POR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA
Nelson tiene su propia Regional de ASSAL
Está a cargo de Marisel Ayala y abarca además otras localidades de la zona.
Redacción El Santafesino
13/03/2012

Los días 1 y 2 de marzo se desarrolló un curso, lo que antes en la zona se daba únicamente en la ciudad de Santa Fe y otorga un certificado oficial que habilita a quienes lo hagan tener el carné de manipulador de alimentos, que es lo que se le exige a toda persona que manipule, fraccione y transporte alimentos.
Fuente: El Santafesino

La ASSAL (Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria) nació en 2007 en reemplazo de la Dirección General de Bromatología y Química. Funciona dentro del ámbito del Ministerio de Salud de la provincia y su función es desarrollar consumidores responsables y ofrecerles una base para elegir con conocimiento de causa los alimentos que consumen. Es su principal objetivo promover la seguridad alimentaria y de los alimentos.

En junio de 2011 la Comuna de Nelson firmó un convenio con la ASSAL , formando de esta manera parte de los más de cien municipios y comunas santafesinos que integran el trabajo de un equipo interdisciplinario de más de 400 personas.

La Regional Nelson está a cargo de Marisel Ayala (estudiante de Ingeniería en Alimentos) y comprende además otras localidades como Laguna Paiva, Campo Andino, Candioti, Videla, Emilia, Cabal y Llambi Campbell. Su domicilio está en Avenida San Martín 254. Según Marisel Ayala la Regional Nelson abarca varias áreas como la de Gestión donde se hace la inscripción de vehículos de transporte de alimentos y de los establecimientos elaboradores, que incluye a todos los establecimientos que tengan contacto con alimentos, como supermercados, kioscos, verdulerías y comedores escolares.

También se hace la capacitación, en la cual los días 1 y 2 de marzo se desarrolló un curso, lo que antes en la zona se daba únicamente en la ciudad de Santa Fe y otorga un certificado oficial que habilita a quienes lo hagan tener el carné de manipulador de alimentos, que es lo que se le exige a toda persona que manipule, fraccione y transporte alimentos. Es intención que estos cursos se repitan en forma regular ya que son de carácter obligatorio.

En el área de Auditoría, comentó Ayala, recorren los negocios para evaluar en general las condiciones de higiene, mantenimiento y limpieza, no para sancionar sino para tratar de que se hagan las cosas de manera adecuada para asegurarle al consumidor que el lugar donde va a consumir es apto y seguro.