INTA BALCARCE
Girasol: La cosecha empieza antes
El momento de la cosecha no tiene una fecha fija. Puede variar según múltiples factores. El productor, después de monitorear el cultivo y evaluar los diferentes daños, deberá tomar su decisión.
Estación INTA Balcarce
23/02/2005

El Ing. Facundo Quiroz, perteneciente al Grupo de trabajo de Girasol del Área de Agronomía de la EEA INTA Balcarce, advirtió sobre los cuidados que el productor debe tener antes de la cosecha del girasol. "Desde nuestra Estación Experimental siempre hemos resaltado la importancia que tiene una siembra correcta para el buen logro del cultivo. También hemos recalcado que se debe minimizar las pérdidas de grano en la cosecha".
Fuente: INTA Balcarce

El Ing. Facundo Quiroz, perteneciente al Grupo de trabajo de Girasol del Área de Agronomía de la EEA INTA Balcarce, comentó en este artículo sobre los cuidados que el productor debe tener antes de la cosecha del girasol:

"Desde nuestra Estación Experimental siempre hemos resaltado la importancia que tiene una siembra correcta para el buen logro del cultivo. También hemos recalcado que se debe minimizar las pérdidas de grano en la cosecha. Sin embargo en el período que va desde floración a la madurez fisiológica el productor tendría que tener algunos cuidados para no deteriorar la calidad y cantidad de producto que se recolectará.

La Isoca Medidora es una plaga que potencialmente puede producir daños importantes en las hojas. Pérdidas del área foliar, en los momentos cercanos a la floración, repercuten en el peso del grano y en el contenido de aceite. Para el manejo de esta plaga el productor tiene que monitorear el cultivo para evaluar la presencia y tamaño del insecto y los daños. En caso de ser necesario el control, se deben usar los insecticidas adecuados.

Cuando nos acercamos a la madurez fisiológica se producen algunos perjuicios que pueden llegar a impactar en forma directa en el producto. Primeramente vamos a referirnos a la podredumbre húmeda del capítulo causada por el hongo Sclerotinia sclerotiorum. Si bien este hongo penetra en floración recién comienzan a manifestarse cerca del estado de madurez fisiológica (aproximadamente 20 días antes de cosecha). El productor debe monitorear cada semana la aparición de los síntomas. En caso de una incidencia importante de esta enfermedad, puede desecar el cultivo adelantando la cosecha. Si esta práctica se hace en el momento adecuado repercute muy poco en los rendimientos y reduce el número de esclerocios (cuerpo de resistencia del hongo) que se recoge junto con la semilla y baja el valor comercial del producto.

Otros daños son los producidos por el consumo directo de los granos por cotorras, palomas ó pájaros. Este problema se da con mayor intensidad en cultivos de poca superficie con montes cercanos, pudiéndose convertir en un problema grave. Por otro lado, en zonas de mucho viento pueden presentarse problemas de caídas de plantas. La estimación de estos daños es fácil de calcular ya que éstos afectan directamente al producto de cosecha."




Leer mas sobre
Artículos relacionados