PANORAMA
EMPRESARIO
REGIONAL



JAVIER MARTÍN
Un dilema productivo: “Más industrializás, más costos tenés”
Así se refirió al presidente de la Unión Industrial de Santa Fe a la presión tributaria que pesa sobre la industria argentina. Confió que la propuesta de consenso fiscal de la Nación “es el camino” pero reclamó financiamiento para las pymes y un freno a las importaciones.
Redacción El Santafesino
03/01/2018

El presidente de la Unión Industrial de Santa Fe, Javier Martín, planteó dos preocupaciones del sector: el ingreso de productos importados y el financiamiento.
Fuente: El Santafesino

El presidente de la Unión Industrial de Santa Fe, Javier Martín, advirtió que se cerró un año con dos etapas diferentes. Un primer semestre como continuación de 2016, “un año muy difícil”, donde la mayoría de las actividades industriales tuvieron una caída significativa, con un repunte más tarde de dos o tres sectores, particularmente aquellos vinculados con el campo. “Y también el sector de la obra pública provincial, a la que se suma la obra pública nacional, con fuertes inversiones que movilizan a un conjunto de industrias relacionadas a la construcción”, destacó.

La consecuencia directa de esto es que en el segundo semestre los índices comiencen a ser positivos después de muchos meses negativos, con crecimientos del orden del 10 al 15 por ciento, “siempre comparados con un 2016 bajo”. De todos modos, en términos nominales, “aún estamos abajo de 2015” aclaró. Hay otras áreas, vinculadas con el mercado interno, que todavía no han repuntado. “En definitiva -sentenció- las áreas que más crecieron son campo y construcción, en tanto los sectores vinculados al consumo, alimentación, bebidas, calzado, indumentaria, han sufrido mucho pero están empezando a crecer de a poco. El desafío es que este crecimiento no sea una burbuja sino que sea sostenible en el tiempo”.

El dirigente empresario planteó dos preocupaciones del sector: el ingreso de productos importados y el financiamiento. “Hay áreas que nos preocupa que sean parte de la agenda del gobierno. Las importaciones todavía es un tema que no está resuelto, con rubros que compiten directamente con producción nacional y el otro rubro es financiamiento. La tasa de interés está en 28 por ciento y es incompatible con cualquier proyecto productivo. Esto se suma al cierre de línea de préstamos subsidiados que generan un signo de interrogación sobre cual será el futuro del financiamiento productivo. Y esto hay que decirlo porque la pequeña y mediana empresa depende del mercado interno, que no ingresen productos desde afuera con precios más bajos que los locales, para continuar con las persianas abiertas. Si la industria no tiene financiamiento y encima crecen las importaciones es difícil”, lamentó.

Costo argentino

Del diagnóstico a los planteos, desde los planteos a la acción. Martín advirtió que desde la gremial empresaria “trabajamos mucho con la Secretaría del Industria del Ministerio de la Producción de Santa Fe y también tenemos contactos con la nación a través de la Fisfe, planteando de cómo vemos las cosas”. En ese sentido, admitió acerca de la necesidad de mejorar la competitividad, bajar los costos, incorporar tecnología. “La industria argentina es competitiva, ha incorporado tecnología, pero hay que seguir avanzando en estos aspectos. Hay que reducir los costos de producción puertas adentro, pero hay un gran trabajo que espera puertas afuera que es el famoso costo argentino”.

Según su óptica, para producir en el interior del país, “uno tiene que agregar costos de logística, de estructura, de certificados, todos costos adicionales extra fábrica que suman y suman, agregado a un sistema tributario que hoy es asfixiante. El sector productivo tiene un conjunto de tributos que no siempre está ordenado. Hay una parafernalia de impuestos comunales, provinciales y nacionales, en algunos casos gravando la actividad productiva como el caso de ingresos brutos. A mayor industrialización más costos tengo. Eso ‘pega’ mucho en el costo del producto en el mercado interno y también en quien quiere exportar”.

En esa misma línea, reconoció que la propuesta de la Nación de un consenso fiscal es el camino. “Tenemos que trabajar en conjunto para alcanzar modificaciones en el sistema tributario que sean sustentables en el tiempo y que promuevan la creación de valor y el empleo argentino. La lucha que se da en el mundo es dónde se produce, dónde se crea valor, dónde se crea empleo. Y nosotros tenemos que ser conscientes de que tenemos que hacerlo aquí en Argentina. Tenemos que descentralizar el desarrollo y para eso tenemos que trabajar en conjunto el gobierno, los sindicatos y las empresas. Esto supone empleo calificado, que se consolide el mercado interno, que se genere más recaudación para alcanzar un círculo virtuoso para toda la economía y el país”, argumentó.

Finalmente, sobre el papel de la provincia en este camino, destacó que “estamos en una región privilegiada por una serie de factores productivos con los que contamos. Agrícolas, ganaderos, industriales, de servicios, comercio, empresas de logística, una población de un millón de habitantes en toda el área metropolitana, el sector educativo con las universidades, el sector científico tecnológico. Una combinación de potencialidades que me animo de decir que es única en el país. Tenemos todo para explotar y conjugar en un proyecto que revitalice nuestra área metropolitana y alcanzar un desarrollo único en el país”, concluyó.




Leer mas sobre