GANAN PARTICIPACIÓN LAS COLOCACIONES DE MEDIA-BAJA TECNOLOGÍA
Crece la exportación argentina de productos industriales
Un 73% de estos envíos tienen algún grado de manufacturación. Mientras que las exportaciones industriales crecieron un 61,1% en los últimos años, los productos no industriales lo hicieron sólo un 28,5%. La estructura exportadora aún sigue siendo relativamente concentrada en torno a sectores tradicionales.
Redacción El Santafesino
01/11/2006

La creciente participación de los productos industriales de Argentina en ventas externas constituye un hecho positivo, ya que indica que se estaría produciendo una desprimarización de las exportaciones, junto con un crecimiento del valor agregado incorporado en las mismas.
Fuente: Archivo

Es destacable que la Argentina muestre una buena performance en las ventas de productos industriales, ya que, por sus propias características, tienden a ser menos volátiles tanto en precio como en cantidades, al tiempo que contribuyen al desarrollo interno de tecnologías y conocimiento asociado a la producción de bienes con mayor contenido de valor agregado.

Dentro del rubro industrial, la categoría que mostró un mayor dinamismo fue la de las exportaciones de bienes con un contenido medio-bajo de tecnología, que creció un 85% en los últimos 5 años. La segunda categoría de mayor dinamismo fue la de los bienes de baja tecnología.

El crecimiento dentro de cada categoría de intensidad tecnológica se explica por la evolución de sólo uno o dos rubros industriales. Por lo tanto, la estructura exportadora aún sigue siendo relativamente concentrada en torno a sectores tradicionales.

La creciente participación de los productos industriales en ventas externas constituye un hecho positivo, ya que indica que se estaría produciendo una desprimarización de las exportaciones, junto con un crecimiento del valor agregado incorporado en las mismas.

Superávit y composición de las exportaciones argentinas, hoy

El superávit en el sector externo constituye uno de los pilares del actual modelo económico argentino. Su sustentabilidad adquiere, por lo tanto, una importancia vital para el Gobierno nacional. El país ya cumple cinco años consecutivos con un elevado superávit comercial y las señales internas y externas no indican que este escenario se revertirá en el corto plazo.

En este sentido, resulta importante analizar la composición de las exportaciones argentinas. Tomando los primeros ocho meses del 2006, las ventas externas se expandieron un 48,8% respecto de las registradas en el lapso enero-agosto de 2003. El motor principal en este período fueron las manufacturas de origen industrial (MOI), que crecieron un 87,8% y, en segundo lugar, se ubicaron las manufacturas de origen agropecuario (MOA), con un 52,1% de crecimiento.

De los 4 rubros anteriores, el que muestra mayor estabilidad en términos de precios y cantidades es el de las MOI, ya que tanto en los primeros ocho meses de 2006 como del 2005, ambos mostraron una tendencia creciente. Por su parte, los productos primarios son muy dependientes de la variabilidad de precios de los "commodities" en el mercado mundial y de la suerte climática que asista a la cosecha interna. Los precios de las MOA se muestran crecientes en el presente año, mientras que en el período enero-agosto de 2005 caían. Finalmente, los precios de combustibles muestran una expansión muy significativa este año, mientras que las cantidades se reducen paulatinamente en función de la escasa inversión local en proyectos de exploración de riesgo.

El contenido tecnológico de las exportaciones industriales

Con la intención de analizar pormenorizadamente las exportaciones argentinas de acuerdo al grado de contenido tecnológico que poseen, se procede a realizar una clasificación de los productos industriales en cuatro categorías de intensidad tecnológica: alta tecnología, medio-alta, medio-baja y baja.

De acuerdo a la clasificación efectuada, para el 2005 casi las tres cuartas partes (73%) de las exportaciones argentinas corresponden a productos industriales, lo que implica un aumento respecto del 2001, donde esta proporción ascendía a un 68%. Se consideran productos industriales todos aquellos que son sometidos a algún grado de procesamiento; por ello, quedan comprendidos en esta categoría las MOI, MOA y parte de los combustibles.

Aproximadamente, la mitad de las exportaciones industriales argentinas están concentradas en productos de baja tecnología; sin embargo, su importancia es bastante volátil de acuerdo al año del cual se trate. Lo que se puede concluir es que existe un avance sostenido y significativo de las exportaciones de productos de medio-baja tecnología desde la pasada década, la cual fue ganando lugar a expensas de los productos de alta y baja tecnología.

A su vez, los productos con tecnología medio-alta fueron perdiendo paulatinamente importancia, compensada por una recuperación parcial en los últimos años. A partir del 2003 comienza una recuperación en todas las categorías de intensidad tecnológica, con la única excepción de las de alta tecnología, que sólo experimentarían un crecimiento significativo este año, de acuerdo con las estimaciones realizadas.

Por otra parte, la única categoría que demostró tener un crecimiento continuo a lo largo de todo el período analizado fue la de bienes de tecnología medio-baja, que más que se triplicaron en los últimos 8 años.

Comparadas con el 2001, las exportaciones que más crecerán este año son precisamente las de este tipo de bienes, los que mostrarán una expansión en torno al 105%. Luego se ubican los bienes de baja tecnología, que crecerán 83%, los de medio-alta tecnología lo harán un 65% y, finalmente, los de alta tecnología un 36%.

El peso de los sectores tradicionales

El dinamismo se explica por las exportaciones de sectores tradicionales. En los últimos cuatro años, la fuerte expansión registrada en las exportaciones de bienes de tecnología media-baja se explica por el alto dinamismo de las exportaciones de coque, refinaciones de petróleo y combustible nuclear, que más que se duplicaron en el 2005 con respecto a 2001. Solamente este rubro representa la mitad de las exportaciones industriales con tecnología medio-baja. Otros rubros que también crecieron fuertemente en el período fueron Caucho y plásticos (+75,8%), Minerales no metálicos (+71,5%) y Metales comunes y sus productos (+62,9%).

El aumento de las exportaciones de productos de baja tecnología (63,9% en el período 2005/2001), se explica fundamentalmente por los alimentos, bebidas y tabaco, que crecieron un 75,1%, y además representan por su magnitud casi el 79% de las exportaciones totales de esta categoría. También crecieron dentro de la misma las exportaciones de madera, papel, edición e impresión, que se expandieron un 75,3%.

Las exportaciones de bienes de tecnología media-alta, que crecieron 46,9% en el período estudiado, fueron empujadas por los productos químicos (excluyendo farmacéuticos) y vehículos automotores, que aumentaron un 64,2% y un 48%, respectivamente, y entre ambos explican un 82% de las exportaciones totales de la categoría.

Finalmente, las ventas de productos de alta tecnología cayó un 4% entre el 2001 y el 2005, lo que se explica a partir de la caída en las exportaciones de la industria aeronáutica y aeroespacial, que se contrajeron un 62,8% y representan un cuarto de los envíos de la categoría. Por su parte, las exportaciones de la industria farmacéutica fueron las que compensaron la caída previa, ya que se expandieron un 17,5% y tienen una representación del 46% del total exportado por esta categoría

Durante el período 2001-2005, las exportaciones argentinas crecieron un 50,7%, superando la frontera de los U$S 40.000 millones. Y según la clasificación realizada en este trabajo, un 73% de las ventas correspondieron a productos industriales o manufacturados. Esta participación se ha incrementado en los últimos años, producto de una evolución diferencial de ambos agregados: mientras que las exportaciones industriales crecieron un 61,1%, los productos no industriales lo hicieron sólo un 28,5%.

Este resultado es en sí mismo positivo, ya que indica que se estaría produciendo una desprimarización de las exportaciones, junto con un crecimiento del valor agregado incorporado en las mismas.

Fuente: Abeceb.com




Leer mas sobre
Artículos relacionados