A TRES AÑOS DE LA TRAGEDIA HÍDRICA
Causa Inundación: "es necesario renovar el Poder Judicial"
Así se expresó el Diputado Provincial del PDP, Héctor Jullier, luego de conocerse la resolución del Juez que interviene en la causa Inundaciones dictando la falta de mérito para Carlos Reutemann, “el principal responsable político de una tragedia que marcará el futuro de varias de generaciones de santafesinos”, dijo el legislador.
Redacción El Santafesino
28/04/2006


La resolución del juez Jorge Patrizi, al cumplirse este sábado tres años del ingreso del río Salado a la ciudad de Santa Fe por la existencia de una obra de defensa inconclusa, "demuestra una vez más la connivencia de una justicia diseñada durante años para garantizar la impunidad de los poderosos, mientras las cárceles provinciales se llenan con hombres y mujeres condenados a la marginalidad", sostuvo Héctor Jullier, diputado provincial del PDP.

"Este Poder Judicial está diseñado a imagen y semejanza del Poder Político. Así como Carlos Menem en los años ‘90 desarticuló los organismos de control del Estado y designó jueces sumisos al poder político, en la provincia su discípulo Carlos Reutemann continuó y exacerbó ese proceso de degradación institucional. Si Aníbal Ibarra hubiese sido juzgado en Santa Fe, seguramente hubiera seguido siendo funcionario. Es un modelo de Justicia que debemos modificar todos los ciudadanos santafesinos, por la salud de nuestras instituciones republicanas ", opinó el demoprogresista.

Asimismo, se refirió a aquellas jornadas trágicas y sus consecuencias sociales e institucionales, a tres años de los sucesos. "El 29 de abril de 2003, un tercio de la ciudad de Santa Fe y vastas regiones provinciales aledañas a la cuenca del río Salado sufrieron las consecuencias de más de 10 años de imprevisión y políticas hídricas erróneas en nuestra provincia", expresó.

"Aquí, en Santa Fe murieron, según información oficial, 23 ciudadanos. Existían estudios científicos; los medios de comunicación anticiparon meses antes la posibilidad de crecidas extraordinarias. Pero tanto el gobierno provincial como el municipal permanecieron inmóviles. Si se hubiera concluido la obra (Tramo III de defensa sobre el Salado), si hubiera existido un plan de contingencia y una rápida intervención estatal, este desastre no hubiera ocurrido. Pero al parecer para algunos funcionarios irresponsables, las vidas de los ciudadanos valen muy poco", remarcó Jullier.

Para el diputado, "todavía hoy, gran parte de las víctimas directas de la mal llamada ‘catástrofe natural’ sufren graves consecuencias psicológicas y económicas. El Estado no reconoció su responsabilidad y los ciudadanos afectados sólo recibieron migajas como ‘ayuda económica’, un mecanismo para evadir el pago de indemnizaciones, continuador de la política clientelar".

"¿Cuánto le costó y le costará a varias generaciones de santafesinos la imprevisión y la irresponsabilidad de aquellos funcionarios, muchos de los cuales siguen desempeñándose en el Estado?", se preguntó el legislador, indagando sobre el impacto de la inundación en las finanzas públicas provinciales. "Lo acontecido en 2003 afectó estructuralmente a toda la provincia", añadió.

Para finalizar, Jullier sostuvo que "a tres años de la tragedia, es necesario que la memoria se mantenga viva. Este aniversario debe ayudarnos a reflexionar a todos los santafesinos, para que Nunca Más la impericia de funcionarios del Estado santafesino vuelva a causar tanto daño".