DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA
¿Qué son las incubadoras de empresas?
Las Incubadoras de Empresas son instituciones que aceleran el proceso de creación, crecimiento y consolidación de empresas innovadoras a partir de las capacidades emprendedoras de los ciudadanos. Su principal labor consiste en desarrollar la visión empresarial para que las ideas de negocio de los emprendedores se hagan realidad.
Por Gabriel Binetti
Redacción
21/01/2004

La presentación del concurso Ingeniosamente, de la Universidad Tecnológica Nacional -Facultad Regional Santa Fe-, orientado a captar ideas ingeniosas entre los jóvenes emprendedores.
Fuente: Gentileza UTN

Según la Asociación Nacional de Incubadoras de Empresas, Parques y Polos Tecnológicos de la República Argentina (AIPyPT), una incubadora es un espacio físico y un conjunto de servicios básicos compartidos por varias empresas en formación, que cuenta con un grupo técnico-administrativo que brinda servicios empresariales, de acceso a instrumentos de promoción y fomento y está estrechamente vinculada con un área académica o de I+D que aporta servicios científico-tecnológicos especializados y es fuente de ideas innovadoras.

Las incubadoras fundamentalmente realizan transferencias de know how y prestan servicios de distinto tipo a quienes se alojan en ellas. Algunos de los servicios que se brindan son: espacio físico para oficinas o laboratorios, asesorías profesionales, establecimiento de contactos para posibles alianzas o financiamiento, etc.

En cuanto a sus objetivos, las incubadoras pueden diferenciarse en: incubadoras de empresas de base tecnológica, incubadoras de empresas tradicionales (o productivas) e incubadoras mixtas, que albergan empresas de ambas características.

Un concepto relacionado es el de Parques Científicos o Tecnológicos. Se trata de iniciativas que aseguran una vinculación entre las organizaciones de Investigación y Desarrollo Tecnológico y el mundo de la producción y las empresas, con el apoyo de los poderes públicos, generalmente locales, para incrementar la competitividad de los territorios y las empresas incluidas.

Al igual que en el caso de las incubadoras, existen diversos modelos de Parques o Polos Tecnológicos: desde aquellos netamente científicos y académicos, hasta tecnológicos e incluso empresariales; los hay desde los que jerarquizan la valorización inmobiliaria de infraestructuras y terrenos hasta aquellos dirigidos a la generación de medios innovadores o la diversificación del tejido productivo o el relanzamiento de una zona industrial en declive; pueden estar circunscriptos a un área específica y cerrada o pueden tener por espacio de actuación a toda una ciudad, aglomeración o región; pueden tener un origen universitario, empresarial o gubernamental (la mayoría de las veces local); funcionan, además, bajo diversas formas: sociedades anónimas, fundaciones o figuras mixtas.




Leer mas sobre
Artículos relacionados