DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA NACIÓN
No hay desarrollo sustentable sin respeto por la dignidad de la persona
Con motivo de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable que acaba de finalizar en Sudáfrica y en conocimiento de la rueda de consultas que efectuó la Cancillería hicimos un aporte a la posición que sustentó nuestro país, convencidos que la protección del Medio Ambiente y los Derechos Humanos son intereses permanentes de nuestro trabajo en la Defensoría del Pueblo de la Nación.
Defensoría del Pueblo de la Nación
21/01/2004


Señalé que el desarrollo sustentable se logra respondiendo a los tres pilares que lo forman: el ambiental, el económico y el social. Los derechos humanos atraviesan esos tres pilares, los amalgaman, los relacionan y los integran. Por lo tanto, es esencial la inclusión y reconocimiento de los derechos humanos en procesos como el de la Cumbre Mundial para la Tierra pues son el único marco donde se puede garantizar la transparencia y eficacia del proceso de implementación y consecución de programas para alcanzar el desarrollo sustentable.

Como Ombudsman nacional y, en consecuencia, defensor y protector de los derechos humanos, declaré que:

Todo proceso para lograr el desarrollo sustentable debe tener como marco la promoción y protección de los derechos humanos, que darán la base necesaria para que el proceso sea transparente y participativo.

El desarrollo sustentable, como bien sabemos, no se limita solamente al aspecto ambiental, pues ese es sólo uno de los tres pilares mencionados.

Los derechos humanos los cruzan transversalmente y la acción de su defensa los protege de igual modo a los tres. Si Argentina desea lograr el desarrollo sustentable debe incluir en sus políticas los conceptos de dignidad del hombre y su calidad de vida. Los derechos humanos garantizan el estándar mínimo de respeto a la dignidad de la persona. Por ello, Argentina debe defender en los fueros internacionales la inclusión de los textos referidos a los derechos humanos.

La pobreza es el problema más importante a combatir para el logro del desarrollo sustentable. Por ello, la erradicación de la pobreza debe ser prioridad en las políticas argentinas de los años venideros.

El cambio de patrones de consumo y producción debe estar acompañado del respeto del derecho a la información de los habitantes, derecho a saber qué consumen y así poder optar. El manejo de los recursos naturales debe estar acompañado de una gestión transparente y de procesos participativos donde las comunidades afectadas puedan ser actoras.

Las políticas económicas deben asegurar que el crecimiento económico no sea consecuencia de la degradación ambiental. Se deben optar por alternativas sustentables. Los proyectos de desarrollo sustentable deben vincular a las diferentes áreas de trabajo dentro del Estado y deben asegurar la participación de la sociedad civil en la elaboración y ejecución de los mismos.

Por todo lo anterior recomendé la necesidad de sostener que es necesario contar con los instrumentos internacionales de derechos humanos para lograr un desarrollo sustentable. Además, propuse la inclusión del siguiente principio o declaración:

"Para lograr un desarrollo que sea sustentable es sumamente necesario contar con un marco que reconozca, promueva y proteja los derechos humanos, pues los derechos humanos están íntimamente relacionados a los pilares ambientales, sociales y económicos, los cruzan en forma transversal, los amalgaman y los integran. Ese marco lo integran los instrumentos internacionales de derechos humanos".

Eduardo Mondino-Defensor del Pueblo de la Nación