El Santafesino
Opinión
BICENTENARIO DE LA NACIÓN
Libertad e igualdad: dos valores imprescindibles

"La Nación Argentina celebra este 25 de mayo sus primeros 200 años transitando el camino hacia la libertad de todo otro poder superior y la igualdad de sus habitantes" introduce la vicegobernadora de la provincia de Santa Fe, Dra. Griselda Tessio.

24/05/2010

Leer más sobre
Bicentenario
ley Sáenz Peña
Constitución Nacional



La Nación Argentina celebra este 25 de mayo sus primeros 200 años transitando el camino hacia la libertad de todo otro poder superior y la igualdad de sus habitantes. Dos siglos en los que hubo épocas oscuras e injustas, con grandes retrocesos y otras de progreso continuado.

En 1810 comenzó la ardua tarea de construcción de la República, que Alberdi llamó a mediados de ese siglo la "república posible", con instituciones fuertes, amplias libertades y pocos ciudadanos. Un importantísimo paso en este sentido se daría en 1853, justamente en la ciudad de Santa Fe, con la sanción de la Constitución Nacional que regiría la vida de los argentinos, siguiendo una de las ideas centrales de la Modernidad: el imperio de la ley por sobre los individuos.

Posteriormente, los hombres de 1880 forjaron un modelo de país basado en los derechos civiles y la imperiosa invención de la identidad nacional relacionada fundamentalmente con la educación pública. El universo de las leyes y de las palabras que explicaban la República ingresaron al siglo XX luchando por la conquista de los derechos políticos; éstos llegan de la mano de la ley Sáenz Peña de 1912 y el acceso de los sectores medios al mundo político con el ascenso de Yrigoyen, lo que traería la democracia y completaría la "república verdadera". Finalmente, con el gobierno de Perón, los derechos sociales, que venían siendo reclamados y formulados por vastos sectores sociales y políticos, alcanzan su institucionalización en leyes y cambios en la economía y la cultura nacional.

Nuestra Nación vivió también etapas de retrocesos, con intermitencias democráticas y períodos dictatoriales en los que las voces mayoritarias fueron silenciadas. Uno de los retrocesos más grandes en este camino de la construcción de libertades e igualdades en la Argentina es ese momento en que el Estado, aquel que ejerce el monopolio de la violencia legítima y debe velar por los ciudadanos, llega a convertirse en un Estado criminal, rompiendo todas las reglas, convenciones y convicciones aceptadas por la sociedades civilizadas del mundo, a partir de la más atroz dictadura que comenzó en 1976.

Luego llegó otra vez el momento de la Constitución. Desde el 83 deseamos y trabajamos para que esta vez sí, luego de más de 50 años de golpes militares, sea para quedarse. Y la Constitución ganó las elecciones y pudimos decir nunca más a las torturas, a las desapariciones, a la censura y la ley volvió a ser el marco de las relaciones sociales.

No fue fácil la salida de la dictadura, pero el horror comenzó a ponerse en palabras y conceptos como Genocidio y Crímenes de lesa humanidad empezaron a tener un claro anclaje nacional. En este contexto de memoria y justicia, Argentina se convirtió en el primer país del mundo en juzgar a sus genocidas con el solo poder de la entereza moral y construimos el fin de la impunidad.

Tampoco fue fácil reconstruir los lazos en la sociedad postdictatorial. La honda herida en la solidaridad y la confianza de las relaciones sociales no se recupera con la derrota del poder genocida, sino a través de un complejo proceso sociocultural que debimos atravesar para superar la anomia, esto es, la disgregación jurídica y moral de una sociedad.

Por estos años de avances y retrocesos sería bueno pensar el Bicentenario dejando de lado la mitología de bronce o escolar de los hechos históricos y conmemorarlo con el fin de reflexionar, conocernos, encontrarnos, pensarnos como seres soberanos con el poder para conducir nuestro destino como Nación.

Es momento de interpelar las injusticias cometidas, y los derechos que aún nos faltan. Y de recordar los valores que nos constituyeron como Nación, para que de una vez por todas los argentinos podamos “constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”.

Autor: Dra. Griselda Tessio - Vicegobernadora de la Provincia de Santa Fe.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.