PARA ALEJARSE DE LA RUTINA
Naturaleza que se siente
Pura Isla Camping en Sauce Viejo ofrece un espacio natural sorprendente para “desconectarse” de la rutina un fin de semana y durante todo el año. El solo hecho de ingresar desde Ruta Nacional Nº 11 –a la altura del kilómetro 448- y comenzar a palpar el aire costero en nuestros rostros, ya dice algo. Ayuda a dibujar una sonrisa.
Redacción El Santafesino
11/09/2017

Pura Isla Camping en Sauce Viejo ofrece un momento recreativo en familia, en pareja o con amigos. Frondosa arboleda, bajada al río y playa.
Fuente: Exequiel Kay

La naturaleza es un mundo de colores y sonidos. Pero también un filtro para la rutina que alimenta el corazón y el espíritu. Difícil de explicar con palabras. Se siente. Y el camping Pura Isla es eso, naturaleza que se siente.

El solo hecho de ingresar desde Ruta Nacional Nº 11 –a la altura del kilómetro 448- y comenzar a palpar el aire costero en nuestros rostros, ya dice algo. Ayuda a comprender que estamos fuera de nuestro mundo rutinario y dibuja una sonrisa.

Es la alegría de saber que se viene a descansar. Un momento recreativo en familia, en pareja o con amigos. Frondosa arboleda, bajada al río y playa, una flamante pileta que será inaugurada muy pronto, son algunos de los factores que hacen de este lugar, un paraíso muy cerca de la ciudad.

Parcelas bien delimitadas, parrilleros e instalaciones eléctricas adecuadas, sanitarios en correctas condiciones, buena atención desde la entrada misma y un buffet muy completo, facilitan todo al visitante, que apenas llega, ya se siente cómodo. “Dormis” o espacio suficiente para casas rodantes, según el placer de cada uno, son dos alternativas más en Pura Isla.

Este es un emprendimiento familiar genuino y eso se nota en la dedicación que ofrecen sus responsables. “Nos nace ese sentido de pertenencia que tenemos desde chicos, cuando veníamos a la quinta del abuelo en Sauce Viejo y desde entonces sabíamos que esta localidad tenía un potencial enorme. Hicimos una inversión y en familia logramos esto que hoy puede disfrutarse”, rememora Federico Cauzzo, quien junto a sus padres es artífice de este emprendimiento.

Las palabras de Cauzzo quedan refrendadas cuando uno visita el lugar. Domingo con sol a pleno, camping lleno, pero reina la tranquilidad. “La familia, los amigos, disfrutan siempre relajados este lugar. Pájaros, el río, aire puro, inmejorable”, se entusiasma y contagia este emprendedor, quien no quiere dejar de mencionar otro aspecto sensible a su filosofía: el cuidado del medio ambiente.

Por caso, los sanitarios tienen agua caliente mediante termotanques solares, pero también se protegen las islas, a las cuales se puede cruzar con un servicio que ofrece este camping. “Concienciamos al visitante sobre la necesidad de mantener limpio, y cuidar la flora y la fauna”, señala Federico, mientras –con total seguridad- los niños suben y bajan a la costa con sus mojarreros.

La vedette de la próxima temporada será la pileta. “Nos estaba faltando este servicio al visitante para que el camping esté completo” reconoce respecto de un salto de calidad que tendrá Pura Isla para la temporada estival. “Esta idea surgió de escuchar la demanda de los clientes. Los visitantes quieren bañarse en el río pero estamos en un sector donde no se puede ingresar”, advierte.

Pura Isla ya está en la agenda de los vecinos de los pueblos circundantes a la Autovía 19, desde San Francisco hacia Santa Fe, de la ciudad de Rosario y el corredor de la Ruta Nacional Nº 11 pero también de los pueblos de Las Colonias, Castellanos y San Jerónimo. Ostenta un lugar estratégico. “Cerca” de muchos lugares. Pero guarda un secreto que hay que ir a descubrir: ese estado único que surge de la combinación del río, los aromas de la costa, el canto de las aves y el aire puro.




Imágenes relacionadas

Pura Isla ya está en la agenda de los vecinos de los pueblos circundantes a la Autovía 19, desde San Francisco hacia Santa Fe, de la ciudad de Rosario y el corredor de la Ruta Nacional Nº 11 pero también de los pueblos de Las Colonias, Castellanos y San Jerónimo.
Fuente: Exequiel Kay

Leer mas sobre