REGULARIZACIÓN DEL TRABAJO RURAL
Es casi nula la adhesión al Renatre en zona de quintas
La falta de requerimiento o tramitación de la Libreta del Trabajador Rural podría derivar en inspecciones con multas que oscilan entre los 1.000 y los 5.000 pesos por empleado no inscripto. Indiferencia por una herramienta que se reclamó durante años.
Por Lic. Exequiel Kay
Redacción
21/01/2004

En la zona de quintas de la provincia de Santa Fe, ha sido casi nulo el registro de trabajadores rurales.
Fuente: El Cronista Regional

La delegación Santa Fe Norte del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores confirmó a El Cronista Regional la casi nula adhesión a la Libreta del Trabajador Rural en el cinturón hortícola santafesino. “Sólo recibimos uno o dos formularios” admitió Luis María Mathieu, delegado de Renatre en la región.

Esta indiferencia tanto de los empleadores como de los peones de las quintas podría derivar próximamente en inspecciones con multas que van desde los 1.000 a los 5.000 pesos por cada empleado que se detecte sin libreta.

Resulta llamativo que después de años de reclamos y luchas por la implementación de esta valiosa herramienta, hoy los quinteros no se preocupen por regularizar la situación laboral en ese sector.

El Cronista Regional en sucesivas ediciones durante los últimos meses, acompañó este clamor frente a la dramática realidad que atraviesa la actividad hortícola. En mayo de 2002 bajo el título “La realidad del mercado laboral impone aplicar la Libreta del Trabajador Rural”, se advirtió el incumplimiento de la norma reglamentada hacia fines de abril de 2001. En octubre de 2002, se publicó el lanzamiento oficial del Renatre, mientras en noviembre se dieron a conocer con precisión las características de este documento.

En la actualidad, sería coherente con aquella postura que la actividad hortícola esté “blanqueada” para no lamentar a futuro dos cuestiones fundamentales: por un lado y en lo inmediato, evitar perjuicios económicos por multas. Y por otro, a largo plazo, detener el deterioro de la horticultura que retrocede año tras año en la región, revirtiendo paralelamente la cultura transgresora de las leyes -propia de los argentinos- y, particularmente, evasora de normas laborales e impositivas.

Mathieu recordó que en Santa Fe la única boca de expendio de formularios para la tramitación de la libreta es la filial local de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores de la República Argentina (UATRE), al margen de la prestación que la Sociedad de Quinteros hace de ese servicio para sus asociados (ver aparte).

En términos generales, el responsable de la Delegación Santa Fe Norte precisó que desde agosto de 2002 se entregaron en los departamentos del centro norte de la provincia, aproximadamente 14.000 formularios y que hasta comienzos de febrero se recibieron unos 6.000. Por lo tanto, el grado de adhesión alcanza alrededor del 40 por ciento, destacándose por su cumplimiento los sectores avícolas, lechero y agrícola de Esperanza, Rafaela, Pilar y San Justo, entre otros.

La inscripción permanece abierta, puesto que es un procedimiento permanente, vinculado al registro de cada relación laboral, cada nueva contratación y/o inicio de actividad.

Mathieu aclaró que aquellos que inicien ahora los trámites no sufrirán recargo por mora, teniendo en cuenta que la aplicación de la Ley Nº 25.191 comenzó el 1º de agosto de 2002 con la apertura de la inscripción para la Libreta del Trabajador Rural, cuyo cumplimiento es obligatorio desde el 1º de diciembre de 2002.

El Renatre ha establecido que la fiscalización del cumplimiento de la obligatoriedad del uso de este documento, será realizada únicamente por personal autorizado por el directorio del Renatre, personal que se identificará mediante la exhibición de credencial autorizante.




Leer mas sobre
Artículos relacionados