ANÁLISIS DE LAS PERSPECTIVAS AGRÍCOLAS
Trigo: siembra con pronóstico reservado
No hay consenso entre los analistas del sector agropecuario sobre la intención de siembra de trigo para la campaña 2003/2004. Mientras algunos prevén que el área sembrada caerá entre un 3 y un 5%, otros opinan que crecería un 15% respecto al año anterior.
21/01/2004

No hay consenso sobre la siembra de trigo para la campaña 2003/2004. Algunos prevén que el área sembrada caerá entre un 3 y un 5%, otros opinan que crecería un 15% respecto al año anterior.
Fuente: Archivo El Cronista Regional

Los trigos sembrados hasta el momento son los de ciclos más largos; habrá que evaluar si los productores que aún no han sembrado optan por los trigos de ciclo corto o si apostarán todo a la cosecha gruesa (maíz, soja de primera).

Las ventajas del trigo radican en que es el cultivo que requiere la menor inversión en insumos y permite hacer soja de segunda, mejorando las utilidades por campaña. Además, si bien el precio coincidente con la cosecha no superará los u$s 100, con el tipo de cambio actual en nuestro país, sigue significando para el productor un ingreso importante que da flujo de caja para fin de año.

Sin embargo, como aspectos negativos, en las últimas campañas ha sido un cultivo muy afectado por enfermedades como la roya de la hoja, la mancha de la hoja (o septoriosis), la mancha amarilla y la fusariosis de la espiga. Esto obliga a tener especial cuidado con respecto a la elección de cultivar en cuanto al ciclo y comportamiento sanitario, al sistema de labranza, a las rotaciones y al uso de fertilizantes.

Otro punto a tener en cuenta es el desequilibrio financiero que genera el tratamiento del IVA: mientras el productor recibe sobre la venta de su cosecha en concepto de IVA sólo el 2,5%, (el 8% restante es retenido automáticamente), debe pagar de su bolsillo un IVA sobre insumos del 21%.

Por último y no menos significativo, se sigue esperando que desde el gobierno llegue una respuesta en cuanto al tema de las retenciones que viene soportando el sector y que representan un peso cada vez más duro de sobrellevar.

Basado en sus experiencias, recursos y necesidades, será el productor quien tendrá que evaluar tanto los aspectos positivos y negativos aquí descriptos (más circunstancias y factores particulares), para tomar una decisión en cuanto al camino a seguir. Y que Dios y el clima ayuden.

Por Javier A. Lodigiani - Martillero Público Nacional. Mat. 820. Perito Recibidor en Cereales, Legumbres y Oleaginosos. Mat. 18602.