El Santafesino
Opinión
OPINIÓN
Problemas de la adolescencia

"Cuando los padres no son capaces de decidir lo que se proponen enseñar a sus hijos y que es lo que esperan de ellos, los adolescentes se encuentran en una situación de tener que tomar decisiones por sí mismos" reflexiona el autor.

Por Víctor L. Porta
Redacción
15/02/2005

Leer más sobre
adolescencia
educación
adolescente



Un hecho fundamental de la adolescencia, principal causa de muchos problemas de conducta, que las personas mayores encuentran desconcertantes, es este: por una parte el adolescente quiere seguir siendo un niño, por otra anhela poder considerarse adulto. Para que el crecimiento del joven sea lo mas normal posible, el deseo de ser adulto debe ir predominando a medida que transcurre el tiempo y normalmente pueda imponerse en definitiva.

Sin embargo existen muchos factores que pueden frustrar tal deseo. En primer lugar nunca un adolescente debe olvidar que tiene una familia y a ella se debe en todos los actos que lleva a cabo. Otro factor decisivo para su desarrollo mental es que los padres sigan para con él una conducta coherente, de modo que este sepa todo lo que puede esperar, no solo de su familia sino de sus amigos y por supuesto de la comunidad en si. Su comportamiento no debe dar lugar a dudas, este donde esté.

Cuando los padres por cualquier causa no son capaces de decidir lo que se proponen enseñar a sus hijos y que es lo que esperan de ellos, los adolescentes se encuentran en una situación de tener que tomar decisiones por sí mismos, pero muchas veces no están preparados para desempeñar una acción de cualquier índole. Incluso podemos pensar que en lo mas íntimo de su ser tampoco lo desean.

Es claro que los adolescentes anhelan que sus padres sean verdaderos padres, ellos saben que privados de ejemplos de adultos que seguir, se encuentran perdidos. Como padre, sé que es imposible mantener una actitud coherente ante todas las cuestiones que se puedan presentar, pero si se nos puede permitir que propongamos una regla general para evitar que surjan problemas más graves. Cada vez que el adolescente solicite algo con vehemencia, algún privilegio o concesión especial, hay que preguntarse si busca verse complacido como lo sería un niño, o si con ello esta poniendo en juego la conducta o la responsabilidad de un adulto.

Es normal que en una familia que cuenta con dos o mas adolescentes se produzcan rebeliones propias del estado de cosas por el que se está atravesando, ya sea económico, por razones de estudio o simplemente porque la vivienda que los cobija no es lo suficientemente buena como para habitar en ella. Aunque así sea, un padre nunca debe caer en la trampa de enojarse por la rebelión de su hijo adolescente. Lo mas conveniente será que trate de hacer una charla con todos ellos y mostrar que todo cuanto se tiene fue el fruto de sacrificios plenos de la familia, incluso tal vez en muchas ocasiones no se las pudo dar.

Sabemos que los problemas del hogar se reflejan en la calle, con los amigos, parientes y en algunos casos por la causa de la ingesta de alcohol, o droga, problemas estos que muy difícilmente puedan ser superados sin la intervención de los familiares y profesionales médicos, sicólogos.

El mas precioso regalo que se puede hacer a un hijo es demostrarle con el propio ejemplo que si el mundo presenta horizontes cada vez mas amplios hacerles ver que deberían armarse de fortaleza que le hará falta para alcanzar la madurez.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo

Artículos relacionados
Relación con los padres
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.