El Santafesino
Opinión
OPINIÓN
Romang, tu río no suena, llora...

"Tantas veces he escrito denunciando la contaminación que existe en mi provincia, miembro de “La república sojera”, la inoperancia de nuestros gobernantes, la “in-justicia” ciega y el silencio de la prensa. Hoy, con un dejo de tristeza e indignación, debo hablar de mi pueblo: Romang" dice la autora.

26/03/2008

Leer más sobre
contaminación
Romang
herbicidas
Río San Javier
mercurio



Tantas veces he escrito denunciando la contaminación que existe en mi provincia, miembro de “La república sojera”, la inoperancia de nuestros gobernantes, la “in-justicia” ciega y el silencio de la prensa. Hoy, con un dejo de tristeza e indignación, debo hablar de mi pueblo: Romang.

“En el Distrito Romang, Departamento San Javier, en el Valle Aluvial del Río Paraná, precisamente en el arroyo conocido como "El Maidana", efluente del Río Paraná, que se inicia en éste, en la llamada "Boca del Ombú" y desagua en el Río San Javier, se está fumigando con herbicidas para evitar que la vegetación propia de un curso de agua de un humedal tan rico como éste "dificulte la navegación" a quienes desean llegar sin tropiezos al Paraná para "disfrutar de la Naturaleza".(1)

Lejos está el sentirnos orgullosos de tantas personalidades nacionales e internacionales que nos visitan para pescar y conocer nuestro paraíso natural, que hoy esta siendo mutilado y contaminado sin control.

“En varios kilómetros de éste zanjón se observan los efectos de ésta contaminación sistemática de agua y ambiente fluvial. Hay un tramo de este arroyo, más cerca del Río Paraná, que presenta sus orillas ya libre de "yuyos", producto de fumigación de larga data, lo que ha conseguido que la vegetación se retraiga hacia tierra alta y ya no descienda al zanjón, los carrizos que se atreven a llegar son sistemáticamente fumigados, esto ha dejado las orillas descubiertas lo que traerá como consecuencia la erosión y lavado de suelo que luego elevará el fondo del riacho, complicando nuevamente de otra manera la navegación (...) La Comuna de Romang hizo la denuncia ante la Subsecretaria de Medio Hambiente de la Provincia de Santa Fe, y éste habría elevado el tema a un Juzgado”.(1)

Ya en el año 2001, alumnos de la Escuela Media Nº 314, diseñaron un biosensor para detectar herbicidas en el agua. Los niveles de contaminación con cromo y mercurio encontrados en el río San Javier ponían en peligro la vida y la salud del ecosistema acuático. Desde ese momento, la Cooperativa de Servicios Públicos y el Enress informan regularmente los análisis de agua efectuados. No existe un registro de equipos para fumigación en Romang.(2)

La vida y la cultura de los romanences están ligadas al río, como forma de subsistencia de una parte de la población que vive de la pesca y de la caza o que lleva a las islas su ganado vacuno para el pastoreo. En 1999 se produjo la mortandad de cantidad de ganado afectados con el “mal de las islas”, como lo llamaron los veterinarios de la zona, intoxicación por ingestión de mercurio.

El río también es nuestro lugar de recreación, de pesca deportiva, cuyo balneario Camping Comunal Brisol es famoso por su popular “Fiesta del Sol” que se realiza cada mes de enero.

Ya es “vox populi” entre los pescadores, en estos últimos tiempos, la gran mortandad de peces, siendo los más afectados: los sábalos, amarillos, viejas del agua, entre otras, y hay especies que se alimentan de los sedimentos que hay en el río.

Otras denuncias se realizaron a fines del 2006, dejando al descubierto que estas prácticas se realizan con la venia del Ministerio de la Producción de Santa Fe. Según el Diario La Nación: “En la franja del nordeste santafesino (norte del departamento Garay y sur del San Javier) y también en zonas de islas entre arroyos afluentes del río Paraná, las superficies bajas, llenas de pajonales y tucurúes, donde resulta imposible el ingreso de equipos pesados, la recuperación de los terrenos y la siembra directa, generalmente de pasturas y arroz, se realiza por vía aérea. Mediante el uso de aviones de pequeño porte, se efectúa aplicación aérea de los herbicidas, previa quema de los pajonales, para propiciar el rebrote y favorecer la translocación del producto sobre el material verde. Según la evaluación técnica, el 90% de los terrenos presentan hoy un mejoramiento considerable que los vuelven aptos para el ganado. La experiencia se generó en una necesidad: mejorar los campos naturales para incorporarlos a la ganadería y ampliar el uso de sectores no anegables, en el marco del Plan Ganadero Provincial. La técnica y la tecnología están; lo que debemos hacer es difundirla", explicó un ingeniero, delegado de la cartera provincial en San Javier”.(3)

Me pregunto azorada ante tal manifestación aberrante, ¿Quíen elige a estos sujetos? ¿Cómo logran estos puestos y quién los asesora? ¿No se dan cuenta que a corto y a largo plazo las consecuencias que esto traerá aparejado serán irreversibles?. El glifosato, como repito incansablemente en cada nota publicada, no es biodegradable, quedará allí, latente, por años, prolongando la contaminación en el suelo, en el agua y en toda la cadena alimentaria.(3) La desinformación y ocultamiento existente es generada por la falta de control y legislación adecuada en nuestra provincia.

“En el arroyo Los Amores, en inmediaciones de Villa Ocampo, fueron encontrados ocho tachos de veinte litros y botellas que contenían agroquímicos vencidos, los habrían arrojado desde la parte superior del puente y habrían derramado líquido en el arroyo.

Otro caso de contaminación con importante mortandad de peces sucedió en el arroyo El Toba, los fumigadores enjuagaban el tanque de la “araña” en el arroyo. "Es un secreto a voces que los productores agrícolas suelen lavar los tanques de las máquinas empleadas para la fumigación en el cauce de arroyos o ríos aledaños. La eliminación de los envases vacíos constituye otra fuente de contaminación, una vez enjuagados, los usan para transportar combustible cuando salen de pesca.” (2)

“Padeciendo el mismo cuadro, al norte de Misiones, cuentan los eldoradenses que en el arroyo Piray Guazú ya no hay mojarras y alevinos de distintas especies de peces. Un panorama muy distinto al de hace algunos años, cuando te metías en el agua y al minuto tenías un cardúmen alrededor tuyo. ¿Por qué se terminaron los peces? Los productores ubicados en las márgenes de curso de agua y algunos profesionales tienen su hipótesis: “desde que se empezó a utilizar el veneno glifosato, marca Round Up, en forma masiva en grandes extensiones de pinos, fundamentalmente en propiedades de Alto Paraná Sociedad Anónima (APSA), fue mermando la fauna íctica”.

En las aguas del Piray Guazú está el importante balneario y camping del mismo nombre, y se realizan actividades turísticas, como canotaje.(4)

“Hay una firme sospecha de que la presencia de esa sustancia es el factor principal de la muerte masiva de peces del río Paraná. “Uno piensa en la polioxietilamina cuando ve los armados con ojos desorbitados y la piel con mucosa, pero lamentablemente nunca se investigó, y la explicación que se dió es: que era una bacteria”.

El Foro Ecologista de Paraná tiene relevada la quema de los bordes costeros, con desaparición de cañaverales que son depuradores naturales de agua. “Las especies acuáticas del borde, como la victoria regia, el irupé, los lirios acuáticos, repollitos de agua son captadores de metales pesados. Pero como están desapareciendo, también nos privamos de la tarea de amortiguación que hacen”, indican desde la entidad”. (5)

En las provincias del litoral, entre ellas la nuestra, se han declararado varios Humedales o sitios Ramsar. El Jaaukanigás ("gente del agua"), ocupa el sitio que abarca el valle aluvial del Paraná en Santa Fe, desde el límite con el Chaco hasta la población costera de Alejandra, aunque algunas webs ponen el límite en Los Laureles.

Paradójicamente, el pasado 2 de febrero se celebró el “Día de los Humedales”, lejos de los festejos y las fotos, como ya terminó la época de elecciones, los encargados de protegerlo, parecen ignorar el compromiso asumido, los políticos, a su vez, de ecología solo saben, que no saben, pero suena bien en las campañas, lo BIO está de moda y creen que lo verde de tanto campo es eterno.

“La participación de la comunidad es un componente indispensable del marco de vigilancia. Los miembros de la comunidad tienen derecho a tomar parte en la adopción de decisiones sobre su propio futuro”.(2)

-Romang: no solo tu río, la flora y la fauna están en peligro, sino también la salud de cada poblador, el agua que bebes y el turismo que tanto te enorgullece.

Autora: Graciela Cristina Gomez-Abogada (UBA)-Escribana (UNR). Más información: http://ecos-deromang.blogspot.com

Fuentes: 1- Andrés Kees, área de medioambiente, Comuna de Romang-Santa Fe; 2-Ecos de Romang, “Pachamama (madre tierra) te siguen contaminando”//Conicet //OMS; 3-Diario La Nación, “Avión y herbicidas para tierras difíciles” 18-11-2006 // Ecos de Romang, ”Doctor ¡grítelo mas fuerte!//Rel Uita, “Monsanto condenada por publicidad mentirosa”; 4-El Paranaense, “Alto Paraná ya habría arrojado más de un millón de kilos de agrotóxicos en el norte misionero”; 5-Cronista Digital, “En medio de los reclamos por el respeto al medio ambiente, Entre Ríos se devora sus propios venenos”.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.