PANORAMA ALENTADOR
El sorgo y sus múltiples posibilidades
De ser un cultivo rústico y poco valorado en los 90, el sorgo ha pasado a ser un cultivo estable con grandes posibilidades comerciales. La empresa Tobin Semillas presentó su programa de mejoramiento y un amplio portfolio de materiales en una demostración a campo donde quedó en claro su enorme potencial.
Redacción El Santafesino
11/04/2012

De ser un cultivo rústico y poco valorado en los 90, el sorgo ha pasado a ser un cultivo estable con grandes posibilidades comerciales. La empresa Tobin Semillas presentó su programa de mejoramiento y un amplio portfolio de materiales en una demostración a campo donde quedó en claro su enorme potencial.
Fuente: agroagencia.com

Basta con tomar el auto y salir a la ruta en cualquier parte del país para comprobar que el sorgo está de regreso. En principio porque la salida comercial del cultivo ha mejorado y se ha diversificado, y además por su resistencia al stress hídrico. Si uno analiza las zonas con menos lluvias de la Argentina va a encontrar sorgo. Desde hace 3 décadas este cultivo se siembra en regiones secas. Hoy, en muchos campos de la zona núcleo, donde se ve un maíz quemado no es raro ver al lado sorgos que darán entre 6.000 y 8.000 kilos.

Este panorama alentador se reflejó en los más de cien productores -entre ellos contingentes llegados desde Uruguay y Paraguay- que asistieron a ExpoTobin 2012, la primera muestra a campo de la empresa Tobin Semillas, realizada en su campo experimental de Gahan, localidad ubicada entre Arrecifes y Salto en la provincia de Buenos Aires.

La empresa hoy tiene 16 variedades diferentes de sorgo que conforman un gran abanico de productos para distintos fines y que se adaptan a diferentes ambientes y regiones. Poseen un programa de mejoramiento que realiza más de 15.000 cruzamientos de germoplasma al año y que incluye cinco etapas: creación, observación, doble proceso de evaluación y etapa pre comercial. Todo el proceso de desarrollo de nuevos materiales insume casi 10 años. En cada etapa crece la exigencia en calidad de información y por lo tanto se incrementa también la cantidad de localidades donde se evalúan los materiales. De igual forma, implica ir aumentando la cantidad de semillas de híbridos y semillas de los parentales.

Según explica el Ing. Patricio Tobin, responsable del área de Producción y Marketing, “cada variedad se desarrolla para dar respuesta a una necesidad específica del mercado. Hay un nivel de trabajo en investigación muy alto, con una red de ensayos en todo el país y que hoy se extiende hasta países limítrofes”.

Al respecto, el Ing. Martin Luders, responsable de Investigación y Desarrollo de Tobin Semillas, explicó que el sorgo tiene una gran variabilidad genética, al punto que permite múltiples usos: desde el grano, pasando por las energías renovables de distintas formas, hasta como reemplazo de la caña de azúcar por la fermentación de los jugos, lo cual abre un panorama inmejorable de desarrollo común y comercialización con los ingenios azucareros. “Además, estamos desarrollando la producción de biomasa para explotaciones de metano y otros productos. Algunos de nuestros socios en el desarrollo, como Sorghum Partners New Deal S.A. y Chromatin In, están aplicando tecnologías de estudios de ADN, lo cual nos permitirá avanzar más rápido en mejoramiento. A través de marcadores moleculares vamos a hacer el estudio genotípico y acelerar la selección. Con estas empresas estamos realizando experiencias de intercambio generacional, sembrando allá durante nuestro invierno y buscando sensibilidad de fotoperíodos en días largos, haciendo una serie de investigaciones que nos van a permitir mejorar aún más los materiales comerciales para Argentina”, afirmó Luders.

16 variedades a campo

Las recorridas por los lotes comerciales en ExpoTobin estuvieron a cargo del Ing. Víctor Tobin, Director de la compañía, quien explicó: “estamos atentos a las demandas del mercado para desarrollar las semillas que el productor necesita para seguir haciendo sorgo. En forrajeros el mundo es infinito. Para silo, sir ir más lejos, hacemos varias alternativas y el productor será quien defina qué le conviene en función de energía, fibra y digestibilidad. Por eso tenemos un programa muy amplio y tratamos de no encasillarnos en perfiles únicos”.

En el campo demostrativo de Gahan se presentaron 3 variedades comerciales para pastoreo: Talero, recomendado para manejos intensivos porque posee una altísima tasa de crecimiento inicial y en 40 días se puede tener el primer pastoreo con gran rebrote; Facón (rinde unos 70.000 kilos de materia verde por ha), que no florece y se recomienda para manejos extensivos porque tiene una ventana de aprovechamiento más alta ya que no se pasa y no pierde calidad, y las variedades BMR fotosensitivos, para producir carne y leche de alta calidad, ya que tienen baja lignina y altísima digestibilidad, como el TOB 171 BMR: la calidad de digestibilidad de este sorgo provee mucha más producción de leche y de carne que los forrajeros normales. Se puede comer cuando está a 60 cm, y a los 20 días ya tiene rebrote. En Bahía Blanca, con las condiciones climáticas adecuadas, esta variedad ha dado 4 rebrotes en el año, y en zonas semitropicales, como los campos de Paraguay, estos sorgos dan 5 o más cortes.

Para silaje se vieron 5 alternativas que van desde más producción de materia seca a más producción de granos, pasando por distintos niveles de contenido de azúcar. Esas variedades son: Padrillo -rinde unos 70.000 kilos de materia verde por ha- que produce gran cantidad de forraje en poca superficie y posee alto contenido de azúcar en tallo y hojas; Matrero, que rinde unos 50.000 kilos de materia verde por ha y se usa como diferido o para silo de planta entera, ya que por su alto contenido de azúcar mejora la fermentación láctica del silo; y TOB 80 SIL, que es una combinación perfecta porque es un granífero silero con nivel de producción de granos cercano a los 8.000 kilos y una producción de materia seca azucarada muy alta. Los dos restantes son los materiales doble propósito TOB 70 DP y TOB 71 DP -rinden entre 40.000 y 50.000 kilos de materia verde por ha- que pueden ser usados para ensilar o para cosechar grano. TOB 70 DP es un sorgo de muy alta producción de granos, puede dar entre 8.000 a 10.000 kilos y en cantidad de fibra puede promediar los 45.000 kilos.

Si el productor busca producir etanol, las opciones son los materiales más parecidos a la caña de azúcar por su alto contenido de jugo, alto contenido de Brics, y su capacidad de adaptación a diferentes condiciones de siembra. En caña, el Brics suele ser de 20% con una jugosidad de 50%; los sorgos Tobin están en un porcentaje de Brics de 18% y una jugosidad de 40%, y mejoran las variedades año a año. En sorgos graníferos se vieron ciclos largos y cortos, blancos, con y sin tanino, según cada necesidad. Por ejemplo, en zonas con problemas de pájaros recomendaron materiales con tanino.

El renacer del sorgo

“Me acuerdo que cuando arranqué el productor pensaba que todos los sorgos eran iguales, siempre me llamó la atención ese preconcepto que había y que aún perdura en muchos”, afirma Patricio Tobin. “En la década del 90 pocos lo sembraban y las empresas lo discontinuaban de sus modelos de negocio. Sin embargo hoy existe una calidad de trabajo, un nivel de mejoramiento del germoplasma y un paquete de tecnología aplicada al cultivo que nos permiten demostrar que el sorgo tiene inmensas posibilidades de comercialización y ventajas competitivas que lo reposicionan positivamente con respecto a otros los cultivos de grano grueso”.

En ese sentido, el Ing. Luders expresó: “después de ver la caída del sorgo, es una gran satisfacción ver este regreso del cultivo. Había gente que ya no sabía cómo sembrar, cómo fertilizarlo, con errores groseros en temas básicos como la densidad y profundidad de siembra. Sin embargo hoy el productor vuelve al sorgo con otra mirada y cada día pide mayor tecnología aplicada al cultivo”.

Al respecto, Víctor Tobin agregó: “el cambio radical del sorgo se ve en el pedido del productor que hoy busca tecnología. No quieren problemas de insectos por labranza cero y el principal limitante que tiene el sorgo es la maleza. Por eso se ha avanzado la genética y estamos desarrollando materiales con resistencia a hongos como roya, antracnosis o cercóspora. También estamos trabajando en materiales con resistencia al pulgón, que es la plaga que más afecta al cultivo, y para ello generamos diferentes biotipos de sorgos. Incluso tenemos un convenio con Syngenta para tratar semillas con sus insecticidas y fungicidas”.

Cierre con picado y silaje

ExpoTobin 2012 cerró con la posibilidad de presenciar a una jornada de picado con la participación del Ing. Agr. Gustavo Clemente, profesor de la Universidad de Villa María. “El silaje es un método de almacenamiento en húmedo donde a través de la actividad de microorganismos deseables -lactobacilus que producen ácido láctico- se acidifica el medio, lo que junto a la ausencia de oxígeno hace que el material se estabilice. En un silaje donde no entre agua ni luz se puede conservar el material picado por largo tiempo. Mientras más densidad, más va a durar la calidad del material ensilado. La variable que juega en todas las fases es la materia seca. Los estratos de humedad dentro de la planta son distintos. Para el sorgo la parte basal es donde se acumula el agua. En esa zona se concentra el potasio y el sodio, que son los que definen la presión osmótica. Y la parte de mayor contenido de materia seca es donde está la panoja, la parte superior”. En ese marco la empresa Becker Underwood presentó Lactosilo, un inoculante para silaje compuesto por bacterias y enzimas que se agregan en una mayor concentración, lo que logra una estabilización mucho más rápida del silo de sorgo.




Leer mas sobre