RECUPERACIÓN DEL PATRIOMONIO EN RECREO
Cazadores de Cultura: vuelta de página a la historia
La Municipalidad de Recreo puso en valor la sugerente construcción que se erige sobre calle San Juan, 300 metros al oeste de la ex RN Nº 11. En el centenario edificio se condensan múltiples historias. Inmiscuirse en ellas permite identificar cambios de paradigmas en relación al medioambiente y al patrimonio cultural.
Redacción El Santafesino
24/07/2017

Los cursos de guitarra es una de las propuestas educativas que se desarrollan en el multiespacio “Cazadores de Cultura”.
Fuente: El Santafesino

El edificio donde actualmente funciona Multiespacio “Cazadores de Cultura” es una estampa de su propio devenir. Tras 114 años de existencia, sus muros atesoran anécdotas y desafíos; también frustraciones.

La Municipalidad de Recreo puso en valor la sugerente construcción que se erige sobre calle San Juan, 300 metros al oeste de la ex RN Nº 11. Desde noviembre de 2016, el inmueble se transformó en punto de encuentro para alumnos, docentes, artistas, vecinos y visitantes que se congregan periódicamente para compartir enseñanzas, aprendizajes y experiencias.

No resulta sencillo armar este rompecabezas histórico, pues demasiadas piezas se han extraviado con el paso del tiempo. En este sentido, recientes investigaciones del área de Patrimonio Histórico estiman que la construcción data de 1903 y que perteneció a los militares. Además, corroboraron que el Club de Cazadores desarrolló actividades deportivas y sociales desde la década del ’30 hasta fines de los ’90. Desde entonces, el predio quedó completamente abandonado hasta que, en 2013, inversores privados decidieron urbanizar el loteo y donar el inmueble al estado local.

Bajo la órbita de la secretaría de Cultura y Educación, la agente Mariana Miñambres explica que “el municipio intenta rescatar todo lo que tenga que ver con la historia de Recreo, ya sea a través de hombres, mujeres, instituciones u organizaciones que tengan su sede en la localidad. La labor se realiza mediante la recuperación de edificios, el rescate de imágenes y testimonios orales. Es decir, toda aquella documentación que nos permita crear una importante base histórica para las generaciones futuras”.

Antiguas prácticas

Según el testimonio de José Bagnaroli, ex presidente del Club de Cazadores, la entidad nació en 1905 y desplegó sus actividades en La Guardia (Santa Fe). En la década del ’30 se trasladaron a un complejo más amplio en la localidad de Recreo.

A pesar de la recuperación histórica realizada por el municipio, numerosos libros de actas fueron arrasados por la inundación de 2003 mientras que otros documentos y testimonios simplemente se perdieron con el transcurso de los años. Quizás por eso, cobra relevancia la memoria de aquellos vecinos que evocan con alegría, y también con nostalgia, las vivencias de aquellos años.

César Petracco, vecino y asiduo visitante del Club de Cazadores, recuerda que “las palomas se llevaban a los comedores y nosotros también nos llevábamos, éramos 4 o 5 corriendo palomas, todos muchachos un poco más chicos o un poco más grandes. Esto era lindo, nos entreteníamos los sábados o domingos cuando eran los concursos. Venía mucha gente de todo el país”.

En 1961, Guillermo Sánchez obtuvo el título Campeón Argentino de Tiro al Vuelo representando al Club de Cazadores. Progresivamente, las prácticas deportivas fueron virando conforme a los cambios de conducta que promueve una sociedad con conciencia ambiental. “Con los años no se podía tirar más a las palomas grandes entonces se tiraba a la paloma mediana y después no se tiraba más ni a la paloma mediana, se tiraba al platillo”, rememora Petracco.

Cada fin de semana el edificio exhibía su esplendor. Aficionados y deportistas que participaban de torneos nacionales e internacionales quedaban conmovidos por su modesta belleza. En tanto, los lugareños disfrutaban de las confortables instalaciones en cada baile popular y en cada celebración familiar. Ese sentimiento persiste: “a veces uno pasa por acá… mira y se acuerda de muchas cosas lindas que han pasado”, manifiesta César evocando su fiesta de compromiso con Luisa Calieri.

Puesta en valor

El municipio recreíno toma posesión de la histórica sede el 20 de marzo de 2013, tras la promulgación de la Ordenanza Nº 2067 que aprueba la donación del inmueble por parte de la firma PROSION S.A..

“Para el municipio fue una ganancia ya que, en pos de descentralizar el servicio cultural que se brinda a la comunidad, éste era un punto estratégico porque en la zona sur del distrito no teníamos un lugar propio. En el marco del proyecto cultural que trata de llegar de manera pensada a los barrios, al intendente Mario Formento le pareció sumamente interesante la propuesta de obtener este predio para que se puedan desarrollar actividades municipales, tales como biblioteca, capacitación y eventos”, sostiene el secretario de Cultura y Educación, Javier Donetti.

El funcionario municipal manifiesta que “no solamente se pensó en la cuestión interna sino también en utilizar el espacio verde que realmente es uno de los puntos fuertes que tiene este lugar”. Con esta premisa, las obras para la puesta en valor del emblemático edificio y el área circundante comenzaron en 2015 y estuvieron listas para el IV Encuentro Regional de Narradores y Poetas “Andrés Schmets”, organizado por “El sueño del duende”, que se desarrolló el 12 de noviembre de 2016. “Inaugurar este lugar con una actividad de semejante trascendencia le dio el bautismo a este espacio”, asevera Donetti.

Identidad

“Dentro del proyecto cultural municipal, nos interesa trabajar en la idiosincrasia propia, atento a ciertas cuestiones como la proximidad a la ciudad de Santa Fe o las múltiples culturales que conviven en el distrito. El mayor desafío de la gestión es trabajar sobre elementos que fortalezcan la identidad a partir de puntos que nos unan, más que aquello que puede separarnos. Este lugar es estratégico, estamos tratando que la gente se apropie de él para realizar distintas actividades. Nosotros trabajamos por una democratización de la cultura, es decir, que todas las voces puedan ser escuchadas a través de su producción cultural y eso tiene que ver con la observación del territorio”, enfatiza el gestor cultural.

A seis meses de su inauguración, el flamante Multiespacio “Cazadores de Cultura” se colma de nuevos colores y sonidos. El arduo trabajo de hurgar entre los escombros de la historia dio su fruto: las generaciones futuras recibirán como legado este patrimonio tangible.

Actividades

La propuesta educativa incluye el dictado de los cursos de Expresión Corporal, Danza Clásica y Contemporánea, Danza Contemporánea, Guitarra y Audioperceptiva y los talleres de Decoupage, Plástica y “Puntos y palabras en colores”. Próximamente, comenzará el taller de Cromografía Textil.

Los ciudadanos también pueden acceder al anexo de la Biblioteca Pública “Miguel José Chacón” y recorrer la Muestra Fotográfica Patrimonial “Ladrillos que cuentan historias” para conocer la evolución del edificio municipal desde 1890 hasta la actualidad.

Cabe destacar que, el grupo “Lapacho Rosado” lleva adelante el proyecto cultural “Factoría Literaria” que consiste en la lectura, interpretación y redacción de obras literarias. Además, el 15 de julio tendrá lugar un Café Literario donde entregarán premios a los ganadores del I Certamen de Poesía y Narrativa “Otoño”.




Imágenes relacionadas

La gente puede elegir entre varios talleres que se llevan adelante en el multiespacio “Cazadores de Cultura”.
Fuente: El Santafesino

Leer mas sobre