TIENE UN RESERVA DE FLAMENCOS
Laguna Añapiré: un embrión turístico que hay que alimentar
Está ubicada en Campo Andino, 60 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe, y posee una excepcional reserva de flamencos australes. Un tesoro natural que ya está a salvo, pero merece una jerarquización. Los niños del lugar, ya iniciaron el camino con un ejemplo de concienciación.
Por Lic. Exequiel Kay
Redacción El Santafesino
18/11/2016

Los flamencos australes son la gema rosa brillante que resalta entre cientos de aves autóctonas.
Fuente: El Santafesino

Los flamencos australes son la gema rosa brillante que resalta entre cientos de aves autóctonas de un sitio que dista en apenas 60 kilómetros de la ciudad capital de la provincia de Santa Fe, representa unas 8 hectáreas y guarda uno de los tesoros más preciados de la fauna argentina.

En medio de un silencio inquietante, postales camperas trazan el marco de un lugar turístico con marcado potencial y que ya tiene a sus primeros visitantes. Miles de flamencos australes llegan cada año para completar la alimentación de sus crías y “pasar” el invierno en estas latitudes, más benévolo que las altas cumbres cordilleranas.

La mirada atenta de habitantes de estas zonas de lagunas y bañados, permitió poner a salvo a estas preciosas aves con un llamado de alerta. El estruendo de las escopetas cambió por sigilosos vigías, que con sus binoculares siguen su paso cansino y sus movimientos danzantes. Una gesta ecológica que tuvo como protagonista a guardafaunas provinciales, quienes completaron el alerta ciudadano con la puesta en marcha de un proyecto de preservación.

Es en este contexto como surge el programa Custodios del Territorio, una iniciativa destinada a la conservación de humedales que se inicia en la Provincia de Santa Fe y que tiene en el pequeño pueblo de Campo Andino uno de sus principales espacios de acción. Allí, con la asistencia de la Universidad del Centro (Unicen) se desarrolla un trabajo de concientización que semanas atrás salió a la luz en una sencilla pero enriquecedora presentación.

La posta

El patio de la Escuela Nº 33 José María Cafferatta de Campo Andino se vistió de fiesta en una clara mañana primaveral. El escenario donde se exhibieron trabajos manuales de los niños fruto de la tarea conjunta con sus docentes. Aves autóctonas, mapas y descripciones, colgantes alegóricos, rodearon una hermosa maqueta con pequeños flamencos que obraron de suvenires.

“Desde el programa Custodios del Territorio nos invitaron a participar este año en función del aumento de la población de flamencos rosados en la laguna que tenemos a pocos metros de nuestra propia escuela”, dice Viviana Pérez, directora del establecimiento.

Este espacio natural privilegiado inspiró a los alumnos en un primer avistaje que hicieron como una de las actividades iniciales del presente ciclo lectivo. La temática permitió vincular a todas las áreas para el trabajo en el aula, del cual participaron todos los niveles, desde el inicial a séptimo grado.

Por su parte, la Comuna de Campo Andino brinda su apoyo para una actividad que adquiere una trascendencia inusitada. “Nosotros no éramos conscientes de la importancia que tenía esta reserva natural”, apunta el presidente comunal, Néstor Moser, quien manifiesta su compromiso con los guardafaunas –dependientes del Ministerio de la Producción- que hicieron punta en el tema. Ahora, los fines de semana, cientos de visitantes “revolucionan” el pequeño poblado de 300 habitantes para observar a los dóciles flamencos.

La autoridad local plantea que será necesario un aporte del sector privado para brindar la infraestructura que permita atender esta demanda. Mientras tanto, desde el sector público, se garantiza la limpieza del predio –había un basural a cielo abierto- y se mantienen las gestiones para mejorar la accesibilidad no sólo al lugar sino al pueblo.

A Campo Andino se accede desde la Ruta Provincial Nº 2 en Laguna Paiva, a través de un camino rural no ripiado que padece un deterioro crónico producto de las crecidas y las lluvias. Son 15 kilómetros que en un punto atraviesa el arroyo Aguiar y que ahora está siendo acondicionado desde la planta urbana por la Dirección de Vialidad.

Una herramienta

El programa Custodios del Territorio surgió a partir de la inquietud de una docente de La Brava –departamento San Javier-, que llamó la atención ante la indiscriminada cacería de aves en la zona. Encontró eco en personas idóneas provenientes de la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires quienes articularon una acción con la Administración de Parques Nacionales.

Sebastián Lovera, guardafauna de la provincia de Santa Fe, es uno de los protagonistas de esta historia que, junto a otros colegas, escribe desde hace cinco años en Campo Andino. “Logramos amalgamar dos acciones: la preservación de las aves y la inserción del programa en la escuela de esta localidad”, introduce.

El programa en Campo Andino está en pañales pero estuvo precedido por una tarea de prevención loable. “Logramos que los cazadores desaparecieran. Cambiamos los estruendos de las escopetas por los binoculares y las cámaras fotográficas”, dice en una síntesis que refleja la importancia de la intervención, que además tuvo como protagonistas a la policía y a las autoridades comunales.

Las lagunas están incluidas en este humedal salobre que abarca una superficie de 50 hectáreas en el noreste del departamento La Capital en confluencia con San Justo. Limita al norte con la Ruta Provincial Nº 62 y al sur con la localidad de Arroyo Aguiar. En tanto, la laguna, tiene 8 hectáreas alimentada por agua de vertiente, y es el lugar elegido por los flamencos australes para el engorde de los pichones.

Luego de la puesta, estas aves recorren unos 2.000 kilómetros desde la puna cordillerana y se instalan en Campo Andino entre marzo y octubre para alimentar a sus crías. Pasan de aquellos espejos de agua que se congelan a este sistema de lagunas donde hay suficientes microorganismos para engordar a los pichones. “Este nuestra zona encontraron tanto el alimento como la tranquilidad”, resumen Lovera.

Miles de flamencos australes

De acuerdo a un censo de aves a cargo del Centro de Observadores de Aves (COA) de la ciudad de Santa Fe, en 2015 se contabilizaron 5500 flamencos australes, cantidad que comprende además 34 especies, y una totalidad de 7000 aves en general.

Durante la presentación en Campo Andino, estuvieron presentes además de las autoridades mencionadas, la Médica Veterinaria Andrea Caselli, de UNICEN, el reconocido ornitólogo santafesino Martín de la Peña, el guardafauna Juan Martín Mastropaolo, el concejal de la ciudad de Recreo Eduardo Dovis, y el referente del Inta AER Monte Vera, Javier Dellamónica.




Imágenes relacionadas

El patio de la Escuela Nº 33 José María Cafferatta de Campo Andino se vistió de fiesta en una clara mañana primaveral.
Fuente: El Santafesino

Leer mas sobre