CRECIMIENTO Y DESARROLLO
Fortalecer la industria: una decisión ineludible
El investigador del Conicet e integrante del Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral, Ramiro Fernández, plantea un interrogante respecto de la voluntad política y de la capacidad del estado provincial y los actores económicos para recomponer el tejido industrial.
Por Lic. Exequiel Kay
Redacción
21/01/2004


El trabajo desarrollado por investigadores de la UNL, demuestra de qué manera se desencadenó un proceso de profundo deterioro de los tejidos industriales en la provincia de Santa Fe durante la última década, siendo estos una cuestión central para proyectar el crecimiento y desarrollo de una región.

En diálogo con El Cronista Regional, Fernández recordó que el estudio plantea una diferencia entre crecimiento y desarrollo. “Crecimiento -precisó- entendido como una expansión de los flujos del producto bruto geográfico de la provincia, específicamente, el producto geográfico industrial. Y desarrollo, como un proceso más complejo, que tiene que ver con los tejidos de producción, a su vez articulados a variables más estructurales como el desarrollo social, demográfico, etc. donde nosotros involucramos el empleo, el comportamiento de las migraciones, etc. Para pensar el desarrollo, la variable de los tejidos industriales es una variable relevante” aseguró.

“Demostramos que el comportamiento degradatorio de esos tejidos ayuda a explicar otros procesos importantes como el aumento de la tasa de desempleo en pleno crecimiento del producto bruto o el despoblamiento progresivo del norte (provincial) fuertemente asociado a la rotura del tejido industrial, y la generación de flujos migratorios, generalmente asociados a los recursos más jóvenes y mejor formados, de ese norte empobrecido a otras regiones”.

A partir de este análisis, Fernández fijó un planteo: “¿bastan solamente variables de carácter macroeconómico como los tipos de cambio o los ajustes fiscales, o es necesario pensar políticas públicas que estimulen el fortalecimiento de esos tejidos industriales?”. En ese sentido, explicó que en los 90 “la idea del mecanismo neoclásico que desarrollaría el mercado, determinaba que no requería de una implicación del Estado que genere estos estímulos para el tejido. Es decir, el mercado por la pura competencia generaría reacomodamientos y convergencias productivas. Sin embargo -advirtió- observamos como resultado una enorme destrucción del tejido industrial. Recomponer esos tejidos implica, más allá de ciertos ordenamientos macroeconómicos, una acción explícita a través de políticas públicas, de los espacios estatales con los actores industriales y productivos”.

-Por lo tanto, los índices macroeconómicos favorables de la coyuntura y el repunte de ciertos sectores productivos, no garantizan un desarrollo industrial...

-Si hay algunos signos “positivos”, para pensarlos en el largo plazo, necesitan de involucramientos y estímulos explícitos a nivel territorial de los actores económicos y estatales para consolidar esos tejidos. La fortaleza de esos tejidos permite pensar organizaciones del territorio, desarrollo e innovación, incorporación de valor agregado y empleo, etc. La pregunta es: ¿están el estado provincial y los actores económicos conscientes y organizados para desarrollar esa tarea?”.

“Como se dice vulgarmente, tiene que haber voluntad política pero también capacidades institucionales para emprender una empresa de esa magnitud” concluyó.