FRENTE PROGRESISTA DE LA CIUDAD DE SANTA FE
A 5 años de ganar su primera elección al justicialismo
"Esta gestión progresista marcó nítidamente un punto de inflexión con las administraciones justicialistas anteriores. Se gobernó. Se gestionó. Ello fue necesario, pero sabemos que no suficiente" reflexionó el concejal Jorge Henn.
09/01/2010


En el año 2005 el Frente Progresista Cívico y Social ganó por primera vez en su historia una elección al justicialismo en la ciudad de Santa Fe, lista que tuve el altísimo honor de encabezar. En estos años, el Frente asumió la responsabilidad histórica de torcer el rumbo al que parecía condenada nuestra ciudad, después de 25 años de gobiernos del mismo color político, donde la desidia en el manejo de lo público y la consolidación de estructuras clientelares fueron la nota sistemática.

Pasaron dos años desde que se ganó el gobierno de la ciudad y vemos que se comenzó a cambiar con responsabilidad y convicción. Para ello fue necesario tomar decisiones de fondo respecto a la reforma de la estructura administrativa del estado, a la política fiscal, a la necesaria recuperación de su poder de policía.

El intendente Barletta gobernó la ciudad sabiendo que todo proceso de reforma política, administrativa, fiscal no está exento de sus dificultades, pero que es indispensable asumir los costos que implican pensar en la Santa Fe para las próximas generaciones

Esta gestión progresista marcó nítidamente un punto de inflexión con las administraciones justicialistas anteriores. Se gobernó. Se gestionó. Ello fue necesario, pero sabemos que no suficiente. Que no basta con un buen administrador, un buen gerente. Que se necesita un verdadero gestor con visión política. Y este intendente tiene todos los elementos para serlo.

No vamos a negar la importancia que tiene para el ciudadano santafesino que se transmitan señales de un gobierno “haciendo” en el sentido concreto de la palabra. No podemos objetar el acierto de la apuesta comunicacional en este sentido Pero sabemos que con esto no alcanza. Se debe entender “al hacer”, desde una óptica progresista, como la necesidad de revisar permanentemente y con una mirada reflexiva y crítica el estado de cosas, para promover un cambio de fondo.

En este sentido darle contenido político a esta “impronta del hacer” que el Frente Progresista planteó en su campaña significa buscar los acuerdos políticos que generen una fuerte pertenencia de todos a un proyecto de ciudad a largo plazo, mas allá de las urgencias constantes. No alcanza con mostrar a un intendente haciendo y a todos los otros actores políticos y sociales de la ciudad como meros receptores de esas políticas.

De ser así, se correría el peligro de no cuestionar “de fondo” el estado de las cosas y solo pensar en buscar la forma de fortalecer una posición frente a un escenario político determinado. Y el objetivo de fondo que se planteó el Frente Progresista al asumir el gobierno de la ciudad fue cambiar el estado de cosas.

Es más, no alcanza solo con los actores políticos del Frente para consolidar un proyecto de cambio a largo plazo. Se debe incluir a todos los actores políticos y sociales de la ciudad. Y a la ciudadanía. El Frente desde sus propias convicciones debe interpelar a la sociedad santafesina y deber ser interpelado por ella, dando señales de que valora no solo su participación sino también su mirada crítica sobre la ciudad.

El Concejo Municipal de la ciudad, el espacio de lo público por excelencia, ha dado señales inequívocas de transitar ese camino. El proceso de apertura, de reforma política que incluyó experiencias participativas como la de las sesiones en los barrios, audiencias públicas, concejo joven habla a las claras que para estos espacios el ciudadano dejó de ser un mero cliente. Es importante seguir consolidando este camino. De la misma manera la descentralización del Municipio, la implementación de presupuestos participativos llevados adelante por el ejecutivo son una muestra clara de seguir transitando este camino.

Sabemos que el Frente Progresista Cívico y Social en la ciudad de Santa Fe se debe institucionalizar de la misma manera que el intendente lo planteo para el nivel provincial. Y que, una vez realizado ello, se tiene que avocar a la construcción conjunta de una agenda de gobierno, que le de contenido político al proceso de transformación de la ciudad. Político entendido como fortalecimiento de los espacios de participación, político entendido como herramienta de cambio, político entendido como mecanismo de generación de acuerdos y consensos entre miradas distintas. Político como planificación de los anhelos de todos los santafesinos.

Solo así vamos a poder afrontar los dos años que se vienen de gestión, donde dificultades climáticas que incluyen crecidas y precipitaciones; económicas y financieras profundizadas por la suerte corrida en las cámaras legislativas provinciales por la frustrada reforma; políticas que ya empiezan a asomar con la no aprobación del presupuesto municipal, por primera vez en varios años; así como sociales, no pueden ni deben boicotear este proceso irreversible de cambio que le pertenece a todos los santafesinos.

Autor: Jorge Henn-Concejal Frente Progresista.




Leer mas sobre