DOCUMENTAL
La salud en la ruralidad
El documental “Salud Rural” enriquece las retinas de todos aquellos que pudieron verla. El cine y la medicina se unieron de la mano de Arturo Serrano, médico en el pueblo de Santo Domingo, y Darío Doria, un realizador audiovisual de la capital de nuestro país. El documental dura 81 minutos y está presentado en blanco y negro.
Por Roy Stettler
Redacción El Santafesino
15/07/2016

El documental, que dura 81 minutos, está presentado en blanco y negro y sin música de fondo, cosa particular para los tiempos que corren.
Fuente: El Santafesino

De las uniones entre profesionales que se pueden pensar, creo que la que se obtiene a raíz de este documental es una utópica. El cine y la medicina se unieron en “Salud Rural” de la mano de Arturo Serrano, médico en el pueblo de Santo Domingo, y Darío Doria, un realizador audiovisual de la capital de nuestro país. Es una unión rara, pero la química que tienen es increíble. Arturo brinda tranquilidad y humildad, y refuerza la seguridad que tiene Darío para hablar de este audiovisual que fue llevado a cabo gracias al aporte del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales).

El documental, que dura 81 minutos, está presentado en blanco y negro y sin música de fondo, cosa particular para los tiempos que corren pero que brinda calma y transmite el silencio que abunda tanto en el pueblo de Santo Domingo como en cada pueblo de la provincia. Como bien dijimos, todo ocurre en los hogares de los pacientes o en el Hospital Rural Nº 24, el que cuenta con un pequeño quirófano, sala de rayos X, de partos, de internación transitoria y en el que trabajan dos médicos generalistas, tres enfermeras, un odontólogo, una técnica radióloga y una bioquímica, entre otros. Mostrado así, logramos dilucidar lo que es la vida de los SAMCo que abundan en el interior de Santa Fe.

Actor y Director

Arturo Serrano, ese médico rural que protagoniza este audiovisual representa a todos los profesionales que dejan parte de su vida, o su vida entera, para llevar adelante una acción que ayuda a todas las personas a sentirse mejor. Él atiende a sus pacientes, les controla la presión y les ajusta la medicación. Con maletín en mano sale cuando quien necesita de sus servicios no puede llegar al nosocomio. Cada consulta, cada visita, encierra una pequeña historia y, el conjunto de todas ellas, le da vida y color a “Salud Rural”.

El almanaque marcaba el año 1954 cuando Arturo nació en San Juan, estudió medicina en la Universidad Nacional de Córdoba e hizo la residencia en Santa Fe. Es especialista en medicina general y fue fundador y presidente de la Asociación Santafesina de Medicina General y Familiar como así también de la Federación Argentina de Medicina General. Desde el año 1986 trabaja en el Hospital de Santo Domingo hasta la actualidad.

Pasaron 15 años desde el nacimiento de Serrano para que Darío Doria naciera, promediando el año 1969 en la provincia de Buenos Aires. Estudió Diseño de Imagen y Sonido en la Universidad de su provincia natal. Es cameraman y director free lance, ya sea realizando comerciales o documentales. Entre sus trabajos más destacados se encuentran las 150 entrevistas realizadas a sobrevivientes de campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial para la fundación dirigida por Steven Spielberg llamada “Shoa Foundation”.

En noviembre del 2001 presenta su primer film documental llamado “450” que retrata la lucha de un grupo de jubilados que durante más de 10 años, todos los días miércoles, se reunían frente al Congreso de la Nación para exigir una jubilación digna. 10 años después presenta “Elsa y su Ballet” y, llegado el año 2014, filma y estrena el documental “Salud Rural”.

Relación utópica: punto de partida

Una de las últimas noches de otoño caía como las hojas que se desprenden de los árboles. En Santa Fe, más precisamente en el centro de la capital, no es posible divisar las hojas en el piso debido a los pocos árboles que habitan en las veredas inundadas de cemento. Pero ahí, en el lugar en donde la película se iba a proyectar, se podían patear un par de ellas. Sucede que se encuentra frente a la Plaza San Martín, o “Plaza de los Bomberos” como todas las personas que la caminan le dicen.

En el Colegio de Médicos de Santa Fe estaban Darío y Arturo, esperando con ansias el estreno en la capital. En diálogo con El Santafesino, el Director del audiovisual, comentó: “Conocí un médico rural en la Patagonia y me emocioné mucho por su trabajo, por cómo trataba a sus pacientes y cómo ellos enfrentaban sus enfermedades. Al enterarme que el profesional que había conocido en el sur de nuestro país había fallecido, puse en el buscador Google -aunque parezca irreal, fue así- `medicina rural argentina´ y el primero que apareció fue Arturo Serrano. Me contacté con él, viajé de Buenos Aires a Santo Domingo, lo acompañé un día entero para ver cómo era su trabajo y ese día pasó de todo, enfermedades, intentos de suicidios. Si tenía dudas de realizarlo, con ese día terminé de despejar todas las dudas”.

Arturo Serrano, protagonista del documental, al hablar acerca de cómo es Santo Domingo y de su trabajo, expresó: “Mi pueblo es tranquilo hasta ahí nomás, los que trabajamos en el ámbito de la salud no paramos nunca, si alguien se enferma uno tiene que estar ahí ya que no es como en la ciudad que hay guardias a toda hora”. Cuando habla Arturo, de una u otra manera te hace recordar a tu médico de confianza, es imposible que no te toque una fibra íntima de contención y afecto cuando explica cómo vivió todo el proceso, desde el inicio del proyecto hasta el final. Haciendo referencia a esto, el Dr. Serrano explayó: “No viví el documental con demasiada ansiedad ya que Darío Doría es una persona con mucho tacto y eso te da seguridad. Te brinda afecto y contención y eso ayuda mucho. Mientras él filmaba yo hacía mi trabajo y por eso se logra ver que todo es muy natural en el documental. Logró destacar la humanidad de los actos en lo que concierne al ámbito de la salud”

Estrenos y vivencias

“Cuando vi el estreno fue un impacto enorme, ya que verse grande en la pantalla es raro. Te conmueve, te hace sentir diferente pero no tengo palabras para poder definir esa sensación. La primera vez que la vi fue en Mar del Plata, con todos los jurados y los críticos de cine viendo el documental, te genera un poco de presión ya que no soy de este ámbito, pero me gustó conocerlo y fue una sensación agradable”, comenta Arturo haciendo referencia a la primera vez que vio el documental.

Antes de ser estrenado en el lugar en donde nació y maduró, se realizó una proyección con los pacientes que participaron del audiovisual para saber si estaban conformes con los materiales utilizados en “Salud Rural” y, tanto Doría como Serrano, obtuvieron una satisfactoria devolución. En Santo Domingo, el día del estreno no fue un día más. Alrededor de 500 personas participaron de la proyección y todos quedaron encantados con el material terminado.

Al hablar de cómo se realizó el documental, Doría explica: “La filmación se hizo entre dos personas, a una cámara y siempre acompañando a Arturo. Entrábamos a la casa, colocábamos el trípode, prendíamos la cámara y comenzábamos a rodar todas las consultas del paciente para con el doctor. Estamos eternamente agradecidos a los pacientes ya que ellos siempre estuvieron predispuestos para que entremos a algo tan íntimo”.

Para finalizar, el Dr. Arturo Serrano, puntualizó: “Es un reconocimiento al médico rural, a todos los que estamos invisibilizados. Los habitantes de los pueblos estamos un poco excluidos ya que no tenemos las mismas posibilidades que tienen aquellos que viven en las grandes urbes. Algunos servicios son buenos, otros mediocres y otros son escasos. Lo que refleja muy bien la película es que con pocos recursos desde los pueblos se puede brindar buena salud, quizás no con la tecnología de las ciudades, pero sí con mucha calidez y contención”.




Leer mas sobre