El Santafesino
La Región
INUNDACIONES POR LLUVIAS
Santa Fe y la región soportan registros pluviales históricos

Para la ciudad capital, febrero de 2010 ha sido el más lluvioso de los últimos 100 años. Con 355,8 milímetros de agua caída superó el récord del siglo registrado en 1973 con 315 milímetros. Los pronósticos hablan de importantes lluvias desde ahora, hasta abril inclusive. Santa Fe, un punto neurálgico del problema. Los pueblos de la zona, ante una nueva realidad.

Redacción El Santafesino
05/03/2010

Leer más sobre
registros pluviales
emergencia hídrica
pluviómetros


  Para la ciudad capital, febrero de 2010 ha sido el más lluvioso de los últimos 100 años. Con 355,8 milímetros de agua caída superó el récord del siglo registrado en 1973 con 315 milímetros. Los pronósticos hablan de importantes lluvias desde ahora, hasta abril inclusive. Santa Fe, un punto neurálgico del problema. Los pueblos de la zona, ante una nueva realidad.
Fuente: El Santafesino

Las obras que no se hicieron, será imposible hacerlas. Se podrán llevar a cabo rectificaciones, o alguna acción no menor como la limpieza de desagües y canales tanto urbanos como rurales. Santa Fe y la región deberán afrontar esta emergencia que puede tener su pico en abril con lo que tienen. Al margen, por supuesto, de evaluar hasta donde sirvieron las experiencias de 2003 y 2007, sin desconocer los rasgos impredecibles de fenómenos climáticos como los actuales.

Febrero terminó como el más lluvioso de los últimos 100 años. El dato, proporcionado a la prensa por el licenciado Enrique Rodríguez, del Centro de Estudios Meteorológicos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral, confirma la magnitud de la emergencia hídrica. Con estadísticas que datan de 1901, se puede asegurar que este febrero superó al febrero de 1973, cuando se habían registrado 315 milímetros. El actual concluyó con 355 milímetros.

Los pronósticos son preocupantes. Marzo empezó con buen clima, pero se esperan lluvias con un pico máximo en abril. La altura actual de los ríos en la región, son otro componente que no puede soslayarse. Recordemos que la “racha negativa” comenzó allá por noviembre, cuando se empezaron a registrar tormentas de fuerte intensidad y precipitaciones de importancia.

Registros históricos

Hasta mediados de febrero, el registro histórico de lluvias había sido superado en 200 mm. en la ciudad de Santa Fe, tomando un parámetro desde diciembre de 2009. Entre la noche del 19 y 20 de febrero, la intensa lluvia de 198 milímetros terminó por romper todos los récords. Todas estar marcas superan ampliamente los registros de los últimos 10 años para esta época del año.

Los pluviómetros instalados por el Gobierno de la ciudad en diversos distritos de la capital santafesina registraron que la lluvia caída durante diciembre de 2009, enero y la primera quincena de febrero supera en 196 mm el promedio histórico de precipitaciones de la última década, durante los mismos meses. Mientras que la media histórica -durante los 75 días mencionados de los últimos 10 años- fue de 377,64 milímetros, en el último mes del año pasado y en lo que transcurrió de 2010, las precipitaciones llegaron a 573,7 milímetros. De sumar aquellos casi 200 mm. de la segunda quincena, el registro trepa a casi 800 mm.

A su vez, las precipitaciones del mes de diciembre estuvieron a punto de duplicar el promedio histórico. Los pluviómetros ubicados en el Hospital de Niños, Alto Verde, Jardín Botánico y la Base Arizu, registraron un promedio de 276,7 milímetros, mientras que el registro histórico de ese mes es de 141,2. Es decir que durante el último mes de 2009 cayó sobre la ciudad casi el doble de agua que en diciembre de los últimos 10 años.

Por su parte, durante el primer mes de 2010 el agua caída superó a penas el promedio histórico: los registros del Gobierno de la ciudad indican que durante los 7 días en los que hubo precipitaciones, el promedio de lluvia fue de 117 milímetros, mientras que la media registrada en enero durante la última década es de 108,44 milímetros.

Sector por sector

Según explicó Eduardo Madariaga, director de Gestión de Riesgo del Gobierno de la ciudad, la posibilidad de equiparse tecnológicamente ayuda a anticiparse a los fenómenos naturales que estamos presenciando. “Desde el inicio de la actual gestión se trabajó intensamente en instalar una red de pluviómetros propia para poder tener un conocimiento cabal y en tiempo real de cómo se comporta la lluvia dentro de la ciudad. Como se ve en los últimos años, la lluvia cae en forma dispersa con distintas intensidades y distintos volúmenes”.

En esa línea el funcionario agregó: “La tecnología que adquirimos nos permite monitorear desde el Centro de Operaciones qué cuenca está recibiendo más aporte del agua, cómo se comporta el sistema, e inclusive, a través de la Línea de Atención Ciudadana que tiene el Municipio (0800-777-5000), podemos direccionar los reclamos que recibimos y verificar dónde se establecen las mayores demandas o interferencias en los desagües”. En ese sentido, anticipó que los registros recopilados por los pluviómetros se podrán consultar próximamente en la web del Municipio: www.santafeciudad.gov.ar. La información estará disponible para cualquier persona que desee consultar los datos.

Los especialistas en climatología coinciden que durante el verano y parte del otoño el fenómeno conocido como El Niño no dará respiro, ya que producirá más lluvias de lo normal en la alta cuenca del Plata. Además, desde mediados de la primavera se están registrando las crecidas del río Uruguay y, sobre todo, del Paraná.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo

Artículos relacionados
Afrontar la emergencia hídrica con mayor integración regional
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.