OPINIÓN
Un ejemplar gobierno santafesino
El 20 de febrero de 1932, (82 años atrás), asumía la gobernación de la Provincia de Santa Fe, el Dr. Luciano Molinas, dirigente Demócrata Progresista, e íntimo amigo de Don Lisandro de la Torre.
Redacción El Santafesino
20/02/2014


Decimos “un ejemplar gobierno”, porque así lo dicen los entendidos de evaluar gestiones de gobiernos. Luciano Molinas, como prometió en su campaña electoral, instauró la Constitución Santafesina de 1921, de gran avanzada para aquella época, y que aún hoy, gran parte de su contenido está vigente. La misma contenía: un auténtico federalismo para municipios y comunas; amplia división de los tres poderes; el voto femenino municipal que la Constitución Nacional no contemplaba; consejos escolares y la policía elegida por el pueblo; amplio apoyo a la producción en general, por citar algunos puntos de aquella sabia Constitución.

El Gobernador Demócrata Progresista cumplía a rajatabla lo que indicaba esa Carta Magna, llevando adelante una austera administración, dedicación plena al sistema educativo, protección a las fuerzas productivas, y combatió con fuerza la inseguridad, especialmente en la ciudad de Rosario, que en aquellos años se la llamó “la Chicago Argentina”.

Mientras esto sucedía en la Provincia de Santa Fe, Lisandro de la Torre y Enzo Bordabehere, ambos Senadores de la Nación, atacaban la corrupción nacional con todas las fuerzas y dedicaciones posibles, lo cuál molestaba a varios Ministros del Presidente Agustín P. Justo, más aún quedando al descubierto el escandaloso “negociado de las carnes”, por el cuál fue asesinado en pleno recinto del Senado el Dr. Bordabehere, el 23 de julio de 1935.

El gobierno de Luciano Molinas cumplía tres años y cinco meses al ocurrir este hecho lamentable en el Senado. Es posible que al presidente Justo y a sus “secuaces”, les incomodaba la honestidad republicana, y no tuvieron la mejor venganza que intervenir al buen gobierno de Molinas, el 3 de octubre de 1935.

Recordar aquel 20 de febrero de 1932, y exigir austeridad, honestidad, y un auténtico federalismo, debiera ser una constante de todos los argentinos de buena fe, y así lograremos una verdadera república.

Por Héctor Jullier, Diputado Provincial con M/C




Leer mas sobre