PRESIDENCIALES 2003
La buena elección de Carrió complica al peronismo en la provincia de Santa Fe
La desazón se mezcló con la deserción en la Casa de Gobierno de Santa Fe. Los operadores de siempre no aparecieron y Carlos Reutemann encontró en el drama de las inundaciones la mejor excusa para ni siquiera concurrir a la Casa Gris.
Por Ivana Fux
Redacción
21/01/2004

Elisa Carrió se impuso en los dptos. Rosario y La Capital, en las elecciones presidenciales 2003, en la provincia de Santa Fe.
Fuente: www1.hcdn.gov.ar

El triunfo de Elisa Carrió en seis departamentos del territorio santafesino -entre ellos Rosario y La Capital- y el empate técnico con Carlos Menem en toda la provincia enervó a la dirigencia del PJ.

En su primer análisis pos electoral, Reutemann fue tibio e intentó convencer a los periodistas de que el resultado no lo sorprendió. "Carrió tiene una muy buena imagen aquí", dijo el mandatario.

Puede ser que el comicio del domingo no desvele al santafesino. Lo que sí altera su calma es el escenario político que se dibuja en la provincia a partir de estos datos.

Reutemann se ve ahora obligado a pensar sin errores la estrategia electoral con vistas a los comicios de setiembre que determinarán su sucesor. Hasta ahora, había bendecido implícitamente como su delfín al titular de la Cámara de Diputados, Alberto Hammerly.

Sin embargo, el buen desempeño del ARI en la provincia potenciará la figura del socialista Hermes Binner sobre quien, seguramente, las huestes de Carrió volcarán sus fuerzas.

Esa es la principal amenaza para el peronismo, sobre todo, mientras el gobernador siga encaprichado en respaldar a un dirigente débil como Hammerly.

Si el ARI, carente de estructura y hasta de referentes, logró arrancarle el voto a la mayoría de los electores de la ciudad de Santa Fe donde, además, se concentran los principales referentes del PJ, es lógico que el socialismo alimente sus expectativas.

Por eso, el hermano del propio gobernador, Enrique Reutemann, se atrevió a decir que este resultado "es una luz de alerta roja" que se enciende para el peronismo local. "Con estos guarismos hay que tener los ojos muy abiertos", dijo el dirigente menemista. Del mismo modo, el Ing. Jorge Obeid advirtió que el PJ deberá "reflexionar" sobre estos resultados.

Con este escenario, la Ley de Lemas volverá a ser vital y quizás la única manera de asegurarle el triunfo al peronismo.

Durante los meses de transición que restan antes de ese comicio, Reutemann deberá asegurar una estrategia y dar pasos firmes. Mientras tanto y ya con los números sobre la mesa, se seguirá arrepintiendo y lamentando no haber jugado la pulseada por la Presidencia.