Tokio Norte de la ciudad de Santa Fe, que Juan José Saer inmortalizó en el comienzo de la novela Cicatrices.

El jueves, novela “La grande”

Se desarrolló en el auditorio de Amsafe, ubicado en la manzana que se describe en un tramo de la novela “La grande”. Los asistentes disfrutaron de 14 ponencias, entre las que destacaron las presencias de Daniel Balderton (investigador de la universidad de Pittsburgh Iowa), de Martín Kohan (docente de la UBA y novelista), de Analía Gerbaudo (investigadora de la Universidad Nacional del Litoral y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), de Sergio Chejfec (escritor que vive en los Estados Unidos) y de Raúl Beceyro (cineasta y amigo de Juan José Saer). 

Finalmente, en el Cine América se proyectó el estreno de “Toublanc”, película basada en la vida y en la obra de Saer, del cineasta santafesino Iván Fund. Esta obra contó con la producción del Ministerio de Innovación y Cultura y fue rodada en Santa Fe, París y Rennes.

“El lugar de Saer”

Las actividades del último día se llevaron a cabo en el piso 14 del Hotel UNL-ATE, destacándose las ponencias de investigadores de universidades brasileñas, del docente uruguayo Oscar Brando, de la rosarina Nora Avaro y de los escritores Juan José Becerra y Alan Pauls. 

También se presentó el libro de María Teresa Gramuglio titulado “El lugar de Saer”, que publicó la Editorial Municipal de Rosario, en el marco del Año Saer (obra que compila todos los ensayos críticos de Gramuglio). El cierre estuvo a cargo de la ensayista y docente universitaria, Beatriz Sarlo, que analizó algunas de las enseñanzas que le dejaron las perspectivas de Noe Jitrik, Nora Avaro y Edgardo Dobry y aseguró que con este coloquio se cerró el primer período de la crítica saeriana.

“Desde ese comienzo de “En la zona” hasta llegar a los años 90, Saer fue el escritor que no tuvo apuro para lograr el reconocimiento. Tenía, por supuesto, una fe bien fundada en lo que estaba haciendo, pero supo esperar y no negoció nunca -en cuanto a los términos de su literatura, en cuanto a los términos de su escritura- nada. Saer era el hijo de un inmigrante que no tuvo apuro y quizás por eso sea tan grande", mencionó Sarlo.




Imágenes relacionadas

El cierre del coloquio estuvo a cargo de la ensayista y docente universitaria, Beatriz Sarlo.
Fuente: Prensa Gobernación

Leer mas sobre