EL CASO DE LOS REGISTROS AUTOMOTOR
El Tráfico de Influencias en Santa Fe y su relación con sectores de la dirigencia política
Desde 1983 en adelante, y sobre todo en el período comprendido, entre 1989 y 1999, allegados a distintos dirigentes políticos, fueron favorecidos con el otorgamiento discrecional de titularidades delegadas por el Estado Nacional de Registros de la Propiedad Automotor. El diputado Marcelo Brignoni analiza la trama de estas prácticas.
Redacción
02/02/2005


Los Registros de la Propiedad Automotor son oficinas públicas que se encargan de anotar la propiedad de todos los vehículos que existen en el país. Son los lugares donde se asientan los datos, y se certifica la veracidad de los mismos, de todos los vehículos que circulan, se venden y se compran en nuestro país. Esta tarea la realizan una suerte de "concesionarios", delegados en los Registros, en nombre del Estado Nacional. Es decir que estos "concesionarios privados" manejan y arbitran la documentación pública pertinente.

Los ingresos monetarios de estas dependencias provienen de los aranceles que los propietarios de las unidades que deben pagar al realizar distintos trámites vinculados con la titularidad del automotor, ya sea por la compra de un cero kilómetro, la transferencia de la titularidad de un vehículo usado, la actualización de la cédula de identificación, la inscripción o liberación de prendas, denuncias de venta, etc.

Este "servicio al ciudadano" está "privatizado" por el Estado desde hace muchos años. De las ganancias obtenidas por los "concesionarios" o encargados, se debe girar un porcentaje al Ministerio de Justicia de la Nación. Ese porcentaje de dinero no es un canon fijo, ya que es porcentual de la recaudación. Las rendiciones son de carácter mensual. El resto, deducidos gastos, es ganancia neta. Poco riesgo y mucha renta sin ninguna competencia, lo que se dice un "buen negocio".

En todo el país existen 748 Registros de Propiedad Automotor con competencia en automotores, mientras que si le sumamos las oficinas de los Registros que atienden la titularización de motovehículos, maquinarias agrícolas y créditos prendarios, la cifra se eleva a 1436.

Este "privilegio" puede dejar un beneficio económico de entre 14 mil y 32 mil pesos de ganancia mensual, certificando transferencias y patentamientos de vehículos nuevos y usados de todo tipo. La sola divulgación de los apellidos de muchos de los beneficiarios, ayuda a comprender quién es quién en la política, sobre todo en nuestra provincia, y en este tiempo donde algunos dirigentes del oficialismo provincial, y sobre todo la vicegobernadora María Eugenia Bielsa pretende hacernos creer que su "compromiso ético" con la transparencia, el decoro y la decencia públicas, vienen de lejos.

Los "Beneficiarios" del Tráfico de Influencias

Si bien sería imposible analizar cada uno de los más de mil registros que existen en el país, hay algunos ejemplos por demás de claros para graficar el escandaloso reparto realizado. La esposa de Alberto Kohan, Marta Silvia Franco, maneja el Registro Nº 8 de Olivos. Hilda Fernández Ventura, colaboradora de León Arslanián, es encargada del Registro de Capital Federal Nº 66. César Aníbal Gass, hijo del ex senador Adolfo Gass, es titular del Registro Nº 2 de Cipoletti, Río Negro. Josefina, la hermana del ex intendente cordobés German Kammerath, maneja el registro Nº 24 de esa provincia. Marta Alejandra Piller, sobrina del ex titular de la Dirección Nacional de Registros, Mariano Durand, es la encargada del Registro Nº 3 de San Isidro. Mario Romano, cuñado de Eduardo Duhalde, esta a cargo del Registro Nº 4 de Adrogué. Pablo Martín Balza, hijo del ex Jefe del Ejército maneja el Nº 10 de Mar del Plata. Daniel Soria, esposo de la Vicegobernadora de Santa Fe Maria Eugenia Bielsa ostenta el manejo del Registro Nº 7 de Rosario.

La lista podría hacerse interminable. También figuran el hermano de Miguel Angel Toma, el hermano de Rodolfo Barra, la cuñada de Carlos Corach, la ex suegra y la ex esposa de Carlos Grosso, la cuñada de Alberto Pierri, una hermana, la esposa y una cuñada del ex funcionario menemista Raúl Granillo Ocampo, el hijo de Hugo Anzorregui, la Diputada Nacional Nilda Garré, entre otros.

Una "prestigiosa lista" a la que el matrimonio Soria-Bielsa ingresó de la mano de Menem, aunque se encarguen de ocultar su pertenencia a la misma.

El caso de la Vicegobernadora Bielsa

Quienes se destacan como agraciados por este negocio, son los "hombres de confianza" de Carlos Menem. Pero no fueron ellos los únicos ni los primeros, ya que en el reparto se beneficiaron, y se siguen beneficiando parientes de políticos, de jueces y hasta de militares.

Los Registros de Propiedad Automotor constituyen, en la mayoría de los casos, y sobre todo en Santa Fe, un botín político entregado como forma de pago de favores a familiares y amigos del poder. El manejo discrecional que se ha hecho de estas adjudicaciones es similar a lo sucedido con los nombramientos de los jueces comunales que en esta provincia han servido como prebenda para premiar a personas estrechamente vinculadas con el poder político.

Desde el recupero de la democracia, en el año 1983, estas reparticiones públicas se reprodujeron de manera indiscriminada, aunque el período de mayor y sospechosa explosión de la "matrícula" fue durante la década menemista, cuando se crearon más del doble de las reparticiones existentes hasta 1989. La provincia de Santa Fe, y parte de su dirigencia política, junto a su líder regional Carlos Reutemann, participó activamente del expandido "emprendimiento".

En todo el territorio santafesino existen actualmente 69 Registros de la Propiedad Automotor, y esa cifra llega a 151, si se suman los Registros de Motovehículos, y de Maquinaria Agrícola. En el rubro automotor hasta 1983 había solamente 12, pero durante el gobierno de Raúl Alfonsín se crearon 7 más. La gran proliferación se concretó durante la presidencia del "negado amigo riojano" Carlos Menem, cuando se abrieron 50 nuevas oficinas de Registros, en muchas de cuyas dependencias fueron a parar discípulos y amigos de su delegado provincial en Santa Fe, el gobernador Reutemann. Entre los "beneficiarios" se cuenta al matrimonio de la Vicegobernadora María Eugenia Bielsa, "privilegiados" allá por el año 1997.

Curiosamente, y demostrando los problemas estructurales de la corrupción en nuestro país, durante los gobiernos de Alfonsín y Menem, el titular de la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor fue la misma persona, el escribano Mariano Durand. Este hombre, declarado militante radical, fue el responsable administrativo de determinar las titularidades otorgadas durante todos esos años. Las responsabilidades políticas, sin embargo hay que buscarlas más arriba, y no en la lapicera de Durand, que solo era el garante de un negocio pluripartidario. Los Gobiernos eran distintos, pero los beneficiarios de las prebendas eran iguales.

En Rosario había hasta 1983 tan sólo 4 Registros de la Propiedad Automotor. Desde el 10 de Diciembre de ese año hasta el 8 de julio de 1989, fecha en la que asumió como presidente Carlos Menem, se creó 1 más. Pero desde 1989 hasta Agosto de 2003, cuando se prohibió, mediante una resolución del Ministerio de Justicia, la creación de nuevas oficinas por el término de dos años, surgieron 12 oficinas de Registros nuevos en Rosario. La ciudad de Santa Fe tenía 2 Registros de la Propiedad Automotor hasta 1983, se abrió 1 más en 1985, y otros 3 durante la era menemista.

Estos datos, corresponden únicamente a los registros con competencia en automotor, pero además existen otros registros seccionales con competencia en motovehículos, maquinarias agrícolas y créditos prendarios que si bien son menos numerosos, también, en muchos casos, se repartieron como preciados regalos provenientes del poder de turno.

Las personas seleccionadas para administrar estas oficinas públicas no fueron designadas por concurso público, ni por licitación pública de "oferta de explotación" al Estado Nacional. Fueron dirigentes políticos de primera o segunda línea, familiares, amigos, y hasta probablemente testaferros que en ningún caso se sometieron a instancia alguna para acreditar su capacidad y su solvencia ética, profesional y económica, sino que, muy por el contrario, fueron elegidos a dedo, incluido el arquitecto Daniel Jorge Soria, quien desde Febrero de 1997, en pleno apogeo Menemista, asumió "felizmente" como encargado del Registro Seccional Nº 7, ubicado en calle Mitre 2434, de la ciudad de Rosario.

Las titularidades de los Registros Seccionales, una vez conseguidas, son sin límite temporal, es decir casi como la designación en planta permanente con que Obeid y Bielsa recientemente premiaron a la ex Ministra de Salud Claudia Perouch, casi para toda la vida. Sin embargo no se transfieren ni se heredan. El estado es quien designa a los encargados, y a sus reemplazantes en caso de vacancia.

La historia de un Negocio Redondo

El 18 de mayo de 1989, el entonces presidente Raúl Alfonsín para intentar darle aire fresco a esta situación que emanaba olores nauseabundos, firmó el decreto 644, mediante el cual se establecía el régimen de designación, estabilidad, sanción y remoción de los encargados, tanto titulares como suplentes, de los Registros de Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios.

La reglamentación establecía que los postulantes a ocupar el cargo de encargado debían cumplir una serie de requisitos, entre los que se encontraban tener "título de abogado, escribano, contador público o idoneidad para la función". Soria es arquitecto, sin embargo ni el ni su esposa, la vicegobernadora María Eugenia Bielsa, ni entonces ni ahora, se cuestionaron esta falta de ética, ya que no concursaron la titularidad del Registro Nº 7, que les otorgó el ex presidente Menem.

Tampoco se han conmovido en este tiempo de "transparencia y compromiso", ya que desde el 28/02/2003, por Resolución 238/2003 se estableció que "la designación de los Encargados Titulares de las Registros Seccionales de la Propiedad del Automotor se efectuará previo concurso público".

Entre las argumentaciones que fijaron desde el Ministerio de Justicia para modificar la normativa vigente desde 1989 figuran "la necesidad de asegurar excelencia y profesionalismo en el cumplimiento de la tarea registral". Por este motivo se creó además un Tribunal Evaluador, que según reza el texto "tendrá a su cargo la evaluación de todos los postulantes a cubrir los mencionados cargos"

También se estableció que solamente podrá designarse como encargado a un idóneo "cuando ningún postulante reúna las condiciones de matrícula profesional exigidas". Esto es, solo será posible otorgar una designación de Encargado Titular de un Registro de la Propiedad Automotor a alguien que no sea abogado, escribano, o contador público, cuando nadie de estas disciplinas se presentare al Concurso Público, en procura de esa titularidad.

Soria no ha renunciado para someterse a concurso público, ni se conoce que la vicegobernadora Bielsa se lo haya reclamado. Tal vez la "preocupación" de Bielsa por la "ética pública" refiera a los demás participantes de la vida política de Santa Fe, y no a ella misma, que es beneficiaria directa de este otorgamiento discrecional, ya que las ganancias obtenidas por su cónyuge al frente del Registro agrandan las arcas familiares y se transforman en bienes gananciales de la sociedad conyugal integrada por la señora Bielsa y el señor Soria.

Esos ingresos con los que Menem "agasajó" a sus simpatizantes de aquel entonces, como el matrimonio Soria - Bielsa, podrían ubicarse entre los 120 mil y los 400 mil pesos anuales.

La ganancia que deja cada registro no es igual para todos, ya que depende de dos factores, uno es el movimiento del mercado automotor y otro es la zona que abarque, ya que no existe una distribución igualitaria de legajos entre los diferentes registros.

De todos modos el promedio de ganancia ronda entre los 10 mil y 15 mil pesos mensuales, lo que daría un cifra aproximada de entre 120 y 170 mil pesos anuales. Pero hay que aclarar que en épocas de elevadas ventas de autos cero kilómetro las ganancia llegaron a ser de 400 mil pesos por año, como por ejemplo en 1997, año del mágico obsequio de Menem al matrimonio Soria-Bielsa. Cabe aclarar que el Registro Nº 7 de Rosario, a cargo de Soria-Bielsa es uno de los más "apetecibles", en términos de recaudación, de todo el país.

Aquel 1997 se llenaron 500.000 formularios de patentamiento y transferencias en todo el país. El piso se tocó en 2002, cuando se registraron sólo 130.000 movimientos. Durante el transcurso del 2004, la actividad automotor creció notablemente, hasta llegar a 300.000 autos nuevos vendidos y la proyección para 2005 indica que esta cifra ascenderá a las 400.000 unidades, con lo que la recaudación de su negocio familiar se incrementará, y el matrimonio Soria-Bielsa, gracias a Menem, seguramente verá acrecentarse su patrimonio familiar en forma notoria en el año 2005.

La situación actual

"La forma de otorgamiento de los Registros no fue transparente, sino que se hizo de manera discrecional", reconoció hace poco el actual titular de la Dirección Nacional de Registros Nacionales de la Propiedad Automotor, el doctor Jorge Landau, que está al frente de la repartición desde el 15 de enero de 2002.

En la actualidad, 11 Registros de la Propiedad del Automotor, en distintos lugares de Argentina, han sufrido vacancias por renuncia o remoción. Los lugares vacíos han sido ocupados por titulares que se sometieron a evaluaciones, realizadas por un tribunal especializado. Estos fueron los primeros encargados, que asumieron mediante un concurso público, según informó la Dirección Nacional de Registros Nacionales de la Propiedad Automotor, dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación.

La Historia de Rosario y Santa Fe

Además de lo referido al Matrimonio Soria-Bielsa, en la ciudad de Rosario, es llamativa la influencia, en la designación de titulares en registros de la provincia, del ex Convencional Constituyente, Diputado Nacional y Asesor de Carlos Reutemann, Hugo Bartolomé Rodríguez Sañudo, quien ostenta la titularidad del Registro Nº 10 de la ciudad de Buenos Aires. En ese sentido, varias personas que estarían relacionadas estrechamente con él ocupan la titularidad de distintos registros en la provincia, como es el caso de su hermana Berta Viviana Rodríguez Sañudo, que está al frente de los registros Nº 4 de automotor y "A" de motovehículos de la capital provincial. Es necesario aclarar que del registro Nº 4 se hizo cargo en 2003 como interventora, designada por el Ministerio de Justicia de la Nación tan sólo 10 días antes de dictarse la resolución que establece la obligatoriedad de concursar y el mecanismo para los concursos.

Esto se suma a uno de los primeros escándalos con relación a este tema que se generó en 1991 cuando se le otorgó a la Doctora Miriam Ramírez la titularidad del registro Nº 11. La Doctora Ramírez es la esposa del dirigente radical Aníbal Reynaldo, de recordado paso como titular del Banco Hipotecario Nacional durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

También se puede ver en Rosario que en la nómina de autoridades del registro Nº 18 aparece como encargada Silvana Marta Bárbara Beccani, esposa del concejal justicialista José Elmir. Este fue el último Registro Automotor que se creó en la ciudad y data de fines de 1998.

Juan Carlos Flarte, que se desempeñó como Delegado del Ministerio de Trabajo de la Nación en Rosario durante el gobierno de Alfonsín, y además fue apoderado de la UCR, es el encargado desde 1999 del registro Nº 1 de la ciudad, que si bien fue el primero en crearse, quedó vacante en esa fecha por el fallecimiento del titular anterior. Obviamente no se concursó su reemplazo.

A modo de conclusión

Desgraciadamente conseguir información de este tipo, es muy difícil, pero queda claro que el oficialismo provincial, algunos de sus principales actores, la vicegobernadora y su familia, han participado activamente de las adjudicaciones de los Registros Seccionales en los últimos quince años. Un proceso que es, al menos, éticamente cuestionable.

Algunos de los dirigentes oficialistas, como la vicegobernadora Bielsa, que dice abogar por "nuevos vientos" en la política santafesina, sin embargo nos sorprenden con su doble discurso, siendo protagonistas directos de lo más repudiable de la política, el aprovechamiento espúreo de las relaciones institucionales para el beneficio personal.

Esto es característico del Menemismo, y está claro que este gobierno de Obeid-Bielsa lo representa en Santa Fe, aunque lo quieran negar, y aunque la señora vicegobernadora quiera "vestirse de seda ".

El diputado Marcelo Brignoni pertenece al Bloque Encuentro por la Democracia y la Equidad de la Legislatura de la Provincia de Santa Fe.