OPINIÓN
Pedir la investigación del Dr. Ricardo Lorenzetti
En esta Argentina plagada de casos de corrupción y una política que en los últimos años se ha ligado más a los negocios oscuros que involucran a poderosos con altos mandos del último gobierno nacional, nos hemos acostumbrado a depender de rol de la diputada Elisa Carrió y un reducido grupo de ciudadanos.
24/04/2017

El Dr. Ricardo Lorenzetti, en especial, y el poder judicial en su conjunto deberían ser los principales interesados en que se esclarezca esta situación.
Fuente: Gentileza

Por la impronta que la caracteriza, es normal que este tipo de acciones que inicia “Lilita” sean rápidamente difundidas y propagada por los medios, incluso son comentadas en las calles, pero curiosamente esto no sucedió esta última semana.

La líder y fundadora de Cambiemos presentó el miércoles 5 de abril en la Mesa de Entrada de la Cámara de Diputados un esperado pedido de juicio político contra el Presidente de la Corte Suprema de la Nación, Dr. Ricardo Lorenzetti. Ante la inacción de la opinión pública sobre la arriesgada jugada de Carrió, una pregunta se susurra al oído de los pocos enterados de la cuestión: ¿Por qué?

Las redes sociales e internet fueron los medios por los cuales, sólo los más interesados en la realidad política, pudieron informarse de lo que casi en soledad “Lilita” exponía sobre el magistrado. Exceptuando un capítulo de esta novela, él cual fue cubierto y vertiginosamente difundido por los medios nacionales, casi sin excepción alguna, protagonizado por el Dr. Lorenzetti que pidió que la diputada de Cambiemos se retracte públicamente mediante una carta documento.

En la calle y en las reuniones del fin de semana, por cierto cada vez más politizadas, no se habló de este suceso tan importante, teniendo en cuenta la gravedad institucional que representa la acusación al titular de uno de los poderes del Estado. Al rafaelino se lo vincula, a lo largo de un documento de ochenta y cuatro páginas, con el presunto manejo irregular de fondos y ocultamiento de su patrimonio. Se le imputa además, la cooptación del Consejo de la Magistratura, evitar controles internos y de la AGN, hacer uso de su influencia para designar funcionarios en el AFIP, su relación con el narcotráfico, entre otros hechos; que de comprobarse evidenciarían la pérdida de idoneidad imprescindible para el ejercicio de la función que desarrolla desde enero del 2007.

Durante el fin de semana voces del peronismo ya dieron el visto bueno para con el magistrado y Mauricio Macri, como corresponde por motivos institucionales, se despegó de este pedido que hace Carrió, por ser una atribución que corresponde al Poder Legislativo.

-¿Entonces como seguimos?

-¿Podemos permitirnos que la clase política no haga nada?

La ciudadanía una vez más, debería pedir que se haga justicia, y cuando hablamos de justicia se exige que solamente se investigue un hecho de suma importancia. Porque este tipo de magistrados sólo pueden abandonar sus cargos por faltar a la buena conducta o al llegar a la edad de setenta y cinco años según la reglamentación vigente. Siendo uno de estos requisitos puesto en duda, es necesario que la sociedad reclame el esclarecimiento de las acusaciones a uno de los representantes más importantes de nuestro sistema republicano.

El Dr. Ricardo Lorenzetti, en especial, y el poder judicial en su conjunto deberían ser los principales interesados en que se esclarezca la situación que pone en duda su integridad, luego que la diputada Carrió no se haya retractado como se lo pedía la carta documento enviada por el magistrado.

Desde donde cada uno pueda, es necesario pedir a nuestros representantes en el Congreso Nacional que acompañen esta investigación. Y de una vez por todas en la Argentina, la clase política no se salga con la suya por medio de los “amigos”, “contactos” o “beneficios” y se de paso a una nueva era donde se respeten las instituciones, el Estado de derecho, la Constitución y los valores republicanos que emanan de ella; porque si la justicia existe debe ser para todos y nadie puede ser excluido.

Por Nicolás Rabosto

DNI 41359277




Leer mas sobre