ADVERTENCIA DE APYME
Equidad redistributiva: la mejor reforma laboral
La entidad hizo algunas observaciones sobre la derogación de la ley de reforma laboral. Insistió que se considere el plan de Salvataje para las Pymes.
Redacción
28/02/2004


La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) se pronunció oportunamente por la derogación de la ley de reforma laboral cuya sanción, desde hace tiempo sospechada de fraudulenta, fue una de las exigencias que en el año 2000 planteó el FMI.

De igual modo que en aquel momento, la entidad sostuvo que las Pymes no van a generar nuevos puestos de trabajo sólo por modificaciones en las leyes laborales sin contemplar su problemática global, que incluya acceso al crédito, política tributaria progresiva, y otros temas fundamentales que hacen a la subsistencia del sector. “Nadie toma un nuevo trabajador si no lo necesita, y esa necesidad no la determina sólo el costo sino la posibilidad de producir, de vender, de contar con mercados y, por supuesto, de obtener rentabilidad” afirmó en un comunicado.

Asimismo agregó que la disminución sostenida del salario real desde 1990 coincidió con el aumento de la desocupación.

Esas opiniones continúan vigentes hoy, avaladas por la experiencia de la injusta distribución de ingresos, que se agravó desde la sanción de aquella ley.

Plan Nacional de Regularización Laboral

En relación con el recientemente implementado "Plan Nacional de Regularización Laboral", la entidad manifestó que si bien se trata de un conjunto plausible de medidas para evitar la informalidad laboral, “en las actuales circunstancias, su normativa coloca el carro delante del caballo. Sin rescatar previamente a empresas hoy en el borde de la subsistencia, puede llegar a profundizar el grave problema del desempleo. Por lo tanto, debería contemplarse la creación de un fondo de asistencia a las Pymes generado y administrado por el Estado con recursos que surjan de la implementación de una profunda reforma tributaria y previsional”.

Frente a la compleja situación actual, APYME solicitó se tome en consideración su proyecto de ley de Salvataje para las Pymes que contempla la crítica situación que las pequeñas y medianas empresas sobrellevan desde hace largo tiempo, y que la importancia del sector en la producción y el empleo sea tenida en cuenta en la realidad, más allá de los discursos.