CRISIS ENERGÉTICA
¿Por qué no hay gas oil?
Cada refinería petrolera del país trabaja al máximo de su capacidad y sin embargo no hay gas oil que alcance para cubrir las demandas de la industria, el transporte y la generación eléctrica. El Ing. Luis Fredes, gerente técnico de ESSO Campana, disertó en la UNL sobre la actual crisis energética.
Redacción El Santafesino
07/06/2008


La falta de gas natural, la infraestructura de transporte, el crecimiento industrial y la ineficiencia en el consumo energético doméstico son factores determinantes para que hoy falte gas oil. En términos económicos es bastante simple, la demanda crece más rápido que la oferta por lo que la energía no alcanza.

“La demanda de diesel fue la que ha seguido el crecimiento económico de la Argentina, de alrededor del 6% anual. Este año la demanda es mayor a la producción y eso se ve con las cosechas”, explicó el Ing. Luis Fredes que se desempeña como gerente técnico de la refinería Campana de ESSO. El profesional expuso en la Primera Jornada “Crisis energética y alternativas renovables” organizada por la Secretaría de Ciencia y Técnica del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

“Las refinerías están en su máximo nivel sostenible de utilización. Cada vez que una refinería baja la producción por algún problema técnico, el país entra en crisis. Las políticas de los últimos tiempos no han alentado las inversiones de manera que en el corto plazo no estamos viendo que la producción local logre alcanzar esa demanda”, manifestó el experto de Exxon Mobil.

“El problema es que hemos distorsionado el mercado hacia el diesel desde los años ‘70, cuando las refinerías fueron diseñadas para hacer más nafta que diesel y hoy lo tenemos que dar vuelta”, señaló Fredes.

Si bien la concientización para un uso más racional de la energía puede ayudar a disminuir la demanda, hay un importante consumo industrial y una infraestructura de transporte que durante tres décadas se ha orientado hacia el gas oil. Un ejemplo claro es el desmantelamiento de la estructura ferroviaria y el reemplazo por camiones, decisión que, desde el punto de vista energético es ineficiente.

Producir electricidad

La escasez de gas natural implica un nuevo problema para el gas oil ya que se usa el diesel para abastecer las usinas eléctricas. Este es un proceso sumamente ineficiente por la diferencia entre los precios locales e internacionales de los combustibles. De acuerdo con los valores actuales, 1MW generado a partir de gas natural cuesta U$S 1,50, mientras que generarlo con gas oil cuesta U$S 35 el MW. Esta relación económica es insostenible.

“El gas oil en el surtidor cuesta $1,80; del cual la mitad son impuestos. Es decir que $0,90 es el valor del gas oil en la puerta de la refinería; esto equivale a U$S 0,30 en el mercado interno. En el mercado internacional vale U$S 0,90”, explicó el experto. “Como la producción de gas oil en el país está por debajo de la demanda, estamos importando a U$S 0,60 por litro de pérdida antes de impuesto”.

Del crudo al diesel

El crudo obtenido de los pozos es procesado en refinerías donde se descomponen las grandes moléculas de hidrocarburos para generar una amplia gama de productos. Manipulando los catalizadores que intervienen en el proceso puede alterarse la proporción en que se genera cada una de las sustancias, peor hay un límite en lo que se puede producir.

“Las moléculas se las puede romper a través del craqueo catalítico pero el mix de demanda de naftas y gas oil actual no está alineado con la capacidad de producción. La mayor corrida de crudo que hemos estado haciendo como consecuencia de una mayor demanda de diesel nos tira como sobrante fuel oil que se lo comen las generadoras eléctricas y otros productos. Cada vez dependemos más de las moléculas que menos tenemos”, indicó Fredes. En resumen, el menor nivel de producción y de disponibilidad de crudo hace que haya una tendencia a una dieta más pesada que limita el procesamiento.

“La demanda de naftas también creció muy por encima del crecimiento del PBI, alrededor del 15% anual y eso está atado a la venta de automóviles que es mucho mayor que el crecimiento del país. Debido a la escasez de gas natural, en los últimos años, la conversión que se venía dando de naftas a gas ha parado mucho y eso ha aumentado la demanda de naftas”, contó Fredes.




Leer mas sobre