En la vía troncal Santa Fe-Océano Atlántico
Aprobaron el pedido de suspensión del dragado del Paraná
Diputados hizo lugar al proyecto presentado por una legisladora del ARI. La obra estaba a cargo de Hidrovía S.A., y pretendía realizarse sin controles ni estudio ambiental previo.
Por Luciano Andreychuk
Prensa ARI Santa Fe
02/04/2006


La Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe aprobó un proyecto presentado por la Dra. Alicia Gutiérrez (ARI), a través del cual se solicitaba al Ejecutivo Provincial “suspender la profundización del calado del Río Paraná en la vía troncal Santa Fe-Océano, desde la ciudad de Santa Fe hasta el Océano Atlántico”, y que “se realicen los estudios de impacto ambiental correspondientes para detreminar fehacientemente cuáles son las consecuencias para la costa santafesina de la profundización de dicho dragado”. El Cuerpo hizo lugar al pedido de la legisladora, entendiendo que la empresa concesionaria, Hidrovía S.A. ha incumplido sus responsabilidades, hecho que requiere la suspensión preventiva de la profundización del dragado en el tramo fluvial citado.

En 1993, el Gobierno Nacional había aprobado el llamado a Licitación Pública Nacional e Internacional por el régimen de concesión de obra pública por peaje para la modernización, ampliación, operación y mantenimiento de la vía navegable troncal comprendida entre el kilómetro 584 del Río Paraná –tramo exterior de acceso al puerto de Santa Fe–, y la zona de aguas profundas naturales en el Río de la Plata exterior, hasta la altura del kilómetro 205 del Canal Punta Indio por el Canal Ingeniero Emilio Mitre, comúnmente denominado tramo Santa Fe-Océano.

En 1998, La Defensoría del Pueblo de la Nación elevó una recomendación al gobierno para que cree un Órgano de Control de los dragados que se efectúen en la cuenca del Río de la Plata, solicitando además a la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación la elaboración de un estudio de impacto ambiental integral de toda la cuenca, previo a la aprobación de los planes parciales de gestión ambiental.

“El Órgano de Control nunca se puso en funcionamiento y esto ha sido motivo de múltiples denuncias que, desde aquel entonces hasta la actualidad, han presentado diversas organizaciones. Se pretende avanzar el calado a 36 pies sin estudio de Impacto Ambiental ni control”, afirmó la autora del proyecto en un comunicado de prensa.

Como consecuencia mas visible de la falta de cumplimiento de estas medidas, las islas ubicadas frente a Rosario sufren una erosión acelerada, como así también las costas de dicha ciudad. La Secretaría de Obras y Servicios Públicos de Rosario había encargado a la Universidad Nacional de Rosario un estudio de impacto ambiental en la zona, tras el cual se concluyó que una de las causas de los continuos desmoronamentos es el incremento del tráfico fluvial y el dragado del río.