OPINIÓN
Comienza a terminarse la impunidad en Santa Fe
La vicegobernadora de Santa Fe, Griselda Tessio, se refirió al desenlace del inicio del primer juicio oral contra represores de la dictadura desarrollado en territorio santafesino.
23/12/2009


Con la sentencia conocida hoy de la llamada causa Brusa comienza a terminarse en Santa Fe la impunidad y la democracia está pagando una de sus deudas, que todavía son muchas.

Nos demoramos, es cierto, pero el tiempo de la impunidad no diluyó los efectos del delito. Por el contrario, las heridas de sobrevivientes y familiares que clamaron por las vidas, por los restos de los desaparecidos, por el conocimiento de la verdad y el resguardo de la memoria, quedaron abiertas.

Pero hoy podemos compartir alguna forma de reparación con las víctimas de delitos de lesa humanidad que están comenzando a tener justicia, y los culpables su merecido castigo. Precisamente hablo desde el compromiso militante de 23 años de Fiscal Federal, desde los primeros dolores compartidos junto a las víctimas cuando un grupo de fiscales comenzamos a llevar adelante las investigaciones criminales y -luego de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y los indultos- lo que en su momento se denominó los Juicios por la Verdad, cuando parecía que esas resoluciones habían cerrado toda posibilidad de sacar a la luz el horror.

Este proceso que llega a su fin en Santa Fe en su primera causa, comienza a garantizar el derecho por décadas vulnerado de las sociedades desgarradas y destruidas por los genocidios, de conocer la verdad sobre las violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en los tiempos de plomo, y sancionar los crímenes que ofenden a la condición humana.

Y no quiero dejar de resaltar que la condena de estos casos aberrantes y dolorosos que han quebrado en la historia, dijera Adorno, todo orden jurídico racional – legal, se hizo en el marco de un juicio oral y público acorde a los preceptos constitucionales, respetando el derecho de defensa de los imputados que le fue negado a toda una generación de militantes, muchos de los cuales aportaron en estos meses sus valientes testimonios, y con el desempeño transparente de jueces y fiscales.

Se cierra un ciclo de la historia de nuestra ciudad. Los primeros condenados por crímenes de lesa humanidad están hoy en la cárcel. Años de impunidad, años de silencio, años de dolor contenido entre amigos y familiares salen hoy a desahogarse de tanta opresión.

Quiso el destino, esa fuerza desconocida que, según algunos, obra irresistiblemente sobre los dioses, los hombres y los sucesos, que un día antes de la sentencia del primer juicio por delitos de lesa humanidad en Santa Fe las Abuelas lograran restituir la identidad al nieto número 100, de los casi 500 que se estima fueron saqueados como botín de guerra por los genocidas en Argentina. Un nieto que es futuro, un futuro de libertad y de justicia.

Ya no cabe ni el desconocimiento ni la inocencia ante el horror de la historia. Ahora, luego de las condenas, nos cabe la enorme responsabilidad de construir y preservar la memoria.

Autor: Griselda Tessio | Vicegobernadora de Santa Fe.




Leer mas sobre