LA REVOLUCIÓN EDUCATIVA
Apuntes para una salida de la exclusión
Hoy en la Argentina hay casi un millón de jóvenes que no estudian ni trabajan, es decir, están afuera. Excluidos de toda formación, contención, posibilidad de crecimiento, caen fácilmente en el abandono de un proyecto personal, y en muchos casos en las drogas y el delito. Sin otras oportunidades, cada vez más son captados por las infinitas redes que tiene la delincuencia en nuestro país, para terminar prontamente encarcelados o muertos. En los últimos años las cifras han aumentado en forma alarmante.
02/08/2013

Mario Barletta no tiene dudas que la educación es la herramienta central para llevar adelante las transformaciones sociales necesarias para lograr la inclusión de estos jóvenes y de todos los que habitan nuestro suelo, uno de los más bendecidos del planeta.
Fuente: Prensa Mario Barletta

No tengo dudas que la educación es la herramienta central para llevar adelante las transformaciones sociales necesarias para lograr la inclusión de estos jóvenes y de todos los que habitan nuestro suelo, uno de los más bendecidos del planeta. Si no pensamos seriamente en cómo mejorar todo nuestro sistema educativo, seguiremos padeciendo altos índices de inseguridad, de exclusión, de violencia social, desperdiciando a nuestros jóvenes porque no pudimos darles oportunidades. Y le estaremos negando al conocimiento la posibilidad de estar al servicio de la economía, lo que nos beneficiaría a todos en nuestra calidad de vida.

La educación en todas sus formas y modalidades debe ser la herramienta prioritaria de una estrategia central de desarrollo social. Educación para todos, educación para el trabajo, conocimiento e innovación para la producción, educación para una sociedad más equitativa, integrada y segura, esa es nuestra propuesta. Es una situación que está en nuestras manos cambiar, no dependemos de créditos externos o de acuerdos internacionales.

El gobierno nacional ha invertido cifras siderales en Educación en los últimos 10 años, pero los índices de calidad educativa no han parado de bajar. Hoy estamos en el puesto 50 en el índice de desarrollo para la educación de la UNESCO. No es posible, como señalan los expertos, que habiendo estado a la vanguardia de América Latina, más del 50 % de los adolescentes argentinos no comprenda lo que lee y no tenga de los conocimientos básicos que el futuro demanda.

Necesitamos un proyecto educativo nuevo, diversificado, al servicio de los nuevos contextos sociales, y del sistema productivo, para formar parte de un gran plan de desarrollo sustentable. Los chicos tienen que pasar más tiempo en la escuela, no sólo para estar menos tiempo en la calle, si no porque deben recibir otros conocimientos y desarrollar otras aptitudes como el arte, el deporte, la tecnología. Los docentes tienen que capacitarse permanentemente para poder ofrecer siempre lo mejor y deben estar remunerados en forma acorde. Deben ser adaptadas currículas y herramientas de enseñanza, necesitamos nuevas miradas sobre temas como la educación sexual, la seguridad vial, la educación ciudadana, la prevención del consumo de drogas y la educación ambiental.

Quisiera compartir con ustedes la alegría que siento por haber inaugurado hace pocos días, junto al Intendente Corral, la sala número 60 del Sistema de Jardines Municipales en la ciudad de Santa Fe. La educación de la primera infancia es uno de los puntos clave de esta transformación. Con salas a partir del año de edad en los barrios más necesitados, son ya hoy una muestra de lo que puede lograrse cuando los niños y sus familias son incluidos tempranamente, y el barrio entero se ve transformado por este nuevo núcleo comunitario.

Otro de los ejes centrales de nuestra propuesta es la educación para el trabajo, con la mirada puesta en el desarrollo local. Volver a la formación en oficios y reactivar las escuelas técnicas, crear carreras cortas, vinculando ambas con el trabajo. Poner la investigación al servicio de la producción, como en 2010 que pudimos impulsar desde el gobierno de la ciudad la primera planta de alimentos nutritivos de la provincia, gracias a una investigación de la UNL. Con la más alta tecnología, permite, desde el reciclado de deshechos producir a bajísimo costo, alimentos nutritivos que proveen, entre otros, a los comedores escolares de Santa Fe y Paraná.

Dos ejemplos no menores de lo que puede lograrse cuando la educación es central en una gestión.

 

Por Mario Barletta. Es presidente de la Unión Cívica Radical. Fue Intendente de la ciudad de Santa Fe (dic 2007-2011) y dos veces rector de la Universidad Nacional del Litoral. Es precandidato a diputado nacional por la provincia de Santa Fe por el Frente Progresista Cívico y Social.




Leer mas sobre