SAN JERÓNIMO NORTE
20 años de metalmecánica
Germán Nanzer, titular de Tecno-Campo realizó junto a El Santafesino un recorrido sobre los inicios de esta exitosa pyme metalmecánica. Habló además sobre las maquinarias e implementos que la firma le ofrece a los productores de la región.
Redacción El Santafesino
09/06/2011

Germán Nanzer, titular de Tecno-Campo realizó junto a El Santafesino un recorrido sobre los inicios de esta exitosa pyme metalmecánica. Habló además sobre las maquinarias e implementos que la firma le ofrece a los productores de la región.
Fuente: El Santafesino

Cuando uno habla de empresas fabricantes de sembradoras, tractores, cosechadoras, implementos y maquinaria agrícola lo primero que se le viene a la mente es la región sur de la provincia. Localidades como Armstrong, Las Parejas, Firmat, Las Rosas y entre otras, conforman el verdadero Cluster de la maquinaria agrícola santafesina.

Pero aunque no sea tradicional, también en el Departamento Las Colonias, se puede encontrar una empresa de este tipo que lleva cerca de 20 años fabricando implemento agrícolas para los productores tamberos y ganaderos de la zona. En San Jerónimo Norte, se encuentra la firma Tecno-Campo, pionera en la región y en constante crecimiento a pesar de los vaivenes en que se fue sumiendo la actividad en estos años.

La historia de Germán Nanzer, dueño de la empresa, arranca en la década del 80’ cuando se largó a estudiar ingeniería. “Tenía dos opciones: me quedaba en San Jerónimo ó me iba a trabajar a Armstrong para Crucianelli y Erca. Yo no me quería ir del pueblo. Para poder comer me puse a dar clases -cosa que me gusta mucho- y también alquilé un galpón compre una soldadora, un par de herramientas y comencé con la fábrica”.

Luego de varios años sobre todo en los primeros, “como el local que alquilaba era muy chico para sacarla máquina afuera tenía que desarmarla y volver a armarla para después pintar”, era toda una aventura y puro sacrificio. Gracias a la ayuda de su padre y hermanos logró de apoco ir armando una estructura propia.

Regando la zona tambera

Los implementos fabricados por Tecno-Campo tienen como mercado la zona del departamento La Capital, Las Colonias y parte de Castellanos. “Trabajamos esencialmente en un radio de 60 a 70 kilómetros, es decir San Jerónimo Norte, Humboldt, Pilar, San Carlos, Felicia, Sarmiento, Progreso, Esperanza; Franck, San Agustín, Matilde, Recreo y Monte Vera, entre otros”, anunció.

Gracias al repunte que viene registrando la ganadería y la lechería desde principios de 2010, la empresa logró vender y colocar el año pasado unas 65 palas frontales, convirtiéndola en la “vedette” de la firma. “Para cada tractor hay que hacer un sobre chasis especial. Somos uno de pocos que hacemos este trabajo. Nuestras palas tienen la ventaja de poder sacarlas en muy poco tiempo, estamos muy conformes con las buenas críticas que recibimos del producto en cuanto a calidad y precio”.

Otro de los atractivos que tiene Tecno-Campo es estar radicado cerca de la zona donde coloca su producción y cuando el productor tiene un inconveniente no debe recorrer muchos kilómetros para solucionar el problema. “Cuando hay que hacer algún arreglo el productor no pierde mucho tiempo. Hace unos años cuando cayeron significativamente las ventas, mientras fabricábamos reparábamos maquinarias de otras marcas, pero por suerte hoy con la gran demanda que tenemos decidimos solamente atender y arreglar los implementos de nuestros clientes”, sostuvo Nanzer.

El Mixer y la estiercolera

Otra de las herramientas que mostró un buen ritmo de venta fueron los mixer, en 2010 Tecno-Campo logró ubicar más de 15 en la región. “Esta es una herramienta que tiene mucho desgaste, algunas duran dos ó tres años y otras un poco más depende el uso. Duran determinado tiempo por los espesores de chapa, el mixer al tener mucho desgaste si los espesores son finos duran muy poco”, dijo el titular de la firma.

Al ser una herramienta de uso constante y gran desgaste la mayoría de las veces se rompen cuando el productor está trabajando, con el mixer lleno y los animales esperando para comer. “He tomado como parte de pago un mixer de otra marca y lo vamos a guardar. Decidimos no venderlo para poder prestarle otro servicio al productor, es decir cuando a un cliente nuestro se le rompa el mixer -al ser implementos grandes, pesados y lleva días repararlo- para cubrir ese bache le vamos a prestar uno de los mixer para que pueda continuar con su tarea habitual”, comentó.

Por otra parte, el año pasado la empresa “valesana” presentó en el mercado un nuevo implemento, la estiercolera. Según un informe del INTA, un productor que tenga 100 vacas en el tambo produce en un año alrededor de 45 mil dólares de fertilizantes, que en la mayoría de los casos termina en una zanja o en una cava contaminando las napas, proliferando roedores y moscas.

Nanzer aseguró que si los productores usaran la estiercolera cada 8 ó 10 días, en meses pagan la inversión. “Esta zona, según estudios del INTA, tiene alrededor de 10 partes por millón de fósforo, usando la estiercolera durante dos años en ese potrero se lo puede llevar a casi 30 partes por millón, que sería lo ideal para una alfalfa. Es una herramienta que se paga sola, lo único que falta es fomentarla”, expresó.

Para evitar la corrosión que provoca la orina y materia fecal de la vaca, la estructura es de plástico con un espesor de hasta 35 milímetros. Además cuenta con protección especial para rayos UV y en caso de que se rompan se puede soldar el plástico. “Lo ideal es usar la estiercolera cada 10 días para que la mosca no cumpla su ciclo y así se van eliminando ya que son un problema muy grande en los tambos”, explicó Nanzer.

Ayuda para crecer

Para afianzar el crecimiento y permitir que se generen más puestos de trabajo, Nanzer especificó que las pymes del sector necesitan créditos a tasas bajas como sí tienen las grandes empresas del sector. “Hoy el fabricante de maquinaria agrícola pequeño como yo tiene acceso al crédito pero con tasas muy altas, en cambio los grandes tienen financiación el doble más barato que los chicos. Con esa ventaja pueden vender financiado cosa que nosotros no lo podemos hacer”.

Otra de las ventajas con que cuentan las grandes metalmecánicas es en relación a los proveedores. “A nosotros nos dan un plazo 30 a 50 días y los grandes hasta 180 días, no tenemos condiciones para lucharla en el aspecto financiero. Sí podemos en calidad y atención, pero necesitamos mayor financiación”, enfatizó.

Por último, Nanzer agregó que se espera una señal de los Gobiernos nacionales y provinciales en este sentido. “Las fábricas chicas son las que más mano de obra generan y permiten que la gente de los pueblos no migre a las grandes ciudades. Se debe buscar una forma de favorecer a la radicación de la industria”, sintetizó.

Por José Zenclussen | josezenclussen@hotmail.com




Leer mas sobre