HACIA UNA GESTIÓN EFICIENTE DEL AGUA
Planificación e inversión en tecnologías para resolver problemas hídricos
El subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Ing. Pablo Bereciartua, disertó sobre los distintos problemas que tiene la provincia de Santa Fe en materia hídrica. La ocasión fue propicia para que se hablara a fondo de los graves eventos hídricos que entre 2016 y 2017 asolaron al territorio provincial.
Redacción El Santafesino
10/04/2017

El Ing. Pablo Bereciartua disertó en la jornada: “Hacia una gestión eficiente del agua en el centro norte de la Provincia de Santa Fe”.
Fuente: Prensa Bolsa de Comercio Santa Fe

Un público representativo de la producción de la provincia y del ámbito académico-profesional colmó el auditorio de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, para escuchar las exposiciones del Ing. Pablo Bereciartua, subsecretario de Recursos Hídricos del Ministerio del Interior; al geólogo Rubén Tosolini, de INTA Rafaela, y al Ing. Juan Carlos Bertoni, secretario de Recursos Hídricos de la Provincia.

Los disertantes expusieron sus visiones en la Jornada: “Hacia una gestión eficiente del agua en el centro norte de la Provincia de Santa Fe”.

La ocasión fue propicia para que se hablara a fondo de los graves eventos hídricos que entre 2016 y 2017 asolaron a la Provincia y para plantear, por parte de los productores, sus dudas por el impacto de las obras ya realizadas en Córdoba, que desembocarían en el Canal San Antonio, y respecto de las futuras soluciones para La Picasa. Asimismo, la necesidad de considerar también prioritarios los proyectos y políticas para la cuenca Vila-Cululú. Los tres oradores dieron lugar a las preguntas y exposición de inquietudes.

“El Presidente Macri ha tomado la decisión de priorizar las inversiones en infraestructuras que hagan a las soluciones estructurales, y también para los planes a 20 años que se acuerden (dentro de los comités de cuencas). Y estos planes tienen que incorporar novedades tecnológicas, que complementen las obras”, indicó el Ing. Bereciartua.

La apertura de la Jornada estuvo a cargo del presidente de la BCSF, Ing. Agr. Olegario Tejedor, quien planteó que “la situación hídrica le estaba quitando competitividad productiva a la provincia” y afectando “la rotación de capital dentro del territorio”. Actuó como moderador, el periodista Federico Aguer y en el auditorio tuvieron participación, la diputada nacional Ana María Copes, el diputado provincial Sergio Más Varela; integrantes del consejo directivo de CARSFE, como el Dr. Ignacio Mántaras, entre otros; y representantes de las distintas sociedades rurales de la región.

A modo de resumen, el Ing. Bereciartúa explicó el Plan del Agua y las principales políticas del gobierno nacional; el geólogo Tosolini expuso sobre los movimientos de las napas freáticas en la provincia y la importancia de que el productor tome decisiones considerando “el balance hídrico en su campo”; y el Ing. Juan Carlos Bertoni, además de reclamar la pronta sanción del proyecto de ley de Manejo de Agua en la provincia; se refirió a la participación Santa Fe en los comités de cuencas interjurisdiccionales, y a otras medidas en carpeta por parte del gobierno santafesino.

La actividad fue organizada por la Bolsa y Pautas Agromarketing. Antes de su iniciación, el director técnico del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, Lic. Rubén Walter, exhibió imágenes satelitales que mostraron los efectos de los eventos climáticos ocurridos desde diciembre del año pasado hasta nuestros días.

Planificación e inversiones

El subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Ing. Pablo Bereciartua, comenzó su exposición sindicando a la provincia de Santa Fe como “clave” dentro de la Argentina, por su incidencia cultural y productiva y también desde “un punto de vista hídrico, por sus problemas, muy complejos que resolver”.

Calificó al agua como “un recurso estratégico” y dijo dentro de los recursos estratégicos, se lo consideraba como “principal” en este siglo.

“Durante décadas, la Argentina ha invertido muy poco en infraestructura y tampoco ha tenido una planificación”, explicó el Ing. Bereciartua.

“La tasa de inversión en infraestructura fue de 2 puntos del PBI y se necesitará un período de varios años, con una inversión de 4, 5 y de 6 puntos del PBI para lograrla, como lo hicieron en su momento Corea y China, que no tenían infraestructuras y ahora sí cuentan con ella.

Plan del Agua

“Entre los planes principales definidos, está el Plan del Agua, que ha significado la licitación de proyectos por 37.000 millones de pesos en cuatro años”.

Las licitaciones están ordenadas en 4 ejes: agua y saneamiento; adaptación al cambio climático; grandes obras multipropósitos y programas de extensión de la frontera agrícola

Respecto de agua y saneamiento, el Ing. Bereciartua señaló que la Argentina presenta un gran atraso que lo está sufriendo la población más vulnerable del país. Prácticamente la mitad de ella, no tiene cloacas, más de 20 millones de habitantes no tienen cloacas.

“Para que la Argentina pueda llegar a tener la infraestructura de saneamiento con la que cuenta Chile, por ejemplo, el Plan estimó que se requiere una inversión de 21.000 millones de dólares, a fin de que toda la población pueda acceder al agua potable y el 75% de ella, cloacas”.

Bereciartua dio un ejemplo cercano y actual en la ciudad de Córdoba, en la que menos del 30% de su población no tiene cloacas.

“Nos tenemos que comparar con un país de ingresos bajos, con un país pobre, para encontrar una ciudad de más de 1.300.000 personas, y menos del 30% con cloacas. Argentina no es un país pobre y tampoco lo es la ciudad de Córdoba”, señaló. “Esto nos ha llevado a que prioricemos las obras de cloacas en Córdoba, con una inversión de 3.200 millones de pesos. Los trabajos comenzaron en diciembre pasado y su concreción total llevará 4 años. La Nación se hace cargo del 70% de la inversión”.

En cuanto al segundo eje, adaptación del territorio de Argentina al cambio climático, Bereciartua explicó que la Argentina no es un país gran emisor de gases efecto invernadero, ese porcentaje se ubica en el 0,69%, pero “sí sufre un altísimo impacto del clima en el territorio y en las ciudades. Santa Fe lo ha sufrido varias veces”, remarcó.

El funcionario estimó que entre el 90 y 95% de los efectos económicos producidos por el cambio climático, se han dado por el agua en la Argentina. “Estamos teniendo inundaciones inusuales en Comodoro Rivadavia, en Santa Rosa, en Lamadrid (Tucumán), entre otros lugares. El 2% del PBI está impactado por los problemas de inundaciones”.

Seguidamente, pasó a referirse al tercer eje: las grandes obras multipropósitos que se han priorizado para zonas áridas y semiáridas. “El 60% del territorio argentino es árido o semiárido y entre estas obras, están las grandes represas que se están poniendo en marcha”.

El último eje citado por Bereciartua fueron los programas de extensión de las fronteras agrícolas. Se prevé la incorporación de nuevas áreas de unas 4 millones de hectáreas a la producción.

“Con 17 gobernadores acordamos 49 áreas que nos permitirán incorporar, en una primera instancia, 1 millón de hectáreas. Se trata de obras como caminos, energéticas y de agua que se realizan entre la Nación y las provincias. Estas áreas serán administradas por corporaciones para el desarrollo, similares a la Corporación de Puerto Madero”

“El plan en su conjunto, implica 47 millones de dólares y es de largo plazo. Será un vector real para el desarrollo”, indicó el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación.

Bereciartua sindicó a las inundaciones como “componente crítico” y dijo que había que analizar lo que estaba sucediendo. “En 2016, recién asumido el gobierno, tuvimos el fenómeno El Niño y pensábamos que este año se tendría un fenómeno La Niña, pero las lluvias siguen”. Comentó la información que estaba recibiendo desde el embalse Río Hondo, que estaba a punto de ingresar en alerta roja.

Comités de cuencas

El Ing. Bereciartua dedicó parte de su exposición a indicar las políticas seguidas, y entre ellas, la primera la creación de los comités de cuencas.

“En estos meses de gestión hemos constituido cinco comités de cuencas con el máximo nivel institucional que nos permite la legislación argentina, es decir con el acuerdo de los gobernadores. Tres de esos comités refieren directa o indirectamente a la provincia de Santa Fe: el comité del Carcarañá, el de La Picasa y el de la llanura central pampeana del Río V”, explicó.

“Las políticas alcanzadas por las máximas autoridades de las provincias comprendidas en el seno de esos comités, son claves para poder decidir una inversión significativa”. En nuestro caso, está la convicción de aportar financiamiento, pero primero debe darse un acuerdo entre los representantes de los territorios, que son los gobiernos provinciales; y ese acuerdo debe ser firme y estar firmado en el seno de ese comité”, dijo Bereciartúa.

“Están en marcha las inversiones para estos comités; la más importante en proceso licitatorio es el Canal San Antonio. Se trata de una canalización en el límite entre Córdoba y Santa Fe, aguas arriba del río Carcarañá.

“La canalización comprende 160 kilómetros. Es una obra de 800 millones de pesos que será financiada por la Nación y pensamos que tendrá un impacto positivo para 500.000 hectáreas y 160.000 habitantes. Su propósito es ordenar el flujo de superficie y manejarlo ordenado por la cuenca del río Carcarañá. Hasta ahora, es el principal consenso alcanzado. Además, estamos financiando 11 obras en Córdoba, que se realizan según los consensos alcanzados.

“La Nación no impone una solución, sino que los acuerdos deben ser alcanzados por las provincias involucradas. Son los gobiernos subnacionales, los que tienen un mejor conocimiento respecto de lo que ocurre en sus territorios”, remarcó el funcionario.

“Hemos avanzado en las conversaciones para crear el comité de Cuenca del Vila-Cululú y también comenzamos a analizar la creación del comité de la cuenca Bajos Submeridionales, con Chaco. También se ha definido la realización el Acueducto San Lorenzo, con una inversión de 400 millones de pesos.

Hubo preguntas de los dirigentes de CARSFE sobre el rol de la Nación en los comités de cuencas inter-jurisdiccionales, porque se considera que obras que realiza Córdoba están agravando la situación hídrica santafesina.

“La Nación no le fija la agenda a realizar a las provincias; el Departamento Técnico verifica que los proyectos sean razonables; los proyectos deben ser consensuados por las provincias en el seno del comité; la Nación no puede resolver todos los problemas técnicos en el país y hay que considerar que los recursos naturales son federales”, indicó Bereciartua para decir luego, que además de financiar la obra (Canal San Antonio), “la supervisión de la inspección que hacen las provincia, la realizará la Nación”.

Tres factores

El Ing. Bereciartua marcó tres factores a tener en cuenta para enfrentar la situación:

1- Necesidad de una planificación en infraestructura real y sostenida en el tiempo.

2- Hacer una planificación para la matriz productiva en el territorio. “Nosotros consideramos que no la hay y debe realizarse en base a conocimientos sobre los cuales se pueda determinar qué actividades se pueden desarrollar y con qué frecuencia. Y cuáles son los riesgos que se deben asumir si se hacen esas actividades”, indicó el funcionario.

3- Clima y el cambio climático. “Hay muy poca información disponible en la Argentina. Nuestro país tiene 420 estaciones meteorológicas” y ninguna con información en tiempo real. “En Estados Unidos hay 40.000 instaladas y la mayoría funciona en tiempo real”.

Bereciartua explicó que “los fenómenos que estamos presenciando tampoco pueden resolver en un 100% en base a obras. Las obras deben proteger a ciudades donde están las personas y en segunda instancia, mitigar los riesgos de las economías regionales y de las áreas productivas”.

“Hay que combinar las obras que hacen falta, que no se hicieron y que hay que hacer, con las políticas para adaptar el territorio al clima, que están basadas en la información. Hace 20 años, las napas freáticas estaban a varios metros de profundidad, hoy están casi en la superficie y siempre existe un riesgo residual”.

Luego, como otras soluciones a considerar en profundidad, se refirió a los sistemas de seguros para que realmente “copien” el riesgo real que se está enfrentando.

Bereciartua puso como ejemplo la actividad de las reaseguradoras en Estados Unidos, con carteras de más de 200.000 millones de dólares, que reaseguran los eventos producidos por el clima, y explicó algunas alternativas financieras asociadas.

“En la Argentina tenemos seguros muy simplificados; que toman una parte del riesgo y otra no. Se deben explotar estos recursos también para asegurar el riesgo productivo”.

“Para que nuestra Pampa Húmeda sea productiva, en las próximas décadas tenemos que hacer las inversiones que hagan falta, como las que referí en Córdoba y el canal San Antonio, pero también debemos evolucionar hacia un sistema que tenga en cuenta la planificación; que tome en cuenta la información y la tecnología disponible. Hay que evaluar la posibilidad de adaptar el territorio a los riesgos”, precisó el subsecretario de Recursos Hídricos.

“Estamos dispuestos a financiar planes a 20 años en estos comités pero también se deberán definir las políticas a seguir en la práctica, para adaptar el territorio; disminuir los riesgos y potenciar los aspectos más positivos.

Finalmente, indicó que en el caso de la cuenca del Carcarañá las provincias de Córdoba y Santa Fe han definido obras y la Nación ha aceptado financiar su plan director. En el caso de La Picasa y el comité del Río V, todavía no se alcanzaron los acuerdos sobre los proyectos requeridos y continúan las reuniones.




Leer mas sobre