PANORAMA
EMPRESARIO
REGIONAL



UNA ARTICULACIÓN PÚBLICO-PRIVADO
Sinergia del comercio minorista en los Centros a Cielo Abierto
Más de 60 experiencias santafesinas apuestan a la asociación para optimizar la venta de los comercios minoristas. Ventajas y desafíos de un modelo comercial que también revaloriza el espacio público.
Por Marina Trevisan
Redacción El Santafesino
21/07/2017

Un bosquejo de intervención urbana en una tradicional esquina de la ciudad de San Justo.
Fuente: El Santafesino

Los Centros Comerciales a Cielo Abierto (CCCA) cautivan a residentes y turistas que encuentran numerosos atractivos en un espacio urbano acotado. Este modelo de gestión comercial apuesta al impacto que la articulación público-privado tiene en un mercado donde los consumidores se vinculan directamente con oferentes de distintos rubros, mientras disfrutan de un agradable paseo al aire libre en las principales ciudades de nuestra provincia.

“Los precursores de este tipo de formatos fueron los canadienses y los norteamericanos. Ya en la década del ’80 vieron que la relación entre comercio, ciudad y turismo era fundamental para el crecimiento del Producto Bruto Interno”; explicó Damián Di Pace, consultor técnico de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en diálogo con El Santafesino. Además, puntualizó que en Argentina este tipo de desarrollo fue impulsado por la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto, Cascos Urbanos y Centros Históricos (FCCA) de la CAME; logrando interesantes resultados de cooperación empresarial en cientos de ciudades.

En territorio santafesino, esta forma comercial se afianza a partir del trabajo mancomunado que desarrollan comunas, municipios, secretaría de Comercio Interior y Servicios del Ministerio de la Producción, Federación de Centros Comerciales de la Provincia (FE.CE.CO.) y CAME para mejorar la competitividad de los CCCA a través de programas de capacitación y la gestión de proyectos que aglutinen objetivos comunes.

La desintermediación comercial, las compras electrónicas y las ventas ilegales son algunos de los desafíos que enfrenta actualmente el comercio minorista. En este contexto, los CCCA constituyen un interesante punto de encuentro entre los consumidores que eligen transitar el espacio urbano y los comerciantes que ofrecen diversos productos y servicios bajo una misma imagen corporativa; generalmente consensuada a través de una entidad conformada por comerciantes que buscan potenciar las ventajas comparativas colectivas sin perder la identidad propia de cada negocio.

En general, el asociativismo entre comercios mejora la rentabilidad empresarial, facilita el acceso a herramientas de financiación y favorece la realización de actividades en fechas comerciales específicas (Día del Niño, Navidad, etc.).

Otro aspecto importante a considerar es que “Argentina todavía tiene un alto índice de pobreza y el comercio minorista tradicional permite emplear a mucha gente que, de otra forma, quedaría desplazada del mercado. Son pequeños emprendedores independientes que hoy realizan un negocio de cercanía para que lleguen bienes y servicios a nuestros hogares. Y es muy importante el trabajo que realizan en un mercado donde después se termina concentrando y el más perjudicado es el propio consumidor”, sostuvo el especialista.

Integración

El modelo de gestión de los CCCA no sólo estimula el desarrollo de centros urbanos en las principales localidades de nuestra provincia a partir de la inversión en infraestructura y la fidelización del cliente que satisface necesidades cerca de su hogar; sino que también fomenta el contacto interpersonal, el embellecimiento del espacio público, la higiene de los cascos céntricos y la visita de turistas. “No es lo mismo ir a una ciudad simplemente porque te ofrece un atractivo desde el punto de vista histórico a que, además, se pueda consumir. Esto es importante porque el consumo se queda en Santa Fe”, remarcó el licenciado Di Pace.

Los CCCA deben ser adaptados a “las necesidades, prioridades e historia de cada espacio territorial comercial, conservando su patrimonio histórico-cultural y constituyéndolo como un enclave ideal para el crecimiento del comercio minorista tradicional”, afirma Di Pace en su libro ’El futuro del comercio minorista en Argentina’, y sostiene que “la modernización, atractivo comercial, competitividad, eficacia, innovación y creatividad lograda vienen de la mano de este tipo de trabajo asociativo que tiende a activar los centros urbanos de los barrios frente a alternativas de compras, como es el caso de las grandes superficies comerciales”.




Leer mas sobre