El Santafesino
Opinión
OPINIÓN
El concepto de hombre

"Gracias a la revelación conocemos el carácter creatural del hombre, la inmortalidad del alma y la libertad humana. No se trata de elegir una entre las dos opciones sino acertar con la verdadera realidad del ser humano" reflexiona el autor.

Por Arturo Ramo García
Especial desde España
09/02/2008

Leer más sobre
inmortalidad
inteligencia
civilización occidental
materialismo



Dada la tremenda confusión en que se encuentra el mundo, observamos dos respuestas a la pregunta ¿qué es el hombre? "La primera: el hombre es un ser natural viviente superior, producto de la Naturaleza y reintegrable a lo natural orgánico, sin residuo; la segunda: el hombre es un ser natural, viviente superior, creado por Dios y dotado de un alma que trasciende inmortalmente lo natural orgánico" (R.Gómez Pérez, Represión y libertad, EUNSA, Pamplona,1975). Gracias a la revelación conocemos el carácter creatural del hombre, la inmortalidad del alma y la libertad humana. No se trata de elegir una entre las dos opciones sino acertar con la verdadera realidad del ser humano.

En la civilización occidental se ha considerado al hombre como un ser creado a imagen de Dios, con inmortal y redimido por Cristo. Es imagen de Dios porque tiene las dos potencias de inteligencia y voluntad que lo distinguen de los animales. Pero el hombre puede deteriorarse acercándose a una vida animal o puede desarrollarse y crecer en semejanza con Dios.

Otra característica del hombre es su libertad, que le permite elegir entre los compromisos que le mejoran y puede hacer el bien o abusar de su libertad eligiendo el mal. Esto "no es libertad, ni parte de la libertad, pero es signo de ser libre" (Santo Tomás).

El ser humano es un compuesto de cuerpo y alma. Ha sido creado por Dios (alma) con la cooperación de los padres (cuerpo). También sobre esto hay dos opiniones encontradas: los que piensan que el hombre es sólo cuerpo y los que piensan que es esencialmente alma. En ambas posturas hay una reducción que consiste en aceptar una parte como si fuera el todo. Rafael Gómez dice que "el materialismo explica como ilusión toda universal experiencia espiritual, por no hablar de la mística; el idealista descarta como ilusoria toda la evidencia sensible. Únicamente el cristianismo no descarta ninguna experiencia humana. Acepta la evidencia total".

También se observa el reduccionismo al considerar la libertad. Unos absolutizan la libertad diciendo que el hombre es libertad, mientras otros afirman que el ser humano tiene poca o nula libertad. Pero el hombre es libre, con una libertad limitada por el respeto a la libertad a los demás.

Nota: Arturo Ramo García es Inspector de Educación.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.