EN EL TERRITORIO PROVINCIAL
El sistema público de salud brindó 27 millones de atenciones ambulatorias
En total, 721 efectores públicos utilizaron un sistema integrado que permitió acceder a información del paciente y la práctica, en atenciones sin internación. Esto posibilitó un seguimiento estricto de cada persona y una evaluación de la situación sanitaria.
Redacción El Santafesino
20/01/2017

Los efectores públicos utilizaron un sistema integrado que permitió acceder a información del paciente y la práctica, en atenciones sin internación.
Fuente: Prensa Gobernación

El Ministerio de Salud informó que del año 2012 al 2016, 721 efectores públicos utilizaron un sistema informático único e integrado que permitió tener información nominalizada (identificando a la persona y a la práctica a la que accedió), de las atenciones ambulatorias.

Las mismas ascendieron a 27 millones en esos cuatro años, según precisó la secretaría de Planificación Estratégica y Recursos Humanos del área. Esto posibilitó un seguimiento estricto de cada persona, una evaluación de la situación sanitaria de la población en general y la redefinición de las políticas en marcha.

El registro de estas 27 millones de atenciones ambulatorias se hizo con el sistema de información llamado SICAP, que permite identificar a cada usuario y a su entorno familiar en el sistema público de salud, como así también la realización de un seguimiento pormenorizado de su situación.

Datos accesibles en tiempo real

“Utilizando un sistema digital, en una planilla única se vuelca un conjunto de datos de las consultas sin internación que se realizan en los distintos niveles de atención, tal es el caso de los centros de salud, Samcos y hospitales de alta complejidad”, explicó María Luz Torres, directora provincial de Información para la Gestión, dependiente de la secretaría.

En igual sentido, destacó que “a partir de estos registros se comenzaron a construir indicadores de salud que posibilitan conocer la producción de los servicios, obtener perfiles de morbilidad de la población y realizar un seguimiento individual y familiar del proceso de salud, atención y cuidado. Esta información está disponible a nivel central y fundamentalmente en los equipos de salud como herramienta para el análisis y toma de decisiones en favor de la gente”.

Luego explicó que para ello “se constituyó una Mesa de Ayuda y de Soporte, un equipo de trabajo que es punto de contacto entre el equipo de salud y el área técnica central, y que depende de la mencionada dirección”.

“Su objetivo es responder de manera oportuna y eficiente a las solicitudes que realicen los equipos de salud sobre cualquier aspecto vinculado con el funcionamiento del sistema de registro único. Tiene también por finalidad la asistencia y acompañamiento a los trabajadores de la salud en el proceso de empoderamiento del uso de la herramienta”, profundizó Torres.

Información de calidad y clínica humanizada

Desde la secretaría de Planificación Estratégica y Recursos Humanos, ponderaron que la provincia cuenta con un sistema de Información Integrado de Salud (SIS), diseñado para acompañar el proceso de atención y las decisiones políticas en todos los niveles.

“El Ministerio de Salud puso en marcha una estrategia para avanzar en la informatización del sistema, minimizar los registros en papel y obtener información en tiempo real para utilizarla como soporte del proceso decisorio”, explicaron y aseguraron que el registro único e integrado de las atenciones “mejora la calidad de las respuestas”.

“Un atributo esencial de las Redes Integradas de Servicios de Salud es el reconocimiento de la responsabilidad de los equipos sobre la población a la cual asisten y, a su vez, la referencia de esta población con un determinado efector y equipo de salud”, agregaron.

En ese marco, la directora mencionó que “el proceso de reconocimiento mutuo comienza, por un lado cuando el equipo identifica a los ciudadanos según su nombre y apellido; y puede tomar en cuenta otros datos como edad, género, nivel de educación, lugar donde vive o composición de su grupo familiar como elementos para ampliar la clínica”.

Finalmente, Torres destacó que “cuando el ciudadano identifica al profesional o equipo que está disponible para su cuidado en el centro de salud más cercano a su domicilio, el vínculo que surge a partir de este reconocimiento recíproco y se denomina proceso de adscripción. Dicho proceso permite garantizar una clínica humanizada y amplia, y abordajes longitudinales para los problemas de salud que presenta una población”.