BICENTENARIO DEL BRIGADIER ESTANISLAO LÓPEZ
Se debatió en Santa Fe sobre el federalismo en la Argentina
Culminó la semana por el Bicentenario del Brigadier en la que se conmemoraron los 200 años de la asunción como gobernador de la provincia de Santa Fe de Estanislao López. Se realizó una charla-debate en la que participaron los gobernadores de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, y el escritor e historiador argentino Mario “Pacho” O'Donnel.
Redacción El Santafesino
24/07/2018

El gobernador Lifschitz participó de la charla sobre el brigadier Estanislao López y el federalismo en la Argentina.
Fuente: Prensa Gobernación

El gobernador Miguel Lifschitz, y sus pares de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y de Córdoba, Juan Schiaretti, participaron en Santa Fe de la charla-debate “La liga de los pueblos libres y la vocación federalista de Estanislao López”, junto con el escritor e historiador argentino Mario “Pacho” O'Donnel, en el marco de la semana Bicentenario del brigadier.

Lifschitz, quien agradeció la presencia de los gobernadores de Córdoba y Entre Ríos, aseguró que "Estanislao López fue una figura muy emblemática para los santafesinos y para el país, por su rol en los años en donde se estaba fundando la Nación”.

"Nos pareció muy importante poder compartirlo con los dos gobernadores de las provincias que, en aquel momento, también tuvieron una mirada común sobre el país, sobre la organización nacional y el federalismo a través del trabajo conjunto del Brigadier López con Francisco Ramírez, Juan Bautista Bustos y José Gervasio de Artigas”, resaltó.

“Desde los años fundacionales de la Argentina, hubo dos ideas de cómo construir el país: una que tenía su origen en la ciudad de Buenos Aires y, por otro lado, quienes desde el interior, y muy especialmente de esta región, imaginaron un país federal, construido desde abajo hacia arriba, desde el interior. Esa discusión, entre Buenos Aires y el interior, se sigue repitiendo, de otras formas, pero siguen estando latente esas dos propuestas sobre la construcción de la Argentina”.

“Seguimos levantando las banderas del federalismo, que es una forma de levantar un proyecto de país inclusivo, con desarrollo, con equilibrios territoriales, un país que pueda interpretar y llevar a la práctica los sueños de varias generaciones”, afirmó el gobernador de Santa Fe.

“La discusión de antes y ahora no es sólo sobre la distribución de los recursos, estamos discutiendo cómo distribuir mejor. La discusión es por un modelo de desarrollo de construcción de la Argentina para garantizar que los sectores en situación de pobreza puedan salir. Entonces la discusión es cómo logramos el desarrollo del interior del país que ha sido postergado en el desarrollo y la infraestructura", indicó Lifschitz.

Organización federal del país

Por su parte, Schiaretti manifestó que López “es uno de los fundadores de la Argentina, de la Liga Federal; además, con Córdoba tuvo una actitud especial, porque asiló a Juan Bautista Bustos, el caudillo cordobés, cuando fue derrocado. Lo acogió acá, en Santa Fe, hasta su muerte y lo sepultó con los honores correspondientes, así que Córdoba tiene una deuda con el Brigadier López, que es esa amistad y esa militancia conjunta que tuvo con nuestro primer gobernador constitucional”.

Por su parte, Bordet sostuvo que “resulta importante poder estar aquí, en un espacio de reflexión, para conmemorar bicentenarios que vienen sucediendo y van a continuar sucediéndose porque esta fue la etapa fundacional de nuestras provincias y fue la búsqueda de la organización nacional basada en un modelo federal del país”.

Reivindicar la historia

A su turno, Mario “Pacho” O'Donnel destacó que “los tres gobernadores coinciden en que las banderas de sus provincias tienen el color rojo, y son gobernadores de territorios cuyos caudillos siguen siendo víctimas de la venganza porteña. No hay ninguna calle en Buenos Aires que celebre a Estanislao López, ni Juan Bautista Bustos y ni a Francisco Ramírez”.

“La buena historia siempre tiene la condición de tener una enorme actualidad, por eso es muy importante reivindicar la verdadera historia confrontándola con aquellos aspectos falseados de la historia unitaria que se escribió cuando se produjo la victoria de los Unitarios Liberales, que tenían todos los recursos de la Aduana y de Gran Bretaña”.

A su vez, O'Donnel se refirió a “la Independencia de 1815”, la cual se trató de un reunión en la ciudad de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, de la que participaron las provincias litorales y Córdoba, “en donde se puso en marcha un proyecto constitucional, generalista, popular, latinoamericano, que es negado por la historia liberal”.

“Así como se trató de ocultar durante tanto tiempo a la guerra del Paraná, más conocida por su primer combate, la Vuelta de Obligado, la cual Santa Fe y las provincias del litoral participaron muy activamente; tuvo que pasar mucho tiempo para que eso se reconociera y, seguramente, tendrá que pasar bastante tiempo hasta que se reconozca que hubo un proyecto independentista, el 29 de junio de 1815, marcado por un espíritu federal, popular y latinoamericano”, agregó.

El historiador expresó que “el 25 de mayo de 1810 comenzó la disputa entre aquellos que querían que la revolución sea solo un cambio de cúpula, es decir que se reemplazara a los españoles por los criollos y que no hubiera un cambio de fondo, cosa que a la larga sucede; y, por otro lado, los que querían que la revolución produjera un cambio de la situación social y económica, y eso es lo que representaron las provincias federales, también con una profunda vocación popular, como tenía Estanislao López”.

Finalmente, Pacho O'Donnell afirmó que “es muy difícil hablar de López en Santa Fe, pero quería dejar testimonio de mi gran admiración por Estanislao López, como así también en general, por los caudillos. Y fíjense, los caudillos federales, los caudillos provinciales, aquellos que lucharon y que tenían un proyecto claro como Artigas, que tenía un proyecto de que el federalismo debía tomar como modelo Estados Unidos -lo mismo Dorrego-, López se hacía eco también. O sea, no era una lucha meramente emocional o una mera lucha de la barbarie contra la civilización. Eran dos proyectos distintos. Un proyecto de país, el cual se termina imponiendo eso que hoy sigue haciendo daño”.