El Santafesino
Economía
CÓMO ENTENDER LA INSERCIÓN COMERCIAL DEL PAÍS HOY
Pobre desempeño de la Argentina en el comercio mundial

Más allá de que el comportamiento actual del sector externo nacional es muy positivo en sí mismo, cuando se compara esta performance con el desempeño de otros países de la región en los últimos años, nuestro país queda relativamente rezagado. Las claves del retroceso están en una escasa adaptabilidad a la demanda mundial, y en el fracaso para ganar inserción en los mercados más desarrollados.

Redacción El Santafesino
08/11/2006

Leer más sobre
comercio exterior
exportaciones nacionales
mercados internacionales
manufacturas
producción industrial



Mientras que en 1948 la participación argentina en el intercambio mundial ascendía a un 2,81%, actualmente ésta se redujo paulatinamente hasta el 0,39% actual, lo que implica una pérdida de participación de 7,2 veces. El coeficiente de apertura real fue descendiendo paulatinamente a lo largo de un siglo en el lapso 1890-1990, lo que revela que el país se fue cerrando progresivamente y perdiendo participación.

Detrás de este pobre desempeño puede verse, por un lado, una escasa adaptabilidad a la demanda mundial, ya que mientras el mayor dinamismo radicó en el comercio de manufacturas, nuestro país mantuvo su perfil agro-exportador; por el otro, en el fracaso para ganar inserción en los mercados más desarrollados, que pueden garantizar grandes escalas de comercio y alta estabilidad de la demanda.

Actualmente, y después de una etapa donde el saldo comercial argentino fue cambiando sucesivamente de signo, nos parece estar asistiendo a una nueva fase del sector externo, que se caracteriza por la sostenibilidad de un amplio superávit comercial, en un lapso que ya cumple cinco años de duración y en el cual las divisas generadas a partir de las exportaciones contribuyeron en buena medida al sostenimiento del actual modelo económico.

La principal razón por la cual se obtiene un saldo comercial tan favorable en la última etapa radica fundamentalmente en la robustez del comportamiento de las exportaciones, que casi se duplicaron (+75,4%) en cuatro años. Esto permitió compensar la lógica recuperación de las importaciones que, luego del desplome de 2002, comenzaron a aumentar aceleradamente, impulsadas por el crecimiento económico del país.

De esta manera, en los últimos años se observó un crecimiento importante de los flujos comerciales, en parte como recuperación desde la profunda crisis económica que vivió el país recientemente y un sostenimiento del amplio saldo comercial, sobre el cual puede decirse que están dadas las condiciones para que continúe prolongándose por varios años más en niveles altos.

El sector externo argentino en los últimos 50 años

Más allá de que el comportamiento actual del sector externo argentino es muy positivo en sí mismo, esta performance es menor con respecto a otros países de la región en los últimos años. Más aún si se toma como base de referencia un período de tiempo mayor, tratando de observar la estructura del sector externo argentino, y no solamente la coyuntura de los últimos años, queda expuesta cierta fragilidad real ante el escenario global del comercio.

Desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad, el comercio mundial se multiplicó 168 veces con gran dinamismo, especialmente en los últimos años. Sin embargo, mientras en 1948 la participación argentina en el intercambio mundial ascendía a un 2,81%, ésta se redujo paulatinamente hasta el 0,39% actual, lo que implica una pérdida de participación de 7,2 veces.

Si se analiza por décadas, la pérdida más importante de inserción se concentró en los años '50 y '60, coincidiendo con la etapa de industrialización sustitutiva, donde el país se cerró relativamente buscando desarrollar su producción industrial. Durante los '80, las exportaciones argentinas se desaceleraron notablemente, lo cual profundizó la pérdida de relevancia en el escenario mundial. La recuperación parcial en la década siguiente no fue suficiente para retornar a niveles superiores de participación en el comercio mundial. Finalmente, el crecimiento actual de las exportaciones apenas permite mantener el nivel de significación, y no incrementarlo.

Otra manera de observar el desempeño de nuestro país frente al desarrollo del comercio mundial es a través del cálculo del Coeficiente de Apertura de la Economía Argentina, que mide la significancia de los flujos comerciales (exportaciones más importaciones) frente al PBI. De esta manera, puede determinarse qué peso tiene el comercio en la actividad económica de la Argentina.

El coeficiente de apertura real fue descendiendo paulatinamente a lo largo de un siglo, entre 1890 y 1990, lo que revela que el país se fue cerrando progresivamente y perdiendo participación. A su vez, la recuperación parcial de los últimos 15 años se produjo fundamentalmente gracias al crecimiento de las importaciones durante la década del '90 y al crecimiento actual de las exportaciones e importaciones, que se recuperan a un ritmo mayor que el tamaño de la economía.

El peso de las manufacturas en el comercio mundial

Las exportaciones mundiales crecieron 434% en los últimos 25 años, una expansión muy importante que estuvo explicada sobre todo por el dinamismo observado en el intercambio de productos manufacturados (+608%), frente al comercio de productos agrícolas (+200%) y combustibles y minería (181%).

Frente a este escenario, el comportamiento de la Argentina en cuanto a exportaciones de productos manufacturados estuvo muy por debajo de la dinámica mundial y, por otra parte, no hace falta recordar que la plataforma exportadora del país no está asentada en la exportación de productos industriales.

La Argentina ganó lugar en el comercio mundial de químicos, automóviles y hierro y acero; aunque en este último rubro se produjo un marcado declive en los últimos dos años. Mientras tanto, el peso del país disminuyó en el resto de las ramas industriales. En los rubros mencionados la participación en el comercio mundial está muy por debajo del nivel de inserción general de la Argentina.

Por otra parte, la Argentina no pudo consolidarse como proveedor de los mercados más desarrollados, que son aquellos que ofrecen mejores posibilidades en términos de tamaño y estabilidad. Por el contrario, en los últimos 30 años, el país fue perdiendo peso en el comercio de los bloques desarrollados (que explican en conjunto casi el 92,5% del comercio mundial), a la vez que fue ganando participación frente a las regiones periféricas (7,3% del comercio mundial).

Mirar el futuro

En resumen, cuando se analiza el desempeño de la Argentina en el comercio internacional adoptando una perspectiva de largo plazo que permita obtener una interpretación estructural, se opaca el actual desempeño de las exportaciones y la reciente continuidad de importantes saldos positivos en el comercio.

Indudablemente detrás de estos resultados puede entreverse las consecuencias de la ausencia de una estrategia de inserción internacional, o al menos de una estrategia sostenida a través del tiempo. Esta carencia hace pensar que hacia adelante será necesario instrumentar un modelo de país en el cual la integración comercial y el comercio desempeñen un rol central, entendidos como herramientas fundamentales para acortar las brechas de desarrollo entre los países, expandir los niveles de producción nacional y acceder con fluidez a las tecnologías de frontera.

Fuente: Abeceb.com



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo

Artículos relacionados
Se incrementó la participación argentina en el intercambio comercial con países miembros del Mercosur
Crece la exportación argentina de productos industriales
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.