OPINIÓN
La inseguridad y las armas en Argentina: “Cada vez es más fácil matar”
El autor advierte que la proliferación de armas de fuego en poder de la población civil "genera un círculo vicioso de miedo y terror que se retroalimenta".
10/06/2004


La Nación ha planteado, tras años de discusiones intestinas, la necesidad de avanzar en un plan nacional de desarme. Mientras eso ocurría, Mendoza llevaba adelante su propio plan de recolección y destrucción de armas de fuego, reacondicionamiento de arsenales y lucha contra el tráfico ilegal. Ese programa, hoy sirve de base para el país y el exterior, al señalárselo como pionero en fomentar las reformas del sistema de seguridad pública y la participación comunitaria.

El contexto en el que se plantea la necesidad de hacerle frente a las armas en poder de civiles, es un país signado por el dolor de la inseguridad y lo macabro de una sensación de corrupción institucionalizada entre quienes deberían ser la garantía de justicia y cumplimiento de las leyes.

Aquí, como en otros lugares del mundo, cada vez es más fácil matar: se puede hacer a mayor distancia, con mayor indiferencia y menor esfuerzo. Así lo indica el informe “Vidas destrozadas”, preparado por las tres prestigiosas organizaciones que llevan adelante la campaña mundial “armas bajo control”, Amnistía Internacional, Oxfam e Iansa.

Es que la proliferación de armas de fuego en poder de la población civil genera un círculo vicioso de miedo y terror que se retroalimenta. La gente que se arma pretendiendo defenderse, está siendo funcional a la multiplicación de la violencia y de la muerte.

Dijo hace poco en Buenos Aires el embajador británico al abrir un seminario de análisis sobre la relación entre armas e inseguridad: “Toda arma ilegal antes fue legal”. Y es que allí radica el problema. La seguridad debe reclamarse y conseguirse antes de permitir que se fomente una cultura de la autodefensa. Si es este el sendero que la Nación se ha propuesto recorrer, contará con el apoyo de quienes hemos comprobado con la experiencia, la necesidad de que las reformas sean de fondo, y no meras cuestiones cosméticas de coyuntura.

Autor: Gabriel Conte, presidente de la ONG Espacios para el Progreso Social (www.argentinasinarmas.org), editor en español de sitio hispano/lusófono Desarme.org y fue subsecretario de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia de Mendoza entre 1999 y 2003. Correo: gconte@desarme.org




Leer mas sobre
Artículos relacionados