LOS SUPERPODERES, CENTRO DE TODAS LAS CRÍTICAS
Jullier: “La República marcha hacia una monarquía”
De este modo se manifestó el diputado provincial por el Partido Demócrata Progresista, refiriéndose al proyecto del gobierno de Néstor Kirchner para facultar al Jefe de Gabinete a reasignar partidas del presupuesto del Estado nacional sin control de los legisladores.
Redacción El Santafesino
01/08/2006


“Nuestra Constitución Nacional estableció un sistema republicano de gobierno, con división de poderes, aunque el presidente Kirchner, con estas iniciativas, parece estar decidido a acabar con ello”, sentenció Héctor Jullier, diputado provincial (PDP).

El proyecto oficialista propone la modificación del artículo 37 de la ley de Administración Financiera y del 15 de la ley de Responsabilidad Fiscal, lo que le daría carácter permanente a una facultad que hasta ahora, el Jefe de Gabinete de ministros solicitaba ocasionalmente cuando se discutía el Presupuesto.

“Es inadmisible que el Poder Ejecutivo denigre la actividad legislativa, arrogándose facultades que la Carta Magna asigna al Congreso de la Nación. La ley de presupuesto, con este proyecto de ‘superpoderes’ pierde su esencia, ya que Alberto Fernández podría arbitrariamente reasignar partidas fijadas por ley, con un simple acto administrativo, sin aprobación de las Cámaras”, expresó el legislador.

“¿Para qué existe un Poder Legislativo si el Ejecutivo nacional se arroga sus atribuciones más relevantes?”, se preguntó Jullier.

“Esta historia ya se vivió en los ’90 –recordó el legislador–. La delegación de poderes por parte del Congreso al Ejecutivo fue una de las características institucionales de la década pasada. Muchos de los que cuestionan las metodologías políticas del ex presidente Carlos Menem, ahora aplican políticas que encaminan la república hacia una virtual monarquía”, sentenció.

Para concluir, el diputado del histórico partido de Lisandro de la Torre manifestó que “este gobierno está batiendo todos los récords de denigración institucional. En sólo tres años dictó 200 decretos de Necesidad y Urgencia (DNU), superando proporcionalmente al menemismo, que utilizó 600 en una década. Nunca antes se había apelado al manejo de Fondos Fiduciarios con la magnitud actual. Con estos ‘superpoderes’, el control del Presupuesto Nacional se hace cada vez menos transparente”, concluyó Jullier.