FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
Retenciones: Preocupación desde el ámbito académico
El Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNL hizo pública su preocupación y emite un llamado de atención a la población en general y a los responsables de los gobiernos municipales, provinciales y nacionales, en relación a las recientes medidas económicas vinculadas a las retenciones móviles de los granos. El documento expresa textualmente:
20/03/2008


El Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Agrarias hace pública su preocupación y emite un llamado de atención a la población en general y a los responsables de los gobiernos municipales, provinciales y nacionales, en relación a las recientes medidas económicas vinculadas a las retenciones móviles de los granos.

Consideramos que la creciente y abrumadora toma de decisiones unilaterales por parte del gobierno nacional, en relación a las políticas dirigidas al sector agropecuario, sin tratamiento previo en el marco de las instituciones vinculadas al mismo podría generar un importante riesgo no sólo para el sector agropecuario, sino para la evolución económica y social de las distintas regiones del interior del país.

Se debería considerar que, comprometer el desarrollo de las economías regionales, podría desencadenar algunas consecuencias ya experimentadas como, el desempleo en el interior, la alta migración interna hacia las grandes ciudades, la desinversión productiva en el sector, la desaparición de pequeños y medianos productores, comerciantes e industriales y otras que comprometen el futuro del país y especialmente la provisión de alimentos tanto para consumo interno como para exportación.

Observamos también que podría ser altamente peligroso que una de las cadenas agroalimentarias más innovadoras y que más a contribuido a la economía nacional, sea detenida en su pleno proceso de expansión, teniendo la oportunidad histórica de convertirse en el gran motor del desarrollo nacional.

Estas circunstancias deben ser propicias para que exista un espacio de reflexión de parte de cada uno de los actores, tanto en las actividades productivas como las ONG, y el Estado en sus distintos niveles, para recuperar el marco de institucionalidad que permita plantear medidas positivas que lleven al desarrollo de todo el país, considerando que el crecimiento económico del interior de la nación, a partir de un pujante sector agropecuario, debería ser central en cualquier política de desarrollo nacional.

¿Cuál es el destino real de los fondos retenidos?; ¿En qué medida contribuyen al desarrollo del país y de sus habitantes?; ¿El esquema de redistribución incluye a la población del interior, con un verdadero espíritu federal y democrático? Es deber de los funcionarios dar respuestas a estos interrogantes a los efectos de saber el real sentido de las medias aplicadas.