ARTE Y AUTOS, DOS PASIONES
Gabriel De Biase vuelca el amor por los autos en la pintura
El artista santafesino, Gabriel De Biase, lleva adelante con éxito su amor por los autos y por plasmarlos en una pintura.
Redacción El Santafesino
30/04/2012

Lo que nació como un hobby, Gabriel lo fue perfeccionando con el paso del tiempo y hace 7 años decidió que ésa iba a ser su forma de vida. Y no le fue mal, actualmente pinta sólo a pedido ya que tiene numerosos encargos, principalmente de propietarios de autos antiguos que se sienten orgullosos de lo que tienen y quieren tenerlo retratado en un cuadro.
Fuente: El Santafesino

Gabriel De Biase tiene dos pasiones: los autos y la pintura, las que felizmente ha podido hacerlas coincidir. Desde hace años pinta cuadros de autos, en especial autos clásicos y sport que son sus preferidos. Lo que nació como un hobby, Gabriel lo fue perfeccionando con el paso del tiempo y hace 7 años decidió que ésa iba a ser su forma de vida. Y no le fue mal, actualmente pinta sólo a pedido ya que tiene numerosos encargos, principalmente de propietarios de autos antiguos que se sienten orgullosos de lo que tienen y quieren tenerlo retratado en un cuadro. Pero, además, De Biase participa en exposiciones, “el año pasado pude hacer mi primera exposición, en septiembre en el Hotel Sheraton de Mendoza. Luego hice otra en Paraná, en noviembre de 2010, cuando fueron las 100 Millas Históricas y este año me invitaron nuevamente a Paraná, que fue en julio. Y así se fueron encadenando, próximamente tengo otra en noviembre y, en diciembre, nuevamente en Mendoza”.

Sobre el por qué de la temática de sus pinturas, él nos explica que “desde siempre me gustaron los autos, creo que tiene que ver la influencia de mi abuelo materno, con quien yo fui muy apegado. Él me contaba de sus autos, que el primero se lo compró a los 14 años. También creo que por mi viejo que tuvo taller de chapa y pintura y yo siempre anduve metido entre los fierros”.

A la vez nos explica que el dibujo le gustó de chico, “a qué niño no le gusta dibujar”, dice. “A mi me gustaba mucho y más allá de la habilidad está también la práctica. Podés tener la habilidad pero además es trabajo, constancia, sudor”. Por suerte, Gabriel contó con el apoyo e incentivo de su familia que siempre lo estimuló para que desarrollara esa pasión y, en la actualidad, es su esposa quien lo alienta a proseguir por esa senda.

Gabriel fue un autodidacta, más allá de lo que aprendió en la escuela, no ha tomado clases de dibujo o pintura. “Fui aprendiendo en base a prueba y error. Tengo amigos que son muy buenos artistas, como Luis Gaspardo o Ramiro Rossi, y cuando charlamos es inevitable que salga el tema técnica y arte. Intercambiamos conocimientos”.

Para pintar un auto o también puede ser un avión, Gabriel se basa en varias fotos. De ellas toma el modelo y arma la perspectiva. Luego lo ambienta en un escenario que esté relacionado con el lugar de origen del auto o donde lo tiene su propietario. “A veces los pinto en marcha y otras detenidos, en estos últimos casos trato de rescatar el espíritu del auto”.

Cuando uno observa la pintura concluida probablemente no dimensiona el tiempo y trabajo que tiene tras de sí. “Cuando me pongo a pintar un encargue, si estoy 8 horas diarias, me lleva 20 días poder terminarlo. Lleva bastante tiempo. La técnica que más utilizo es el pastel a la tiza que va sobre un bastidor con cartón gris y un papel que viene especial para el pastel”.

Este artista santafesino tiene muy buenas perspectivas para este año. En parte por las exposiciones a las que ya está invitado y en parte porque ampliará su temática de pinturas a las motos clásicas.




Leer mas sobre